Miniaturas

Waiting Room (Tatsuya Tanaka)
Waiting Room (Tatsuya Tanaka)

Un día, un diorama. Durante los últimos siete años, Tatsuya Tanakaha ha creado cada día un diorama con la simple combinación de objetos cotidianos, figuras de personas a escala y por supuesto mucha imaginación. Las patatas chips de corte arrugado se convierten en dunas de arena del desierto, los cuadernos en espiral delimitan a los nadadores listos para competir y los libros llenos de notas adhesivas crean una escena de rascacielos urbano: Miniature Calendar.

Tanaka publica periódicamente libros, calendarios y colecciones de tarjetas postales de sus fotografías favoritas, que muestra en su sitio web. También puedes unirte al más de un millón de seguidores de Tanaka en Instagram y Facebook.

Por lo general, las miniaturas no dejan de ser un entretenimiento sin ninguna utilidad práctica. Sin embargo, Devin Smith ha ido un paso más allá y no solo construyó un diorama de la fábrica de serigrafía de camisetas donde trabajaba, sino que además realizó una réplica totalmente operativa de una máquina de impresión de camisetas para liliputieneses.

Ali Alamedy. Miniature Photography Studio from the 1900s

Charles Winslow Miner fue un fotógrafo que, a finales del siglo XIX, montó Miner’s Studio en West Wayne Street en el centro de Fort Wayne. Hace algo más de dos años, una extensa documentación sobre el mencionado estudio cayó en manos de Ali Alamedy, un artista turco que construye dioramas, y éste decidió hacer una réplica a escala 1:12. Nueve meses más tarde y cientos de horas de investigación se convirtieron en esta maravilla. Para que se hagan una idea de la dificultad, mencionar por ejemplo que los pliegues del fuelle de la cámara tan apenas tienen 3 cm en la pieza original. La miniatura tiene 124 pliegues de 2 mm cada uno y fueron construidos uno tras otro a mano (Behance :: Facebook :: Instagram)

Lyon, reflejo vivo de la historia europea —no en vano varios de sus barrios han sido declarados Patrimonio de la Humanidad— destaca también por su gastronomía… y por un museo. Se trata del Musée Miniature et Cinéma, un sitio que los amantes de las miniaturas no pueden perderse y que se divide en dos partes: una dedicada a aquéllas y otra al cine.

Por regla general, la exactitud en la réplica del diorama conlleva el reconocimiento al buen trabajo y suele ser objetivo de quienes construyen con paciencia y tesón estas verdaderas obras de arte. Ahora bien, en el mencionado Museo lo que se expone va  más allá de la mera réplica. Hablamos de hiperrealismo, es decir, de un grado de exactitud elevado a la enésima potencia que incluye incluso la utilización del mismo material en los objetos que los de sus gemelos reales.