ONU

La Asamblea General eligió ayer a 44 de los 47 miembros que conformarán el Consejo de Derechos Humanos que reemplazará a la recientemente desaparecida Comisión que velaba por la protección de las garantías fundamentales.

  • Estados de África: Argelia, Camerún, Djibouti, Gabón, Ghana, Malí, Marruecos, Mauricio, Nigeria, Senegal, Sudáfrica, Túnez y Zambia
  • Estados de Asia : Arabia Saudita, Bahrein, Bangladesh, China, Filipinas, India, Indonesia, Japón, Jordania, Malasia, Pakistán, República de Corea y Sri Lanka
  • Estados de Europa Oriental: Federación de Rusia, Polonia y República Checa. Los tres miembros restantes se eligirán esta tarde.
  • Estados de América Latina y el Caribe: Argentina, Brasil, Cuba, Ecuador, Guatemala, México, Perú y Uruguay
  • Estados de Europa Occidental y otros Estados: Alemania, Canadá, Finlandia, Francia, Países Bajos, Suiza y Reino Unido

La resolución que establece la formación del Consejo estipula que sus miembros sean elegidos de forma directa e individual por mayoría, y que no se pueden reelegir después de dos periodos consecutivos. Además, aclara que podrán ser retirados del cargo si durante su gestión cometen violaciones a los derechos humanos.

********************

Es absolutamente indecente y vergonzosa la presencia de dictaduras en este Consejo que, se supone, debe velar por los Derechos Humanos en todo el mundo. La violación sistemática de dichos derechos en varios de los países elegidos ha sido constatada por la organización Human Rights Watch en su Informe Mundial 2006.

  • Cuba sigue siendo una anomalía en América Latina: «un gobierno no democrático que reprime casi todas las formas de disidencia política. El Presidente Fidel Castro, que ahora cumple 47 años en el poder, no ha mostrado voluntad alguna de considerar siquiera reformas menores. En cambio, su gobierno continúa asegurándose de la conformidad política mediante enjuiciamientos penales, detenciones a largo y corto plazo, acoso de masas, advertencias policiales, vigilancia, arrestos domiciliarios, restricciones sobre los viajes y despidos laborales por motivos políticos. El resultado final es la negación sistemática a los cubanos de los derechos fundamentales a la libertad de expresión, asociación, asamblea, privacidad, movimiento y debido proceso legal».
  • Arabia Saudí: «Human rights violations are pervasive in Saudi Arabia, an absolute monarchy. Despite international and domestic pressure to implement reforms, improvements have been halting and inadequate. King Abdullah’s succession to the throne after King Fahd’s death in August inspired some hope among Saudi citizens for future reform. King Abdullah quickly pardoned three prominent reformers who had earlier been sentenced to long prison terms for voicing criticism of the government, and announced a new labor law promising increased rights for women and migrant workers, but overall human rights conditions in the kingdom remain poor».
  • Jordania: «King Abdullah II is invested with extensive executive and legislative powers under Jordan’s constitution. He issues decrees and dismisses and appoints key government officials, including a new prime minister and cabinet in April and a new chief of intelligence in May 2005. The government and the king have announced their intention to anchor the right to freedom of expression in law, but in practice the exercise of basic rights such as freedom of expression, association and assembly remains restricted. Security forces carry out arbitrary arrests and detain people without charge in the name of counterterrorism. A lack of determined government action against “honor” crimes and discrimination continues to circumscribe women’s political, civil and economic rights».
  • China: «While many governments have praised recent developments in China, the country remains a one-party state that does not hold national elections, has no independent judiciary, leads the world in executions, aggressively censors the Internet, bans independent trade unions, and represses minorities such as Tibetans, Uighurs, and Mongolians».

Son sólo algunos ejemplos, pero sirva este mínimo apunte para demostrar cuán equivocado es el camino tomado por la ONU en cuestión de Derechos Humanos.

El pasado día 22, el Consejo Económico y Social aprobó por consenso el cierre de la Comisión de Derechos Humanos a partir del próximo 16 de junio. Dicho órgano, creado en febrero de 1946, será reemplazado por el nuevo Consejo de Derechos Humanos, aprobado recientemente por la Asamblea General. El nuevo órgano estará compuesto por 47 miembros cuyo proceso de elección comenzará en mayo próximo.

Tras largas negociaciones, La Asamblea General de la ONU aprobó, por fin, el documento en el que se expone la reforma de la ONU. No se esperan grandes cambios y, casi con todo seguridad, se convertirá en la declaración final de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que comienza hoy, miércoles. Desafortunadamente, las noticias que llegan no invitan al optimismo y, si nadie lo remedia, todo seguirá igual.

Para empezar, EEUU ha evitado el establecimiento de un calendario para alcanzar, por parte de los países desarrollados, el tan prometido 0,7 % del PIB para ayuda al desarrollo. Eso sí, se anima y «se da la bienvenida» a los países que lleguen al 0,5 % en el año 2010.

El terrorismo, uno de los aspectos más controvertidos, tampoco obtiene el deseado consenso y se aplaza cualquier decisión al respecto. Del documento también desaparece, pese a la oposición de varios países árabes, la cita que hacía referencia al derecho de los países a la resistencia armada en caso de ocupación militar y, lo que aún es peor, también se elimina del documento el punto que declaraba los ataques a civiles como injustificables.

No obstante, también aparecen algunas iniciativas laudables. La Comisión de Derechos Humanos, en la que ya nadie creía, será sustituida por un nuevo Consejo de Derechos Humanos aunque de su ámbito de actuación, composición, recursos, etc. nada se dice.

Asimismo se creará una Comisión para la Construcción de la Paz que seguramente caerá en manos de las potencias occidentales, pues el documento contempla la inclusión en dicha comisión de aquellos países que más contribuyan económica y militarmente. El Consejo de Seguridad, el Tribunal Penal, la lucha contra la corrupción y el cumplimiento del objetivo principal establecido en la Cumbre del Milenio (2000) -reducir a la mitad el número de personas que viven en «extrema pobreza» (con menos de un dólar al día) en 2015- serán también objeto de debate en esta cumbre. No esperen milagros.

DOCUMENTACION:

ENLACES:

DECLARACIONES (14/SEP): Intervenciones de Kofi A. Annan, Secretario General y de George W. Bush (inglés) ante el pleno, y también la intervención del Presidente del Gobierno español, Rodríguez Zapatero, en la reunión de alto nivel sobre Financiación al Desarrollo.

DOCUMENTOS DE LA CUMBRE:

Análisis:

  • El naufragio y Cumbre bajo mínimos. Por José Vidal-Beneyto, periodista (EL PAIS, 16-17/09/05)
  • Punto muerto para el Milenio + 5. Este análisis se limita a describir y valorar brevemente los resultados alcanzados en materia de cooperación internacional al desarrollo en la reciente cumbre de Naciones Unidas y las posteriores reuniones de otoño del FMI y Banco Mundial. Iliana Olivié, Investigadora principal, Cooperación Internacional y Desarrollo, Real Instituto Elcano (REAL INSTITUTO ELCANO, 11/10/05).
  • Las amenazas a la seguridad humana y el problema de los medios de acción. Luis Peral, Doctor en Derecho, Master en Derecho de la Unión Europea, Licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas, con especialización en Relaciones Internacionales, por las Universidades Complutense y Carlos III de Madrid. Es también Diplomado en Derecho por la Universidad de Kent (Canterbury, Reino Unido). Está adscrito en la actualidad al Centro de Estudios Políticos y Constitucionales del Ministerio de la Presidencia (España) en el marco del Programa de Investigación Ramón y Cajal, y colabora con FRIDE (FRIDE, OCT/05).
  • La Cumbre de la ONU: Una apuesta necesaria. Tarun Chhabra, ex investigador del Grupo de Alto Nivel del Secretario-General de las Naciones Unidas sobre las amenazas, los desafíos y el cambio (FRIDE, OCT/05).
  • ¿Podrá salvar la reforma a la ONU? Oportunidades para la creación de un organismo multilateral eficaz para el siglo XXI. Johanna Mendelson Forman, Responsable del Programa para la Paz, Seguridad y Derechos Humanos de la Fundación de las Naciones Unidas y Directora Adjunta del Programa de Seguridad Internacional del Center for Strategic and International Studies, Washington DC (REAL INSTITUTO ELCANO, 17/10/05).