Patrimonio de la Humanidad

Una mujer muestra sus manos decoradas con alheña en Socotra. Este tinte natural de color rojizo, fabricado con las hojas secas del arbusto homónimo, es parte importante de la cultura de esta isla del Índico. Las mujeres lo utilizan sobre todo en ocasiones especiales para decorar sus manos, pies y antebrazos (Fotografía: Oriol Alamany)
Una mujer muestra sus manos decoradas con alheña en Socotra. Este tinte natural de color rojizo, fabricado con las hojas secas del arbusto homónimo, es parte importante de la cultura de esta isla del Índico. Las mujeres lo utilizan sobre todo en ocasiones especiales para decorar sus manos, pies y antebrazos (Fotografía: Oriol Alamany)

Situada en el Mar de Arabia, a unos 250 km al Este de la costa de Somalia, la isla de Socotra alberga extraños árboles, pájaros endémicos y solitarias playas sin hoteles ni turistas. Los vientos huracanados de los monzones impiden el acceso durante buena parte del año. Es un lugar olvidado del mundo, aunque tremendamente rico en historia y que fuera punto de origen del incienso y de la mirra, productos que tanta importancia tuvieron para el comercio de la antigüedad. Se trata asimismo del territorio donde, según la leyenda, vivía la mitológica ave fénix. Por aquí pasaron el apóstol Santo Tomás, el viajero Marco Polo y el ficticio héroe Simbad. Socotra rebosa biodiversidad y está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (Texto de Oriol Alamany, en cuya página se pueden ver más fotografías).

Nota: Las maravillas que podemos ver en el documental Socotra: The Hidden Land podrían desaparecer debido a la guerra en Yemen y al cambio climático.

Parque Nacional de Sarek (Laponia, Suecia)
Parque Nacional de Sarek (Laponia, Suecia)

Casi podríamos decir que, con veintinueve parques nacionales y una superficie total de 7315,89 Km2, Suecia es casi toda ella una enorme reserva. Por desgracia, el deshielo amenaza con acabar con una de sus zonas más emblemáticas, Laponia. La región fue inscrita como Patrimonio de la Humanidad en 1996 y en ella se encuentra el Parque Nacional de Sarek (constituido en fecha tan temprana como 1909). No solo el aumento de la temperatura amenaza dicho ecosistema sino que además las tierras acusan la sedimentación de contaminantes ácidos que son generados por las lluvias cargadas de sustancias químicas procedentes de la quema de combustibles fósiles.

[Enlace video alternativo]