Pirineos

Circular Aiguallut – Ibon La RenclusaSe trata de una excursión sencilla de unos 8 Km con un desnivel acumulado de 580 metros. La cota más baja es de 1.900 y la más alta de 2.287 metros.

La mayoría de las guías que encontrareis proponen realizar esta circular en el sentido contrario a las agujas del reloj, es decir, tomando el camino que conduce al refugio de La Renclusa pero nosotros proponemos hacerla justo al contrario por los motivos que luego veremos.

Pero comencemos por el principio: vamos hasta Benasque y continuamos por la A-139 en dirección a los Llanos del Hospital hasta encontrarnos el aparcamiento El Vado. Justo allí nace la pista que nos conduce a La Besurta, punto inicial de la marcha. Ahora bien, el trayecto desde El Vado hasta La Besurta está prohibido durante los meses de julio, agosto y parte de septiembre para los coches particulares. Podemos andar ese tramo (una hora) o bien coger el autobús que sale, más o menos, cada media hora. Éste puede también cogerse en Bensaque (aquí os dejo a título de información los horarios del pasado verano).

A partir de este punto basta con seguir las indicaciones en dirección a Aiguallut. Una vez alcanzada la pradera, tomamos el camino en dirección al refugio de la Renclusa y desde allí al ibón. La vuelta, una vez hayamos regresado al refugio, es por la senda hacia La Besurta. Lo veremos mejor en las fotos. Seguir leyendo …

Por Canal Roya hasta el Ibón de Anayet. Mapa ruta
Mapa ruta

Situados en Canfranc-Estación, tomamos la N-330 en dirección a Candanchú y aproximadamente a unos tres kilómetros llegamos al aparcamiento donde dejaremos el coche. Cruzamos un pequeño puente e iniciamos nuestra caminata por un itinerario que no tiene pérdida pues basta con seguir las señales blancas y rojas del GR 11 (dirección Formigal).

Partimos de los 1.362 metros para alcanzar los 2.227 metros, altura a la que se encuentra el ibón (ver perfil). Aunque el desnivel total es de 865 metros, el sendero va ganando altura de forma muy gradual y solo al final nos encontraremos con una corta pero fuerte subida (ver MIDE).

La pista, en su inicio, se adentra en la canal entre un bosque de pinos silvestres y algunos abetos. Si nos volvemos al poco de iniciar el GR 11, podremos contemplar el pico del Águila y la Muralla de Borau. Tras pasar por la fuente del Cerezo (1.460 metros del altitud), iremos dejando atrás el bosque. Las vistas hacia el suroeste son magníficas.

A la media hora de marcha nos encontramos con un desvío. Antiguamente, la senda dejaba el río a la derecha pero corrimientos de tierra han cortado el camino y ahora discurre por la otra margen. Cruzamos por un pequeño puente.

Nos vamos adentrando en la canal hasta alcanzar el refugio (1 hora y 10 minutos). A las dos horas, tanto los árboles como la vegetación van desapareciendo y los pastos dominan el paisaje según avanzamos. Poco a poco la canal gira hacia el Sureste y en poco más de tres horas llegamos a La Rinconada. Una hora más tarde, tras una fuerte subida, llegamos al ibón.

El regreso se realiza por el mismo itinerario. Si tuviéramos dos coches, se podría continuar por el GR 11 hasta el corral de las Mulas (Formigal). Es una variante a tener en cuenta porque es mucho más corta que volver al punto inicial. La excursión la realizamos el 11 de Octubre de 2016.

Galería de imágenes

Seguir leyendo …

Itinerario Ibón de AcheritoEl Parque Natural de los Valles Occidentales ofrece al montañero variadas y hermosas rutas. Una de ellas es la que nos lleva al Ibón de Acherito.

Para acceder al punto de partida de la ruta, debemos llegar al pueblo de Hecho (comarca de la Jacetania) y seguir por la carretera que remonta todo el valle del Aragón Subordán. Pasado el refugio de la Selva de Oza, a poco más de dos kilómetros, la pista asfaltada se bifurca. Tomamos la de la izquierda (apta en verano para cualquier utilitario). Podemos optar por dejar el coche allí mismo o seguir justo hasta donde la pista gira al este (no más de un kilómetro).

Comenzamos la ruta a 1.230 metros para ascender a los 1.890 m. del ibón (660 m. de desnivel) y completar 4,15 Km en distancia horizontal. El primer tramo ─barranco de las Foyas─ es exigente, acumulándose bastante calor en los días veraniegos. Nos encontraremos con dos cruces, ambos perfectamente marcados, que nos llevan si así lo deseamos al Puerto del Palo.

El segundo tramo, al girar la senda hacia el oeste, se presenta más fácil ya que tanto la pendiente como el calor disminuyen considerablemente. A paso tranquilo y disfrutando del paisaje, cubrimos la ida en dos horas y media. La vuelta, que se realiza por el mismo camino, una hora y media.

Y sin más preámbulos, les dejo una galería de fotografías:

Seguir leyendo …

Mapa Ibón de Truchas - Lacs D'AyousSe trata de una de las excursiones de “alta montaña” (a 2.000 metros de altitud) más bonitas y fáciles que se puedan realizar en el Pirineo. La ruta parte del Ibón de Truchas, pasa por el ibón de Escalar y el lac Bersau, y finaliza en el lac Gentau (los lagos franceses forman parte de lo que se conoce con el nombre de los Lacs d’Ayous) . La vuelta se realiza por el mismo itinerario.

Dado que el punto de partida es la estación de Astún y que debemos coger el telesilla al ibón de Truchas, es conveniente comprobar antes las fechas de apertura y horarios de aquél (les dejo un folleto informativo de este pasado verano). La excursión, por tanto, la realizaremos en la segunda quincena de julio o en agosto. No obstante, conviene llevar ropa de abrigo.

De 9:30 a 17:30 (horario del telesilla) hay tiempo de sobra para ir y volver, comer en el refugio de Ayous e incluso mojarse los pies en alguno de los lagos junto a los que pasaremos.

Antes de pasar a la descripción fotográfica, os dejo un archivo para ver el relieve en Google Earth. En Wikiloc también tenemos la descripción de la ruta (donde mejor se ve es en el tipo de mapa OpenCycle Map) aunque se queda en el lac Bersau.

Y sin más preámbulos la descripción de la ruta (pie de foto explicativo en cada imagen ampliada):

Ibón de Truchas
Ibón de Truchas
Valle de Aragón
Valle de Aragón
Cabecera Valle de Aragón y el Aspe al fondo.
Cabecera Valle de Aragón y el Aspe al fondo.
Una vez llegados al Ibón de Escalar, lo bordeamos por la derecha
Ibón de Escalar
Ibón de Escalar visto subiendo al collado de los Mojes
Ibón de Escalar
Plaa de las Baques
Plaa de las Baques
Pico de Castérau
Pico de Castérau (Izquierda)
Pico de Castérau
Pico de Castérau
Hacia el Lac Bersau
Hacia el Lac Bersau
Collado
Vacas
Lac Bersau
Lac Bersau
Lac Bersau. Caballos
Caballos
Lac Bersau. Caballos
Caballos
Lac Bersau
Lac Bersau
Hacia el Lac Gentau
Hacia el Lac Gentau
Refugio de Ayous
Refugio de Ayous
Lac Gentau
Lac Gentau

Quién te cerrará los ojos

Al aire van los recuerdos
y a los ríos las nostalgias
a los barrancos hirientes
van las piedras de tus casas

¿Quién te cerrará los ojos
tierra, cuando estés callada?

En los muros crece yedra
y en las plazas no hay solanas,
contra la lluvia y el viento
se golpean las ventanas

¿Quién te cerrará los ojos
tierra, cuando estés callada?

Sólo quedan cementerios
con las tumbas amorradas,
a una Tierra, que los muertos
siguen teniendo por suya.

¿Quién te cerrará los ojos
tierra, cuando estés callada?

Música de María José Hernández. Álbum “Las Uvas Dulces”

[Enlaces alternativos al vídeo: TV2 (Crónicas) y en este mismo servidor.]

Julio Llamazares noveló el paulatino deterioro y al fin muerte de un pueblo llamado Ainielle. Con prosa magistral y directa al corazón, el escritor nos mete en la piel del último habitante de uno de tantos pueblos abocados a su desaparición ante el avance de los tiempos. Leer el libro -La lluvia amarilla- y ver el vídeo antes de realizar la caminata les permitirá ver el pueblo no con los ojos de un excursionista sino con los de sus antiguos pobladores.


Ainielle: la lluvia amarilla. ItinerarioEl primer paso es llegar a la población de Oliván. Como pueden comprobar en el plano, desde allí hay varios caminos que nos llevan a Ainielle. Para tomar la senda norte, dejaremos el coche en una pequeña plaza que hay justo debajo de la Iglesia. Subimos por las escaleras, giramos a la derecha, tomamos la primera calle a la izquierda y subimos por aquí hasta alcanzar una valla y después un monolito que rinde homenaje a un montañero. Desde allí, la senda ya no tiene pérdida.

Para la ruta sur, tras dejar el coche en el mismo sitio, seguimos rectos y a escasos metros tenemos la primera indicación. A partir de ahí, primero la pista forestal y después la senda se encuentran perfectamente señalizadas. Ésta, a su vez, presenta dos variantes. La primera tomando el desvío a Bergusa y la segunda continuando la pista hasta La Barruca.

Nosotros optamos por tomar la ruta sur. Encontramos un primer cruce que nos permite ir hasta Susín pero nosotros seguimos la pista. Tras andar aproximadamente una hora por pista forestal llegamos a un cruce señalizado. Abandonamos la pista para seguir por senda en dirección a Bergusa (en castellano Berbusa). Al poco, nos toparemos con el barranco de Oliván que hay que cruzar (según la época del año, es muy posible que tengamos que descalzarnos para atravesarlo). En Bergusa, otro pueblo abandonado de esta zona conocida con el nombre de Sobrepuerto, y tras recorrer sus abandonadas calles, tomamos la senda norte (cruce señalizado) para llegar finalmente a Ainielle. La duración de la ida es aproximadamente de tres horas y media.

La vuelta la hicimos por la misma senda hasta Bergusa y, una vez allí, continuamos por la senda norte en lugar de volver por la pista. Nos costó más o menos el mismo tiempo que la ida, es decir, tres horas y media. En total, con paradas y comida incluida, unas nueve horas.

Por la pisa forestal

Ainielle: la lluvia amarilla. Por la pista forestal.Ainielle: la lluvia amarilla. Por la pista forestal.Ainielle: la lluvia amarilla. Por la pista forestal. Cruce barranco de Oliván

Bergusa

Ainielle: la lluvia amarilla. BergusaAinielle: la lluvia amarilla. BergusaAinielle: la lluvia amarilla. BergusaAinielle: la lluvia amarilla. BergusaAinielle: la lluvia amarilla. BergusaAinielle: la lluvia amarilla. Bergusa

Entre Bergusa y Ainielle

Ainielle: la lluvia amarilla. Entre Bergusa y AinielleAinielle: la lluvia amarilla. Llegando a Ainielle

Ainielle

AinielleAinielle: la lluvia amarilla. AinielleAinielle: la lluvia amarilla. Cementerio de AinielleAinielle: la lluvia amarilla. AinielleAinielle: la lluvia amarilla. Ainielle

Volviendo a Oliván

Ainielle: la lluvia amarilla.Ainielle: la lluvia amarillaAinielle: la lluvia amarillaAinielle: la lluvia amarilla

Itinerario
Itinerario

La excursión es una de las más agradables que se pueden hacer en el valle del Aragón, tanto por el itinerario como por el lugar a donde se llega: unos hermosísimos prados cerrados por la majestuosa estampa de los Lecherines. En todo momento se siguen las marcas blancas y rojas de la variante de la Senda Pirenaica GR 11.1.

Situados en el extremo sur del pueblo de Canfranc, se cruza la carretera para tomar un camino que comienza a remontar el barranco de los Meses, que en esta zona de la embocadura ocuparon en su día huertos y campos. El camino pronto queda envuelto en el bosque, mientras gana altura. Al poco pasa por los restos de un antiguo vivero de repoblación y comienza a zigzaguear de manera más acusada. Cruza un dique de contención del barranco de Os Arones, pegándose a unos farallones rocosos, mientras pasa junto a la fuente de la Paja o la Pajeta antes de desembocar en la pista que sube desde Villanúa.

Se toma la pista a la derecha, en ascenso, rodeados de un magnífico bosque de pinos y abetos. La trocha traza algunas curvas, alcanzando en una de ellas la fuente de los Abetazos, bajo un magnífico ejemplar de abeto. Poco después, el bosque se va aclarando y aparece la llanada de Gabardito, donde enseguida alcanzamos la mallata en la que finaliza esta excursión, un refugio forestal usado por los pastores que traen hasta aquí sus vacas a pastar. El regreso se realiza por el mismo itinerario.

De Canfranc a la mallata de Gabardito. Inicio de la senda
Inicio de la senda
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Vivero de repoblación
Antiguo vivero de repoblación
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Dique de contención
Dique de contención barranco Os Arones
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Farallón
Farallón
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Lirios silvestres
Lirios silvestres
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Fuente de los Abetazos
Fuente de los Abetazos
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Llegando a la mallata
Llegando a la mallata
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Mallata y refugio
Mallata y refugio
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Refugio
Refugio
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Los lecherienes
Los lecherines
De Canfranc a la mallata de Gabardito. Canal de Ip
Canal de Ip

De Canfranc a la mallata de Gabardito. DesnivelDe Canfranc a la mallata de Gabardito. MIDE

Del Puerto de Santa Bárbara a Paternoy Dificultad Baja
Tiempos Hora y media (solo ida)
Desniveles Puerto de Santa Bárbara, 800m – Paternoy, 825m
Suministros Llevarse provisión de agua
Punto de partida Puerto de Santa Bárbara
Punto de llegada Paternoy y su molino
Lugares de interés Paternoy y su molino
Observaciones Excursión de una mañana para visitar un antiguo pueblo abandonado de la solana de La Peña y un ingenioso molino que aprovechaba el escaso caudal de un barranco (Paternoy)

Si nos situamos en la población de Huesca, deberemos tomar la antigua carretera que une dicha población con Jaca, pasando por Ayerbe y el pantano de La Peña. Esta carretera atraviesa el puerto de Santa Bárbara, lugar donde estaremos atentos a nuestra derecha, si vamos con dirección a Jaca, pues unos doscientos metros antes de culminar el puerto comienza una pista que deberemos tomar.

Del Puerto de Santa Bárbara a Paternoy. Roble
Roble

Esta pista tiene un buen firme y no está restringida al paso de vehículos a motor, por lo que si es necesario podríamos hacer uso del coche para llegar a nuestro destino. Como no se trata de ello, recomiendo dejar el vehículo en una pequeña explanada existente en el comienzo de la pista.

Borda de Ferrantón
Borda de Ferrantón

El camino comienza transitando la pista por campos de labor y delimitada por la derecha por una tapia construida mediante la técnica de la piedra seca. Nada más empezar veremos a la derecha la magnífica borda de Ferrantón, franqueada por dos grandes quejigos y un tapial, sobre una loma que domina el trazado de la vecina carretera.

La pista comienza en suave ascenso, para de repente descender bruscamente hasta el cauce de un barranco que salvamos mediante un puente. Justamente en este lugar y a la derecha, podemos ver los restos de un antiguo automóvil abandonado y desguazado. Después gira a la izquierda y comienza a tomar altura hasta llegar a la zona conocida como Huertalo, donde una paridera y un prado vallado albergan un par de caballos.

Del Puerto de Santa Bárbara a Paternoy. Tapia
Tapia

La pista llanea entre campos de labor y bosquetes de pinos no muy viejos y de repoblación hasta llegar a un casi inapreciado collado, donde comienza a descender. Se introduce en un pinar de repoblación, donde es posible ver los restos de una antigua cabaña de pastores, actualmente destechada. Mediante curvas va descendiendo, hasta aproximarse por la derecha al cauce del barranco de Villatón.

Del Puerto de Santa Bárbara a Paternoy. Badina
Badina

Si estamos atentos a la derecha, y justamente donde comienza una pista que desciende al barranco y que está cortada por una cadena que impide el paso, podremos ver los restos de un antiguo artilugio de color amarillo que antaño servía para plantar pinos. Seguiremos por la pista, mirando de vez en cuando al cauce del barranco para poder ver las bonitas badinas que se forman debajo de un par de cascadas de no gran porte.

Pronto veremos enfrente nuestro, la torre de Paternoy y los restos de su caserío. Seguiremos andando y aún será necesario cruzar otro puente sobre un barranco afluente del de Paternoy.

Del Puerto de Santa Bárbara a Paternoy. Pared con enredadera
Pared con enredadera

Hemos llegado al pueblo y para ello hemos empleado alrededor de una hora y media aproximadamente. Lo primero que nos llama la atención es una enorme casona a la izquierda, carente de techo pero en la que se puede admirar una bonita reja que circunvala un destartalado balcón. Con mucho cuidado, pues amenaza ruina, podemos introducirnos en ella y admirar los restos de una cocina de esas que toda ella era chimenea. De frente veremos una construcción que permanece cerrada mediante una puerta metálica de persiana, único objeto en todo el pueblo que desmerece un poco por lo que canta.

Existen varias portaladas de casas construidas en piedra muy elaborada y que curiosamente no son de medio punto (las más frecuentes en la zona) sino cuadradas, donde la piedra clave es de una pieza descansando sobre capiteles y columnas encastradas en la propia construcción.

Paternoy. Grabado en puerta
Grabado en puerta
Paternoy. Puerta típica
Puerta típica
Paternoy. Clave- Dintel
Clave- Dintel

Todas las casas se encuentran en ruinas y con el techo hundido, no obstante son visitables con cuidado y buen hacer. Podremos ver algún horno de pan, armarios de piedra empotrados en las paredes y esqueletos de antiguas escaleras de madera, e incluso una enorme hiedra que abraza toda una pared e impide que se venga abajo.

La joya del pueblo, es su iglesia, de una nave amplia y con capillas laterales; al igual que las casas carece de techumbre. Aún pueden verse restos de pinturas de tipo popular y el cuerpo de su esbelta torre al pié de la cual se encuentra una enorme, bonita y muy trabajada puerta de estilo gótico que si nadie lo remedia, desaparecerá bajo los escombros de la torre, la cual amenaza ruina total.

Paternoy. Iglesia
Iglesia
Paternoy. Iglesia
Vista general
Paternoy. Iglesia. Campanario
Campanario
Paternoy. Iglesia. Puerta
Puerta

Existe una pequeña casa, detrás de la iglesia que se encuentra habitada por una joven pareja y sus tres perros, los cuales muy amablemente te indicaran los lugares que debes de visitar y como llegar a ellos.

A un lado de la iglesia, comienza un camino bien marcando y en descenso que tras recorrer unos trescientos metros, nos hace llegar al cauce del barranco de Paternoy y a la edificación, donde se encuentra la fuente y el lavadero del pueblo; todo ello en un magnífico estado de conservación. Es necesario recalcar la existencia de varios quejigos en este camino, dignos de admirar por su tamaño y estado de conservación.

Podemos acceder a la pequeña colina de enfrente de la iglesia, para poder ver todo el pueblo y su entorno.

Vista general de Paternoy
Vista general de Paternoy

Reponemos fuerzas y retornamos por el mismo camino que hemos venido. Una vez llegados al coche, daremos por terminada esta excursión; pues dejamos el molino, puesto que las últimas noticias que tengo de él, es que se ha espaldado completamente.

Nota: si alguien decide bajar por el barranco de Paternoy hacia el sur, se encontrará con algunas pardinas como la de Bergosal y la de Lagé.

Por Moisés Martín

Maqueta del Museo
Maqueta del Museo

El museo se encuentra situado en El Puente de Sabiñánigo, en un magnífico edificio del siglo XIX, ejemplo de la arquitectura popular de la zona: casa Batanero.

Está compuesto por dos colecciones: la etnológica, una de las más completas del ámbito pirenaico y que nace gracias a las labores efectuadas por la Asociación “Amigos de Serrablo“, y por las obras del escultor oscense Ángel Orensanz.

A través de sus salas, distribuidas en dos casas con tres plantas cada una, el visitante podrá captar las esencias de la sociedad tradicional pirenaica como, por ejemplo, las creencias que la sustentan, la economía de montaña, los oficios o la música popular. Un valor añadido de este museo radica en que muchas de sus piezas se exponen en su lugar natural.

Y hasta aquí la información proporcionada por el folleto que edita el museo y cuyas actividades podéis seguir en su sitio.

Añadir tan solo que se trata de una visita obligada para los más jóvenes. Tal vez así descubran el esfuerzo con el que las generaciones pasadas trabajaban y vivían, y de paso reflexionar sobre las comodidades que les ofrece el mundo actual.

Cabecero
Cabecero

Dintel procedente de casa Oliván, en el pueblo abandonado de Otal. Donado por sus antiguos propietarios, fue rescatado por Amigos de Serrablo valiéndose de un helicóptero que lo trasladó hasta un camión que aguardaba en el túnel de Cotefablo. Se trata de una pieza excepcional, del siglo XVI, hecha cuando se reconstruyó el edificio de dicha casa. Situación que conmemora recogiendo la heráldica de sus dueños y abundante simbología propiciadora, cristiana y precristiana.