Precolombino (Continuación)

Visita la página del Museo de Arte Precolombino del Cusco y maravíllate con sus hermosísimas piezas. Perú sigue dando ejemplo con páginas con esta que deja por los suelos alguna que otra web de renombrados museos. Buena prueba de ello lo tenemos también en la remozada web del Museo Nacional Sicán, donde ahora disponemos de vídeos, panorámicas, etc. Pero, claro, ellos se toman en serio esto de la Sociedad de la Información: cholonautas, cuyo objetivo no es otro que el desarrollo de las Ciencias Sociales en Perú.

El Mito Maya de la CreaciónEl Mito Maya de la CreaciónEn la visión maya del cosmos, las cuevas son entradas al acuoso inframundo -el Xibalbá, o Lugar del Miedo-, que desempeña un papel clave en la historia de la creación, según se describe en el Popol Vuh, libro sagrado de los mayas.La leyenda habla de unos hermanos gemelos muy hábiles en el tradicional juego de pelota. Cuando jugaban, hacían tanto ruido que molestaban a los dioses del Xibalbá, quienes los retaron a un torneo. Los dioses vencieron a los gemelos, los sacrificaron y sepultaron sus cuerpos debajo del campo de juego. La cabeza de uno de ellos, Hun Hunahpú, fue colgada de un árbol que producía calabazas con forma humana. Una diosa llamada Xquic oyó hablar del extraño árbol y decidió ir a conocerlo. Cuando se acercó a él, la cabeza de Hun Hunahpú le escupió en la mano, fecundándola. Así concibió a Hunahpú y Xbalanqué, conocidos como los Héroes Gemelos. Con el tiempo se convirtieron en jugadores como su padre y su tío. Los dioses los convocaron al Xibalbá y los vencieron en el campo de juego, molieron sus huesos y los esparcieron en un río, donde los gemelos renacieron, primero como peces y luego como actores itinerantes.

Al regresar al Xibalbá, para tomar venganza, urdieron una trampa. Tras interpretar diversos números asombrosos, Xbalanqué decapitó a Hunahpú y volvió a colocarle la cabeza. Los dioses, encantados con el espectáculo, les rogaron que los decapitaran y les devolvieran la vida también a ellos. Los Héroes Gemelos simularon obedecer y procedieron a decapitar a los dioses. Al final lograron consumar su venganza: se negaron a recomponer sus cuerpos y los derrotaron para siempre. Así fue cómo triunfó el bien sobre el mal, y el mundo estuvo preparado para la creación de los seres humanos. Xbalanqué y Hunahpú emergieron del Xibalbá como el sol y la luna -dones para los mayas- y se elevaron al cielo. Cada día reinterpretan su viaje al mundo del Más Allá y su jubiloso retorno.

El Mito Maya de la Creación

Fuente: National Geographic. Dibujos: John Jude Palencar

CaralEsta semana nuestro corresponsal en América Latina nos lleva a visitar la ciudad más antigua del Nuevo Mundo: Caral, sita en el valle de Supe, Perú.

En primer lugar, el sitio del Proyecto Especial Arqueológico Caral–Supe, excelente página tanto en diseño como en contenidos. Para quienes quieran conocer la historia de este proyecto, Ruth Shady (jefa del proyecto) aborda dicha cuestión en un artículo alojado en el mencionado sitio. De la misma autora, podemos leer también Caral: la primera ciudad del Nuevo Mundo (formato PDF). Los españoles también aportan lo suyo en el terreno acústico-arqueológico con el informe del Instituto de Acústica de Madrid Las Flautas de Caral-Supe (formato PDF), flautas conceptuadas como las más antiguas de América. Esta investigación de arqueología instrumental sonora se complementa con la nota de Roberto Velásquez Cabrera (Instituto Virtual de Investigación Tlapitzcalzin) titulada Aerófonos de Caral. En inglés puede también verse el sitio de la BBC The Lost Pyramids of Caral.

Por otra parte ‘The Archaeology Channel’ le dedica una página a esta ciudad incluyendo algunas imágenes y enlaces aunque lo más interesante es la reproducción sonora de una entrevista a Ruth Shady (español e inglés). Si buscamos bibliografía, el Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos recopila los textos y artículos más interesantes.

Los científicos utilizan satélites espaciales para desentrañar uno de los grandes misterios del mundo antiguo:

Por mucho tiempo, la caída de los Mayas ha sido uno de los grandes misterios del mundo antiguo […] Por el polen atrapado en antiguas capas de sedimento del lago, los científicos se han enterado de que hace aproximadamente 1200 años, justo antes de la caída de la civilización, el polen de los árboles desapareció casi por completo y fue reemplazado por polen de maleza. En otras palabras, la región se encontraba deforestada casi en su totalidad.
[Seguir leyendo en la NASA]

Tlaloc pot. Aztec, ca. 1440–69. Fired clay, 35 x 35 x 31.5 cm. Museo del Templo Mayor, INAH, Mexico City. Photo Michel Zabé, assistant Enrique Macías.
Tlaloc pot. Aztec, ca. 1440–69. Fired clay, 35 x 35 x 31.5 cm. Museo del Templo Mayor, INAH, Mexico City. Photo Michel Zabé, assistant Enrique Macías.

Cuando en la Europa del siglo XV se desarrollaba el revolucionario movimiento intelectual de las ciencias y del arte del Renacimiento, en México dos poderosos estados indígenas, el imperio azteca y el imperio tarasco, construían toda una cultura de la que numerosos restos arqueológicos y objetos de arte realizados por los diferentes pueblos que habitaban la zona en ese momento, dan prueba.
Los orígenes históricos del periodo azteca están ligados a la coalición militar conocida como la “Triple alianza”, en la que tres estados emergentes – México-Aztecas, Acolhua y Tlacopan – unieron sus territorios y su poder dotando a esta cultura de la jerarquía necesaria para extenderse hacia las costas del Pacífico y el Golfo de México. El Oeste, el Norte y parte del centro, quedaban en manos de los tarascos, una rica cultura dotada incluso de un lenguaje propio sin ligazón alguna al resto de lenguas del antiguo México.

Con la importante expansión de los aztecas floreció un estilo artístico internacional, a través de un lenguaje formal y conceptual que reunía las diversas culturas del imperio, creando un diálogo entre ellas y de este modo, una identidad común en la que reconocerse. Se compartían así, los relatos y los conocimientos sobre las deidades y rituales que luego se representaban en las esculturas, las cerámicas y los trabajos de joyería. Pruebas de este estilo común a diferentes naciones son las dos imágenes escultóricas que abren la exposición: Coatlicue –la expresión femenina de la creación y la destrucción de la vida- y Xiuhtecuhtli –el joven dios del fuego o la personificación del sol con el poder del calor y de la luz como esencias de lo masculino.

La muestra “The Aztec Empire” recrea este periodo, organizando el montaje en veinte temas que atraviesan su historia desde el desarrollo hacia el cenit, hasta su posterior declive. Todo ello con la intervención de los arquitectos Enrique Norten de TEN Arquitectos + J. Meejin Yoon que han envuelto la espiral de Frank Lloyd Wright en una ondulante cinta que simula simbolicamente a la serpiente, uno de los protagonistas del bestiario mesoamericano.

Fuente: www.masdearte.com

Información variada sobre las cosmovisiones y los grupos indígenas de la selva peruana. Incluye cuadro de familias lingüísticas, ilustraciones y fotos.

«Todas las sociedades humanas buscan explicar el universo que las rodea. En las cosmovisiones indígenas amazónicas se plantea la existencia de una diversidad de mundos, cada uno con sus propias topografías, habitantes y leyes, y la de una diversidad de esferas al interior del mundo en que vivimos. Muchos de los diseños utilizados en la ornamentación de textiles, cerámica, chaquiras y cestería son aprendidos en sueños o revelados por seres sagrados durante la realización de viajes a los lejanos mundos espirituales.

Detalle del dibujo de la cosmovisión, por M. Caritimari. Por los aires vaga el alma de un mocibundo. En la casa un Chamán prepara su ayahuasca. Los "dueños" de los árboles tienen sombrero y camisa roja y están en las copas, protegiéndolos.
Detalle del dibujo de la cosmovisión, por M. Caritimari. Por los aires vaga el alma de un mocibundo. En la casa un Chamán prepara su ayahuasca. Los «dueños» de los árboles tienen sombrero y camisa roja y están en las copas, protegiéndolos.

Detrás de estos objetos y dibujos hay una enorme acumulación de conocimientos que estos diferentes pueblos han ido transmitiendo a través de los tiempos y que les ha permitido atravesar miles de años de historia hasta nuestros días, es decir todo el cúmulo de ideas y prácticas para organizar su existencia y orientar su destino.

Lejos del misterioso mutismo que envuelve a las piezas arqueológicas, estamos ante objetos en pleno uso. Testimonios de vida que parecen haberse mantenido inalterados durante siglos. Al igual que en los ritos, la repetición del trazo y el diseño vuelve a instaurar en cada pieza el ciclo inexorable de fuerzas vitales y su correlato sagrado.

Los mundos invisibles, así como los seres espirituales y las esencias primordiales que los habitan, son depositarios de conocimientos y fuerzas místicas que son indispensables para el bienestar de los humanos y el buen funcionamiento de su sociedad. El acceso a ellos sólo se puede lograr a través de los sueños; a través de la ingestión de la ayahuasca, la datura o el jugo concentrado de tabaco, las cuales se cree inducen al alma a desprenderse del cuerpo y a emprender viajes por este y otros mundos; o a través de una serie de prácticas ascéticas.

La supervivencia de los seres humanos depende en gran medida de guardar un equilibrio armonioso entre los habitantes de estos diferentes mundos.»

Huarochirí es una provincia andina en las cercanías de Lima, Perú. Este sitio ofrece un tour etnográfico e histórico de algunas comunidades huarochiranas. Se traducen muestras del manuscrito quechua de Huarochirí, el único documento colonial que explica una tradición precristiana en lengua andina, y se presentan fotográficamente a los pobladores de la sierra que habitan e interpretan su paisaje mítico.