Realismo

Gustave CourbetEn esta ocasión, el propio museo —Galeries nationales du Grand Palais— pone a nuestra disposición una versión en español de la gran exposición sobre Gustave Courbet en el mini-site preparado para esta ocasión: Courbet (*) (hasta el 28 de enero de 2008). París bien vale una exposición: 120 pinturas, una treintena de obras gráficas y unas 60 fotografías en un espacio de 1.500 m².

(*) Nota 15/03/2018: recurso desaparecido. Solo disponible en Web Archive.

Por otro lado, les dejo también un artículo sobre el artista:


Courbet indomable.

Pocos artistas habrán sido más vapuleados por la represión política que Gustave Courbet (1819-1877). Cierto, Franco encarceló a bastantes artistas y obligó a otros a exiliarse; el estalinismo hizo lo mismo y los envió a campos de concentración. El propio Malevich -comparable a Courbet en importancia histórica- fue arrestado en 1930 acusado de ser espía por el solo hecho de haber sido invitado por la Bauhaus, en Alemania; presos de pánico, sus amigos destruyeron entonces valiosos documentos y manuscritos. McCarthy depuró a guionistas, actores y directores de cine afines a la izquierda. Y más recientemente un senador norteamericano inició una campaña contra los fotógrafos Mapplethorpe y Andrés Serrano por considerar sus obras pornográficas e irreverentes. Pero el ensañamiento contra Courbet acabó, literalmente, con su vida. Seguir leyendo …

Edgar Degas (1834-1917)Pintor francés. En 1855 ingresa en la École des Beaux-Arts, estudiando bajo la dirección de L. Lamothe, discípulo de Ingres, y quien le transmite la maestría en el dibujo. Su formación, completada en numerosos viajes, le permite conocer a los viejos maestros y copiar sus obras. En 1861 conoce a Manet, quien le introduce en los círculos impresionistas: a partir de entonces, abandona los temas clásicos optando por las carreras de caballos, el ballet, el teatro, el circo, etc. Impresionista en ciertos aspectos, nunca se interesa por el paisaje ni por plasmar los efectos del cambio de la luz y de la atmósfera; sin embargo, le une a los restantes impresionistas su deseo de reproducir un efecto accidental, espontáneo e improvisto en las escenas, utilizando para ello encuadres poco frecuentes y pintando figuras cortadas como si de una instantánea fotográfica se tratase. Degas nunca pinta al aire libre ni directamente del natural, trabajando mucho al temple, utiliza colores fuertes y simplifica las composiciones. Desde 1880, modela en cera, dedicación a la que cada vez ocupa más tiempo debido a su pérdida de visión. Degas expone en siete de las ocho exposiciones impresionistas, siendo el primero del grupo en conseguir el reconocimiento público.