Sierra de Guara

Por Moisés Martín.

Lo más seguro es que se pregunten porque esta ruta la llamamos como del “silencio “. Nada más silencioso e inquietante nos va a resultar recorrer este espacio, lleno de pueblos derruidos y abandonados, rodeados de eriales que en otro tiempo fueron míseros campos de cultivo y que solamente daban para subsistir de una forma muy precaria.

Nos chocará y llamará nuestra atención los bonitos y sencillos edificios que en la actualidad permanecen de pié desafiando el tiempo y el olvido y, sobre todas las cosas, la agreste belleza del entorno recorrido por sabios y antiguos caminos que, en un no muy lejano día, fueron transitados por las austeras, sencillas e infatigables gentes de estas tierras.

Si tienen la suerte de poder hablar con algún antiguo morador, se darán cuenta de que a pesar de la dureza de la vida, del entorno y de la incomunicación que sufrían, se les nota alegría y nostalgia cuando nos cuentan cosas de sus pueblos. Da la sensación de que nadie se fue por su gusto.

Vamos a hacer un recorrido que nos va a llevar por los lugares, a mi gusto más bonitos y representativos. No hace falta decir que existen muchos más sitios dignos de nuestro interés, pero la logística y comunicaciones se imponen sobre otros intereses. De todas formas, reseñaremos lugares que están al lado del recorrido y que dejaremos para otras excursiones.

En realidad, Transguara es la realización sucesiva de varias rutas que nos sirven para recorrer de Este a Oeste la totalidad de la Sierra de Guara. Para su realización son necesarias 7 jornadas de marcha, por lo que se hace necesario el disponer de al menos 7 días para su realización.

El final de cada etapa coincide con algún pueblo o, en su defecto, construcciones factibles de ser utilizadas para cobijarse y pernoctar. No obstante, siempre se puede pensar en un coche de apoyo pues los finales son accesibles para vehículos a motor sin especiales características (todo terrenos). Lo que sí se hace necesario, sobre todo en caso de no contar con vehículo de apoyo, es el llevar en la mochila comida al menos para dos días pues, aunque tengamos la posibilidad de pernoctar en todos los finales, el avituallamiento solamente es posible en Rodellar y Nocito.

Visto lo anteriormente expuesto, dispongámonos a realizar la más interesante y para mi gusto bonita travesía de las sierras prepirenaicas de todo Aragón. Seguir leyendo …

belsue Dificultad Baja
Tiempos Dos jornadas (40 Km.)
Desniveles Monrepós, 1262 – Nocito, 931 – Belsué, 1021
Agua Manzanera, Nocito y Belsué
Punto de partida Puerto de Monrepós
Punto de llegada Belsué
Lugares de interés Todos los del recorrido
Observaciones Pistas normalmente en buen estado. Fácil orientación. Recorrido muy bonito e interesante. Para hacer todo el año (mejor primavera y otoño)

Partiendo de la ciudad de Huesca con dirección a Sabiñánigo se pasa por la localidad de Arguis y en las inmediaciones de esta población se encuentra el puerto de Monrepós. Justamente cuando se corona este puerto comienza una pista asfaltada a la derecha que conduce a un repetidor de televisión (el puerto de la carretera nueva, no el del cerro del Águila). Justamente en este lugar daremos comienzo a esta bonita travesía que recomiendo hacer al final de la primavera o comienzos del otoño.

Nada más comenzar a andar y una vez sobrepasada la antena de televisión, la pista pierde el asfaltado y se vuelve de la tradicional tierra prensada. En un principio, llanea entre campos abandonados pero pronto comienza a empinarse, pues estamos subiendo a la sierra de Belarra y en concreto a Cabeza Lopina que, con sus 1.465 metros de altura, es el lugar más elevado de la excursión. Seguir leyendo …

Ruta Dificultad Baja
Tiempos Aproximadamente 4 horas
Desniveles Nocito 931- Barranco de la Pillera 1.000
Suministros Llevarse provisión de agua
Punto de partida Nocito
Punto de llegada Nocito
Lugares de interés Todos los del recorrido
Observaciones Bonita y cómoda excursión, sobre todo para aquellos que tengan inquietudes botánicas.

Como sabemos, Nocito se encuentra formado por dos barrios bien diferenciados y separados uno del otro por el río Guatizalema. Para superar el río, existe un bonito puente al lado del cual comienza una pista que deberemos tomar. La pista, llaneando discurre paralela al camping de la localidad y al río Guatizalema. En un momento dado, pasaremos al lado de las ruinas del mesón de Nocito y al poco tiempo la pista desemboca en el cauce del río que deberemos de cruzar para seguir por el lado contrario. Nada más cruzar, comienza otra pista que conduce al interesante barranco de la Pillera.

Barranco de La Pillera
Barranco de La Pillera

El barranco de La Pillera comienza justamente en una caseta donde se capta agua e inmediatamente a continuación de su desembocadura en el río Bail o Guatizalema. En principio, el camino es una buena pista que pronto se vuelve intransitable y que en tiempos pasados parece ser que fue una tiradera de madera. La pista o camino, tan pronto va por un lado como por el otro del cauce del barranco, siempre sirviéndose de la disponibilidad del terreno. La excursión consiste en transitar este camino hasta su final, observando a cada paso la flora y el cauce del barranco, donde seguro que sacaremos bonitos detalles fotográficos.

Aguileña
Aguileña
Boj
Boj
Frambuesas
Frambuesas
Lantana
Lantana
Manguitos
Manguitos

La claridad del agua pronto nos llama la atención, sobre todo si se acumula en bonitas badinas como la de Rallabatán. Siempre es aconsejable darse un baño si el tiempo lo aconseja y es el apropiado, pero atención porque, aún en pleno verano, el agua suele estar gélida.

El camino discurre prácticamente llaneando y por un entorno exuberante en cuanto a vegetación se refiere. Es sin duda esta zona un paraíso para los botánicos si la época elegida para su recorrido es la apropiada.

Badina de Estañonero
Badina de Estañonero

Pasada la badina de Rallabatán, llegaremos pronto a la badina de Estañonero, para mi gusto la más bonita de toda la Sierra de Guara.

Siguiendo el cauce del barranco, estaremos atentos a nuestra izquierda para ver un gran mojón que nos indica donde se localiza la escondida cueva de Posento, pegada al cantil y escondida por unos bojes; es necesario cruzar el cauce del barranco.

El camino sigue cauce arriba hasta que se bifurca en dos; si seguimos por la izquierda llegaríamos a Can de Used. Lo mas lógico es dar media vuelta y desandar el camino para volver a Nocito y dar por terminada la excursión; no obstante existe otra posibilidad y es la de tomar la senda que discurre por el lateral del barranco de la Avellada y que tiene su inicio en la badina de Estañonero.

Por Moisés Martín