Sudán

Según un informe divulgado hoy por la oficina de la Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, las autoridades de Sudán no cumplen los compromisos que hicieron el año pasado en materia de derechos humanos bajo el acuerdo de paz que puso fina a dos décadas de guerra civil en el sur del país. El estudio, que evalúa la situación de las garantías fundamentales en Sudán durante el periodo de diciembre de 2005 a abril de este año, advierte que los mayores incumplimientos se refieren al tratamiento de enfermos y a la detención y acoso a las personas que denuncian las violaciones de derechos en el país.

Asimismo, el documento destaca la falta de una reforma a las leyes de seguridad nacional y a los reglamentos que protegen a los funcionarios del gobierno de ser procesados penalmente, lo que permite que prevalezca la cultura de la impunidad.

Por otra parte, el informe denuncia la obstrucción de la labor de los trabajadores humanitarios de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán (UNMIS).

En cuanto a Darfur, advierte que el conflicto en esa región ha alcanzado nuevos niveles de violencia, intensidad y frecuencia. “No se protege a los civiles de los ataques que incluyen violencia sexual y de género, ni se persigue a los responsables”, señaló el estudio.

Agregó que a los enfrentamientos habituales se han sumado combates entre las diferentes facciones del Ejército de Liberación de Sudán, lo que deteriora aún más el entorno de seguridad y agudiza la crisis humanitaria que afronta la población civil en esa región sudanesa.

“Todo parece indicar que la Corte Penal Internacional debe desempeñar un papel clave en Darfur presentando ante la justicia a funcionarios gubernamentales y miembros de las milicias y los rebeldes por igual”, puntualizó el documento.

[Vía Centro de noticias ONU] [Artículos de opinión relacionados en la Revista de Prensa]