TDT

El otro día me puse en contacto con el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio para hacerles llegar una duda a través de su página sobre la TDT. Ésta no era otra que preguntarles qué debíamos hacer cada vez que la señal de TDT dejara de llegar a nuestros televisores. No se si a ustedes les pasa lo mismo, pero aquí en Zaragoza, en cuanto llueve, la señal de la TDT desaparece.

Pues bien, la respuesta del ministerio ha sido la siguiente:

Las especificaciones técnicas de las estaciones repetidoras de TDT, son competencia de los operadores de red que se deberán comprometer a desarrollar una infraestructura de transmisión que posibilite la recepción de la señal de TDT en todo el territorio nacional con la calidad suficiente para permitir la transmisión de programación interactiva de calidad y servicios de valor añadido asociados. Ellos son los que realizan el despliegue técnico para emitir las señales de televisión digital terrestre.

No obstante, la potencia radiada de la señal de una estación terrestre, está relacionada con la cobertura que se quiere cubrir y con el compromiso técnico para evitar realimentación de señal en su misma frecuencia.

Pregunto: ¿quién les ha dado permiso a los operadores de red para retransmitir con esa tecnología? ¿Quién permite, por tanto, que esos operadores no emitan con la calidad necesaria?

No tienen vergüenza.

TDT: acrónimo de Televisión Digital Terrestre aunque en realidad cuadra mucho mejor “T de Tonto” porque es la cara que se nos queda al comprobar cómo tal derroche tecnológico no sirve absolutamente para nada.

El invento fue puesto en marcha por el gobierno de Aznar en 1.998 pero se saldó con un rotundo fracaso. Las razones principales de este fracaso se resumen en tres puntos:

  1. Se trató de favorecer a grupos audiovisuales afines: Onda Digital (Quiero TV), Net TV (Vocento) y Veo TV22 (Recoletos y Unedisa-El Mundo).
  2. El mercado rechazó de plano el modelo —TV de pago— al que el PP dio prioridad absoluta. Modelo, por cierto, que acababa de estrellarse en el Reino Unido.
  3. La urdimbre jurídica merecería encontrarse como ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas en todos los libros de Derecho Administrativo. En primer lugar, el régimen jurídico de la TDT fue aprobado a través de la Ley Presupuestaria (Ley de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social de 1997, de acompañamiento de los Presupuestos del Estado —Ley 66/1997 de 30 de diciembre, BOE 31/12/1997—, disposición adicional 44). En segundo lugar, el reglamento técnico —orden del Ministerio de Fomento de 9 de octubre de 1998— fue anulado por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. El recurso fue promovido por Sogecable, una de las empresas más perjudicadas por el nuevo modelo.

Con la llegada de Rodríguez Zapatero al poder, y su promesa electoral de acelerar el paso de analógico a digital con nuevos canales en abierto, se abrieron nuevas expectativas pero pronto se desarrolló una nueva “guerra digital”. La andadura legal tampoco estuvo exenta de problemas y la nueva ley fue aprobada tan solo por un voto de diferencia (Ley 10/2005, BOE 14 de junio de 2005). En el camino quedó el intento del Gobierno de tramitarla a las bravas y sin discusión (trámite de urgencia) y la aprobación en el Senado del veto presentado por el PP.

Aprobada la reforma legal, el Gobierno de Rdez. Zapatero anduvo los mismos senderos partidistas que el PP y en 2.005 autorizó a sus amigos Sogecable y Grupo Árbol-Globomedia y Mediapro a emitir en analógico y en abierto (Cuatro y La Sexta), y a rechazar esa misma posibilidad para Veo TV y Net TV. Se permitió además a La Sexta adquirir derechos sobre retransmisiones deportivas que afectaban a la selección española y a otros acontecimientos de singular relevancia sin que dicha cadena cubriera gran parte del territorio nacional.

En cuanto a la TDT propiamente dicha, el gobierno ha adelantado dos años el apagón analógico pero quedan por resolver aún numerosos problemas. Mañana hablaremos de ellos aunque les adelanto: entre comprar una nueva televisión (LCD o plasma) y un sintonizador TDT, no le quepa duda y elija este último.