URSS

Fotografía: Miguel Moliné. Localización: Antakalnis Cemetery, Vilnius (Letonia). Fecha: 01/10/2019. Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 70 mm - Diafragma: f/4.5 - Velocidad de obturación: 1/100s - Sensibilidad ISO: 400.
Fotografía: Miguel Moliné. Localización: Antakalnis Cemetery, Vilnius (Letonia). Fecha: 01/10/2019. Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 70 mm - Diafragma: f/4.5 - Velocidad de obturación: 1/100s - Sensibilidad ISO: 400.

Las estatuas que venos en la imagen fueron levantadas en el Antakalnis Cemetery de la ciudad de Vilnius (Lituania) en 1951 para celebrar la victoria de la Unión Soviética sobre la alemania nazi. A finales de 2022, tres años más tarde de la toma de la fotografía, fueron retiradas y trasladadas al Grūto Parkas. Hubo cierta polémica ya que el Comité de Derechos Humanos de la ONU intentó paralizar su traslado, pero el alcalde de Vilnius Remigijus Šimašius zanjó la cuestión: «Las estelas, para que quede claro, no están sobre tumbas ni junto a lápidas. Este monumento es un símbolo de la ideología soviética que, de hecho, encarna el totalitarismo; no tiene nada que ver con las tumbas. Las tumbas no se desmantelan. Así pues, nos limitaremos a desembarazarnos de este símbolo soviético».

No ha sido el único monumento soviético que ha desparecido del paisaje lituano. Muchos de ellos también han sido trasladados al mismo sitio —el Grūto Parkas— donde se encuentran expuestos con el objetivo de «ofrecer a los lituanos, a los visitantes que vienen a nuestro país y a las generaciones futuras la oportunidad de ver al desnudo la ideología soviética que reprimió y dañó el espíritu de nuestra nación durante muchas décadas».

El «Ekranoplano varado en las costas del Mar Caspio
El «Ekranoplano varado en las costas del Mar Caspio

Leo hoy en La Razón un artículo sobre uno de esos inventos producto de la megalomanía de los dirigentes soviéticos durante la Guerra Fría. Se trata del «Ekranoplano», mitad barco y mitad avión, que fue diseñado para evitar a los radares. El único prototipo se encuentra varado en las costas del Mar Caspio.

Reproducimos a continuación el mencionado artículo:

Conocido como el “Kaspian Monster”, el gigantesco ekranoplano fue diseñado en 1975 por Rostislav Evgenievich, un prominente desarrollador de buques y vehículos soviético con el objetivo de construir un híbrido entre barco y avión que sirviera para eludir radares y trasladar gran cantidad de tropas, tanques y armas de un lado a otro durante la Guerra Fría.

La tensión entre la Unión Soviética y Estados Unidos al término de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en una verdadera competición entre ambas potencias por convertirse en los líderes del nuevo mundo establecido. Y, dentro de ese complicado equilibrio, desarrollar nuevas tecnologías se convirtió en un factor fundamental para ambos países, centrando todo tipo de esfuerzos por demostrar que eran los mejores.

Este futurista ekranoplano MD-160 de clase Lun había permanecido sin utilizarse en una base naval rusa desde finales de los 90, pero actualmente se encuentra varado en las costas del Mar Caspio como parte de un plan para convertirlo en una atracción turística en el océano.

“El monstruo del Mar Caspio” era una mole de más de 100 toneladas y 100 metros de largo que utilizaba un cojín de aire que le hacía ‘levitar’ sobre el agua a unos 3 metros de altura. Construido como parte del programa soviético WIG, fue el único ekranoplano de clase Lun que se completó y equipó con misiles supersónicos.

Este avión experimental recibió su apodo de la CIA. Cuando las fotos de un satélite espía mostraron a este gigante avión con las letras “KM” estampado en las alas lo llamaron el “Kaspian Monster”, sin saber que las letras en realidad significaban Korabl-Maket (nave prototipo).

El Ekranoplano soviético fue retirado a finales de los años 90 y desde entonces ha permanecido abandonado en una base naval rusa. El pasado 31 de julio, el prototipo fue llevado bajo remolque para ser trasladado a Derbent, Daguestán, con planes de convertirse en una atracción turística como parte de un parque. Sin embargo, las autoridades cuando vieron al “monstruo del Mar Caspio” se dieron cuenta de que no había ningún lugar donde poner el avión gigante, que empequeñece a un jet 747.

Mientras tanto, el “Kaspian Monster” se encuentra varado desde agosto en la costa del Mar Caspio, a pesar de varios intentos de los lugareños de arrastrarlo a tierra firme a mano. Existe la triste posibilidad de que sea hecho pedazos por las olas, un trágico final para uno de los aviones más impresionantes jamás construidos que nunca fue muy útil, pues a pesar de alcanzar los 400 kilómetros por hora, si una corriente de aire lo sacaba de la horquilla de 3 metros sobre la que se debía mover, se volvía completamente inestable.