Vidrio

El 4 de abril de 1960 la película Ben-Hur batió todos los registros al obtener 11 estatuillas en los Premios Oscar, incluidos los premios a la mejor película, director (William Wyler) y actor (Charlton Heston). Eclipsó al resto de ganadores, algunos de cuales habían creado auténticas maravillas. Por ejemplo, en esa misma edición estaba seleccionada en el apartado “Documental corto”, una obra de Bert Haanstra que ponía encima de la mesa el avance de la tecnología. Se trata de un documental que pone frente a frente las técnicas de soplado de vidrio tradicionales (Royal Leerdam Glass Factory) con las máquinas más modernas de aquél tiempo. Todo un aviso de la transformación que sufriría el mundo a finales del siglo XX. El corto obtuvo el preciado oro:

Rick Savata

¿A quién lo le gustan los brillantes colores de las medusas y sus gráciles movimientos? Tras un viaje al acuario de la bahía de Monterrey, Rick Savata comenzó a replicar en esculturas esas fantasmales criaturas. Un regalo caro porque la más barata ronda los 300 dolares. La de la foto, por ejemplo, vale 800 dólares.

Aunque cada una de las medusas que esculpe están suspendidas en el cristal, sus tentáculos parecen que siguen ondulando a través del agua. La técnica empleada es la llamada “vidrio en vidrio” y consiste en sumergir una escultura de cristal dentro de una segunda capa de vidrio fundido (sudario).