Euro

euro1Ya no hay escapatoria posible: la larga sombra del euro nos alcanza dentro de muy pocas horas. Ha sido tal la campaña a favor de la nueva moneda que las pocas voces contrarias a esta medida tan apenas han tenido eco.

De todas formas, esta unificación monetal esconde un aspecto mucho más importante, a saber,  la renuncia expresa de cada uno de los países donde se ha adoptado la nueva moneda a una gran porción de su soberanía. Bien es cierto que tal bocado comenzó con la creación del Banco Europeo pero se consuma ahora con la creación de la zona euro. Deseo y espero que esta dejación soberana – positiva desde mi punto de vista – alcance también otros aspectos, especialmente el social.

Y con este comentario me despido de ustedes hasta el año que viene aunque antes, una sugerencia: primero recojan todos los billetes; luego tomen todas las monedas, sepárenlas, de acuerdo a su valor, en distintas bolsas e ingresen todo en el banco. Ni siquiera es necesario contar estas últimas ya que en el banco pesarán dichas bolsas para calcular, con toda exactitud, su valor. Después, simplemente extraigan la cantidad deseada… en euros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *