Fuego ‘amigo’ (aclaración)

L. T., tras leer la entrevista en italiano, me avisa que efectivamente había un grave error en la traducción al español ya que la periodista italiana habla de “montagna dei proiettili”, es decir, “montaña de balas” y no de “casquillos” (bossoli)». De todas formas, tampoco es posible que recogiera un “puñado de balas”: éstas tampoco se “depositan” encima de los asientos como si tal cosa. Probablemente la confusión del momento le llevó a conclusiones precipitadas pues nadie, tras sufrir un espantoso secuestro en el que cualquier instante es bueno para morir puede, inmediatamente después de ser liberada, derrochar lucidez mental. Y seguro que tardará meses en recuperarse de tan tremendo trauma. Eso sí, tampoco me creo que quisieran asesinarla pues nadie pide disculpas, como al parecer hicieron los soldados norteamericanos después de disparar contra el vehículo, si la intención era acabar con la vida de la periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *