Gibraltar y la piratería

LA PIRATERÍA SIGUE VIVA Y GOZA DE BUENA SALUD EN EUROPA

Por Álvaro de Marichalar y Sáenz de Tejada, miembro del Consejo Político de Union Progreso y Democracia, (UPyD):

Como protesta por la visita al Peñón de Gibraltar el 4 de marzo de la princesa Ana de Inglaterra.

La semana pasada, Gibraltar fue agraciada con la presencia de la princesa Ana de Inglaterra. A su llegada, y como música de fondo, podía oírse el desconcertante trinar del estribillo de Indiana Jones. Daba un poco la sensación de estar ante la última Cruzada de los buscadores del Arca Perdida en pos del Santo Grial del antiguo Imperio Británico….

Hace tres siglos, durante la Guerra de Sucesión Española, el Almirante Rooke reivindicó Gibraltar para la reina Ana de Inglaterra, en lugar de hacerlo para el archiduque Carlos (un ejemplo de patriotismo sin escrúpulos). Desde entonces, España está reclamando la soberanía de la Plaza. Más recientemente, la ONU ha indicado explícitamente y en repetidas ocasiones que Gibraltar debe ser devuelta al Reino de España.

En la página 586, del tomo 10 de la Enciclopedia Británica de 1879, se puede leer que la ocupación británica de Gibraltar fue un “acto de piratería contrario al honor de Inglaterra”. Los tiempos del pavoneo insolente no se han olvidado del todo en Gibraltar, ya que es refugio de piratería para millares de empresas libres de impuestos que no operan localmente. Es decir, el chollo universal.

Este es un conflicto de trescientos años, ya que el Tratado de Ultrecht de 1713 solo contempla la cesión de la roca sin las aguas circundantes. También excluye el Istmo y cierra toda comunicación por tierra con el resto de España. El escandaloso saqueo protagonizado recientemente por la empresa OME cuyas embarcaciones “Ocean Alert” y Odyssey Explorer”operaron desde la Colonia, es una reciente evidencia de la flagrante violación de la jurisdicción de las aguas circundantes.

En estos momentos las cosas se están complicando mucho debido al llamado “Proyecto del Este” donde se está ganando terreno al mar, en aguas de soberanía española donde Gibraltar está robando territorio a España. En el Tratado de Ultrecht sólo se ceden las aguas interiores del puerto. Nada más. Los 380,000 m2 de superficie que se pretenden ganar suponen una descarada violación de la soberanía de España: País socio, amigo (al menos en teoría), y aliado de Inglaterra desde hace décadas. Para colmo, no existe el preceptivo informe europeo de Impacto Ambiental para un proyecto que influirá negativamente en las corrientes y mareas de las costas andaluzas. Por ello es necesario que Bruselas actúe.

El proyecto contempla edificaciones, tiendas, hoteles, 2.500 apartamentos de lujo, y un puerto deportivo para 500 amarres. Desgraciadamente, el actual gobierno socialista del señor Rodríguez está reaccionando tímidamente y haciendo la vista gorda ante este atentado contra el Derecho internacional. Es una vergüenza que no se actúe con la contundencia que otorga la razón.

En cuanto al Itsmo, ahora ocupado contra la Ley por Gran Bretaña, fue prestado a los ingleses en el siglo XIX por causas humanitarias y por patriotismo (los españoles consideramos a los gibraltareños como nuestros compatriotas). Una epidemia de fiebre amarilla obligó a aislar a la población afectada en la zona del Istmo que se dejó por España a tal efecto. Sin embargo, Inglaterra se quedó de “okupa” y ahí siguen… Incluso construyeron un aeropuerto (ampliado ilegalmente años después) quizá para prever la eventual huida rápida de algún potencial afectado del síndrome de la “Fiebre del Tax-Free”… En 1951, el profesor irlandés de Estudios Hispánicos de la Universidad de Glasgow William C. Atkinson afirmó que la actuación de Inglaterra añadía el insulto a la herida.

El Reino Unido debería recapacitar y dejar de promover estas situaciones, por diversos motivos. Entre ellos está el hecho que Inglaterra no está en posesión de una completa soberanía de Gibraltar ya que en Ultrecht no se otorgó la Jurisdicción Territorial; lo que significa incapacidad legal para otorgar leyes en el territorio. Este hecho incapacita para la acción de gobierno. En 1966, el historiador británico Arnold J. Toynbee escribió de la injusticia que suponía la ocupación inglesa de Gibraltar; que en nuestros días ha llegado a ser el quinto inversor en Rusia. En la actualidad hay 81.000 empresas registradas en un territorio donde residen 28.603 habitantes. Gibraltar se mantiene en un decadente sistema abusivo e irresponsable, siendo el lavado de dinero su principal actividad económica (según informes GAFI-OCDE). Con la ayuda y beneplácito de Gran Bretaña, han hecho las leyes fiscales a la medida de sus necesidades. Unas leyes que son declaradas ilegales constantemente por la Comisión Europea. Todo este sistema es contrario a la ley internacional y viola el acuerdo contra el crimen organizado que alcanzó la Comunidad Internacional, incluida Inglaterra. Gibraltar incumple más de sesenta directivas europeas, lo que es otra razón por la que la Comisión Europea pide a Gran Bretaña que elimine la legislación fiscal de la Colonia.

En 1954 el autor inglés Halliday Sutherland declaró que la toma de Gibraltar en 1704 representó un acto de piratería. Hoy día, el mundo es testigo de que la piratería continúa. ¿Se agarrará Inglaterra al clavo ardiente de Gibraltar para no perder la referencia de épocas pasadas?

Es un escándalo que España, Gibraltar y el Reino Unido no tomen las medidas necesarias para acabar con esta situación. También es frustrante que el resto de Europa consienta (a través de la inacción) la última colonia en suelo europeo.

En justicia, Gran Bretaña debe devolver la soberanía de Gibraltar al Reino de España, dando la posibilidad de mantener la ciudadanía británica para los ciudadanos gibraltareños que así lo deseen.

En 1862 el estadista británico John Bright afirmó que Gibraltar fue usurpado por Inglaterra en unos momentos en los que no había guerra entre españoles e ingleses, por lo que esa acción contravino toda ley moral y cualquier código de honor posible.

Si Gibraltar es el último Santo Grial de su pasado colonial, la sinfonía de bienvenida con el tema de Indiana Jones resulta bastante apropiada para lo que parece una búsqueda de paliar la menguante Metrópoli que intenta hacer de la ocupación su última ilusión en la Historia.

Nota: el artículo fue publicado originalmente en UPyD y transcrito aquí a petición de su autor.

********************

Versión en inglés:

Piracy is still alive and well in Europe…

Gibraltar was graced with the presence of HRH Princess Anne last week, with the bemusing refrain of Indiana Jones warbling in the background. A Last Crusade by the Raiders of the Lost Ark for the Holy Grail of the former British Empire?

Three centuries ago, during the Spanish Succession War, Admiral Rooke claimed Gibraltar in the name of Queen Anne, instead of claiming it for the Archduke Carlos – a case of unscrupulous patriotism. Since then, the Kingdom of Spain is legitimately claiming the sovereignty of Gibraltar. More recently, the United Nations has repeatedly stated that Gibraltar should be returned to Spain.

We can read in Encyclopaedia Britannica of 1879 (vol. 10, page 586) that the British occupation of Gibraltar was an act of piracy against England’s honour. Swashbuckling days are not entirely forgotten in Gibraltar, as it is a refuge for piracy for thousands of tax free companies known as “brass plate” (they don’t operate locally). I am calling on a universal “Parlay” on this front. In 1966 British historian Arnold J. Toynbee spoke about the injustice of the British occupation of Gibraltar.

This is a three hundred year old conflict, as the Ultrecht Treaty of 1713 only contemplates the concession of the Rock, without any jurisdiction of its surrounding waters. It also excludes the Isthmus, and contemplates no terrestrial communication with mainland Spain.

The Odyssey Marine Exploration fiasco with the headquarters of the “Ocean Alert” and “Odyssey Explorer” vessels based in Gibraltar, and operating from the Colony is the most recent evidence of blatant violation of the jurisdiction of surrounding waters.

Today it’s getting even worse, as the £2 billion “Eastside project” (which includes the proposed “Sovereign Bay” also marketed as “Cape Vantage” and “Olympus City”) off Gibraltar, is illegally reclaiming land from Spanish waters. Using platforms erected on the Spanish seabed: The Gibraltar authorities are trying to steal territory from Spain. The Treaty of Ultrecht did not give any other territorial waters than the waters inside the Port of Gibraltar. No other sea.

Therefore, this is a completely illegal incursion into Spanish waters. The 380,000 square metre reclamation project is a flagrant violation of Spanish sovereignty. Moreover, there is no proper environmental impact study for such a project, which will affect tides on neighbouring Andalusian shores. For this reason, Brussels should consider taking action. The former Foster and Partners project will include shops, hotels, 2,500 luxury homes, and a marina big enough to accommodate 500 yachts. Disgracefully, the ruling Socialist Spanish government of Mr. Rodriquez is turning a blind eye to this illegal project.

The Isthmus, now lawlessly occupied by Britain, was lent from Spain in the 19th century as part of a humanitarian and Patriotic initiative (Spanish consider Gibraltarians as compatriots) in order to isolate the Gibraltar population affected by Yellow Fever. Since then, Britain has illicitly claimed it as its own, going so far as to erect an airport – for easy transportation of potential “Tax-Free Fever” sufferers in the future perhaps? In 1951 Irish professor of Hispanic Studies at Glasgow University William C. Atkinson stated that England added insult to injury by doing so.

The UK should not authorise such activities as England is not in possession of complete sovereignty over Gibraltar: As agreed in Ultrecht, Spain would not concede any Territorial Jurisdiction. This means that England cannot dictate laws in Gibraltar, and is therefore, not in a governing position.

Gibraltar was recently the fifth ranking investor in Russia. The current number of registered companies (81,000) in Gibraltar, triples its own population of 28,603 inhabitants… Gibraltar adheres to a dilapidated system: With money laundering being its main economic activity (as stated by GAFI-OCDE), it has tailored its own fiscal regulations (with the aid of England), which has repeatedly been declared illegal by the European Commission. The entire system is conflicting with International Legislation, and violates the International Agreement against Organised Crime – an agreement signed by the International community including Britain. Gibraltar is not in compliance with sixty EC directives, and as such, the European Commission regularly recommends that Britain abolish Gibraltar’s fiscal regulations.

In 1954, English author, Halliday Sutherland stated that the conquest of Gibraltar in 1704 was an act of piracy. Nowadays, the world bears witness that piracy continues to this day. Does England hold onto Gibraltar as a testament to a bygone era?

It is a scandalous shame for the UK, Gibraltar, and Spain not to take appropriate action. And it is a pity that the rest of Europe condones, through inaction, the last colony in Europe. Britain rightfully ought to return Gibraltar to Spain. The UK should transfer the sovereignty of Gibraltar to the Kingdom of Spain, giving the people of Gibraltar the possibility of remaining British citizens, should they want to.

In 1862 British Liberal statesman John Bright stated that Gibraltar was taken and kept by England when there was no war between England and Spain, and its acquisition was against every possible moral law and code of honour.

If Gibraltar is England’s last colonial Holy Grail, the welcoming symphony of the Indiana Jones theme tune appears to be quite fitting to a pursuit of dwindling pseudo-sovereignty making the occupation a hologram in History.

Álvaro de Marichalar y Sáenz de Tejada, member of the Political Board of Union Progress and Democracy, (UPyD)

2 comentarios


  1. Muy bien Álvaro de Marichalar. Un artículo demoledor en un inglés perfecto. No hay un político en toda España que sea capaz de escribir algo así y además en Inglés… Nuestro país necesita un cambio de políticos. Un poco de nivel y otro poco de coherencia y patriotismo.
    Don Álvaro debería ser ser Eurodiputado para defender eficazmente de una vez, los intereses de España.
    Laura

    Responder

  2. Gibraltar es un escándlo para España y resto de Europa. En este artículo se denuncia valientemente la situación. Enhorabuena a don Álvaro de Marichalar, afiliado de UPyD

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *