Haciendo amigos… El Archivo de la Corona de Aragón

Los políticos nacionalistas catalanes, entre los que incluyo al PSC, hacen amigos por doquier: al seguro recurso de inconstitucionalidad que presentará el PP y al más que probable del Defensor del Pueblo —socialista, por cierto—, se añade ahora el del gobierno aragonés, también socialista, a cuenta del Archivo de la Corona de Aragón: La DGA llevará al Constitucional la entrega del Archivo a Cataluña.

Aunque este archivo se regulaba en el artículo 127, una enmienda transaccional traslada su contenido a una Disposición Adicional que tendría la siguiente redacción:

«Los fondos propios de Cataluña ubicados en el Archivo de la Corona de Aragón o Archivo Real de Barcelona se integrarán en el sistema de archivos de Cataluña. Para la gestión eficaz de estos fondos y de los compartidos con otros territorios de la Corona de Aragón, la Generalitat debe colaborar con las otras Comunidades Autónomas representativas de estos territorios y con el Estado a través de mecanismos que se establezcan de mutuo acuerdo».
(NOTA: esta versión no es definitiva ya que se encuentra pendiente de aprobación. Hasta que no se publique el Dictamen no sabremos su versión definitiva)

Observen las diferencias con lo aprobado en el Estatuto de la Comunidad Valenciana:

Disposición Adicional Tercera.
1.ª Por medio de la correspondiente norma del Estado se creará y regulará la composición y funciones del Patronato del Archivo de la Corona de Aragón, patrimonio histórico del Pueblo Valenciano, compartido con otros pueblos de España, en la que tendrá participación preeminente la Comunitat Valenciana y otras comunidades autónomas.
2.ª El Consell de la Generalitat, previo informe del Consell Valencià de Cultura, informará el anteproyecto de norma al que se refiere el apartado anterior, que atenderá a la unidad histórica del Archivo de la Corona de Aragón.

Resumiendo: los valencianos se comprometen a mantener la unidad del archivo y a respetar la norma estatal que regulará el Patronato. Los catalanes, además de bloquear durante 20 años dicho Patronato, pretenden ahora quedarse con él. Es lógico: primero adoptan la bandera de los Reyes de Aragón —cuyos símbolos datan del reinado de Alfonso II (1162 – 1196) y más concretamente a partir de que este monarca ayudó al rey de Castilla en la campaña que éste último soberano hizo en Cuenca en 1177 donde recibió la ayuda aragonesa. Desde entonces “mudó las armas e seynnales de Aragón e prendió bastones“, tal y como refiere la «Crónica de San Juan de la Peña», escrita hacia 1370— y ahora pretenden quedarse con los archivos. Todo muy democrático y muy nacionalista, tanto como el nuevo nombre que, desde instancias catalanas, se promociona para nominar a la Corona de Aragón: «Confederación catalano-aragonesa» (sic).

Actualización (10/11/06): No se engañen ustedes, en tanto en cuanto no se derogue la Disposicional Adicional del Estatuto de Cartaluña que permite la división unilateral del Archivo, la aprobación del Real Decreto 1267/2006 por el que se crea el Patronato del Archivo de la Corona de Aragón no sirve absolutamente para nada. Es, sencillamente, papel mojado. La DGA haría bien en presentar el anunciado recurso y dejarse de componendas que no conducen sino a dar aliento a futuros conflictos.

71 comentarios


  1. Espinosa, vaya preparando un cazamariposas y un frasco con éter. Acabo de localizar un ejemplar vivo de monolingue castellano perfecto que sobrevive en Barcelona. Aunque por sus reacciones parece bastante estresado. dese prisa antes de que vuelva a migrar o la diñe por inadaptado.
    A ver si encontramos algun dia al monolingue catalán y los ponemos juntos (ensartados en un alfiler). :)

    Responder

  2. no me hace falta el catalán para nada en mi trabajo.hombre si supiera hablarlo mejor,ya se sabe q el saber no ocupa lugar.por barcelona no hace falta saber catalán tampoco,y si te hablan, la verdad q no es complicado entenderlo,se parece mucho al castellano.
    yo entiendo q los catalanes quieran hablarlo,es lógico.pero d eso a marginar el castellano,una d las lenguas más importantes del mundo, me parece del género tonto. a mí me dan pena los críos pequeños escolarizados en catalán pq por unas ideas nacionalistas se les está limitando muchísimo.dónde vas hablando el catalán perfectamente y chapurreando el castellano?desde barcelona a 200 kms hacia el este y otros tantos hacia el sur.bueno en tarragona según donde vayas mejor no uses el catalán pq no te entederán.
    monolingue castellano q sobrevive en barcelona hay miles, pero en qué mundo vives?no te engañes hombre, tampoco t limites por unas ideas anacrónicas.

    Responder

  3. mediterráneo,lee bien lo q escribí y verás q no atribuyo el mar o la montaña a los nacionalismos.q maestría en leer lo q no pone!!!!!

    Responder

  4. Una diferencia de matiz, Don Luis

    En Salamanca había material robado; en Lleida, material recuperado (a veces via compra), restaurado, catalogado y conservado con recursos de la Diocesis de Lleida.
    Por cierto, ¿Sabía que la documentación catalana contenida en ese depósito, que no Archivo, no estaba catalogada – además de existir nulos sistemas de conservación – hasta que la Generalitat tomó cartas en el asunto a mediados de los noventa, evidentemente con recursos netamaente catalanes?

    ¿Ve por donde va el asunto?

    Y por cierto, a los “expertos” (o sea, ninguno) en archivística tan prolíficos en estos lares: si quieren quejarse acerca de la conservación de determinados documentos no catalanaes en el ACA, hagan el puñetero favor de hacerlo ante quien verdaderamente corresponde, es decir, al titular de dicho Archivo, no otro que el Estado español. El mismo que a principios de s.XVIII creo dicha institución. Y dejen de arrojar de una vez sus reproches que solo rezuman los atávicos prejuicios anticatalanes.

    Responder

  5. > En Salamanca había material robado; en Lleida, material recuperado (a veces via compra),
    > restaurado, catalogado y conservado con recursos de la Diocesis de Lleida.

    Sí, en efecto, el Obispo de la antigua diócesis de Lérida “compró” las obras a los párrocos a cambio de mejoras, dinero en metálico, etc. Es muy propio de los señoritos no dar nada gratis, en Aragón nos sabemos la lección de sobra. El problema es que las obras no pertenecían al párroco sino a la parroquia, cosa que el Obispo sabía perfectamente, con lo que la compra era nula. Y vamos a suponer que el hombre lo hizo con la mejor intención aunque empezemos a sospechar, visto como las gastan los descendientes de monseñor, que aquello fue un expólio en toda regla abusando de una posición de poder y aprovechándose de la pobreza de su grey.

    Y todavía no hemos hablado de los Bienes de Sijena ROBADOS por columnas anarquistas catalanas durante la Guerra Civil que, naturalmente, tampoco tienen nada que ver con los papeles de Salamanca, ¿verdad?

    Vemos perfectamente por donde va el asunto. En cuanto al ACA… sólo nos falta quejarnos a una civilización extraterreste. Desde Aragón se pide, desde siempre, una administración conjunta del Archivo. Desde Cataluña, también desde siempre, se dan largas. Y desde el Gobierno central se da siempre a Cataluña lo que pide porque con los votos de Cataluña uno Gobierna en España pero con los de Aragón no. ¿Atávicos prejuicios anticatalanes? No tal, más bien, antipancatalanismo, dos ojos en la cara y un par de neuronas funcionales. Los que confunden su culo con Cataluña son los de ERC y compañía, nosotros sabemos separar muy bien la paja del grano.

    Salud!

    Responder

  6. una pregunta sr pol, a quién a dado la razón el vaticano en última instancia?pues eso.y digo yo q el vaticano algo sabrá d todo esto no?es d derecho q se devuelvan esos bienes

    Responder

  7. Feliz Navidad y próspero año 2007.
    Bon Nadal i feliç any nou.
    Zorionak eta (y) urte berri on.

    Un Abrazo.

    Responder

  8. Mi buen amigo Konde:

    la administracción del archivo de la Corona de Aragón es paritaria entre las cuatro CCAA de su pertenencia: Aragón, Catalunya, Valencia i les Illes Balears, con su sede en Barcelona, así acordado por las cuatro CCAA implicadas.

    Pero esto ya pertenece al año a punto de acabar, y lo deberías saber.

    Mi buen amigo Konde y Luis:

    Ya sé que los Catalanes siempre somos los “malos de la película”, pero en Navidad no.

    Zorionak eta urte berri on.

    Un Abrazo.

    Responder

  9. Sí, Konde, sí, y el Holocausto todo el mundo sabe que fue ideado por los separatistas catalanes de los que se rodeó Hitler habida cuanta de su exitoso programa de aniquilación de la lengua de Cervantes más allá de Lérida (que no Lleida).

    Una de dos, o necesita tratamiento contra la Paranoia o simplemente ha d eponer coto a su indocto intelecto, pues como reza el castellanísimo dicho: nada más atrevido que la ignorancia.

    Ahí queda eso.

    Por cierto, Feliz 2007

    Responder

  10. Don Luis

    Haga el favor de no pretender hacernos creer que acaba de descubrir el Mediterraneo.Evidentemente que ya sé que es lo que ha fallado el Vaticano. Soy lego en leyes, pero creo de justicia el criticar una decisión que no ha sido del todo imparcial, más teniendo en cuenta la animosidad de ciertos entornos vaticanos contra todo lo que huala a catalán.

    Por mí pueden devolver dichas obras… pero a las parroquias de las cuales salieron (en la mayoría de los casos por los saqueos en los diferentes conflictos en los últimos 200 años, o en la recuperación directa ante la desidia de las parroquias locales antes dependientes de Lleida), pero
    me parece un depropósito, sin embargo tener que entregar (que no devolver) dichas obras al obispado de Barbastro cuyas obras no le han pertenecido jamás.

    Si, por ejemplo, los famosos papeles de Salamanca (vuelvo a repetir, robados en su momento a punta de pistola) hubieran sido objeto de catalogación, clasificación, salvaguarda, restauración y proyectos divulgativos con recursos de los salmentinos o los castellanoleoneses, un servidor todavía hubiera dado cierta pátina de legitimidad a las reivindicaciones de no retorno. Pero la realidad es bien otra: que hasta que los catalanes no metieron cartas en el asunto, menos del 10 % de los salmantinos sabían que era eso del Archivo (mejor sería hablar, Depósito de papel) de la Guerra Civil.

    En el caso de las obras que jamás han pertenecido al obispado de Barbastro, esa obcecada sordera y facilidad para el insulto de determinados círculos aragoneses para con la actitud del Obispado de Lleida (Konde resume muy bien quienes son en el imaginario de dichos círculos los malos de la peli, “los catalanes”) y las autoridades locales — cuya predisposición a la solución dialogada del conflicto (ubicando en Fraga las dichas obras, p. ej.) ha sido más que evidente — solo responde a los atávicos prejuicios de los que he hablado más arriba.

    Responder

  11. > Pero esto ya pertenece al año a punto de acabar, y lo deberías saber.

    Permite, Mediterraneo, que vea para creer.

    Responder

  12. Pol, ya sabemos a la mierda que huele tu culo pero, por favor, no confundas ese nauseabundo olor con Cataluña.

    Repito:
    “¿Atávicos prejuicios anticatalanes? No tal, más bien, antipancatalanismo, dos ojos en la cara y un par de neuronas funcionales. Los que confunden su culo con Cataluña son los de ERC y compañía, nosotros sabemos separar muy bien la paja del grano.”

    Nadie, en España, odia a los catalanes simplemente nos caen mal los nacionalistas tipo ERC por sus contínuos desprecios. Ese “odio hacia lo catalán” es el único pretesto que tenéis para defender vuestra basura por eso intentáis que sea real aunque no lo sea. Y por eso confundís vuestra ideología política con “el sentimiento catalán” y vuestros mitos nacionalistas con Cataluña.

    Salud!

    Responder

  13. sr pol, por qué no acatáis sin más el fallo aunque no os sea favorable?lo q argumentas suena a milongas y a victimismo.como he dicho antes el vaticano algo sabrá d todo esto no?lo q me preocupa es q como el sentido d su fallo no conviene al nacionalismo(=fascismo,racismo,odio,sinrazón…) sólo cabe q criticar.defender la cultura catalana es una cosa y la intolerancia otra.
    como konde dice, nadie odia a los catalanes,eso sí no tragamos a los cuatro cantamañanas d erc,a los q, gracias a la maravillosa ley electoral vigente en españa,tenemos q aguantar. condicionan al resto d españa con sus desvaríos y estupideces. no son repesentativos, ni d lejos, d lo q piensa el resto d españa.
    en realidad las regiones q ahora se reivindican son las q menos historia tienen.el país vasco y cataluña son unos recién nacidos al lado d castilla y aragón(vascongadas siempre ha sido castilla y el condado d barcelona aragón).hace muy poco q existen tales conceptos(basados en la incultura,por cierto).
    por eso y para acabar, ojalá no existiera tanta lavadora d cabezas en cataluña y se asuma d una vez q en el siglo xxi,sobra tanta estupidez.

    Responder

  14. me refiero a la idea nacionalista d cataluña y el país vasco la q está basada en la incultura

    Responder

  15. En respuesta a Luís (18236) me he permitido traducir (para que no se canse) el famoso articulo de Salvador Sostres para que vea que en todos lados hay gente cómo él:
    “En Barcelona queda muy hortera hablar en español, yo solo lo hablo con la criada y con algunos empleados. Es de pobres y de horteras, de analfabetos y de gente de poco nivel hablar un idioma que hace un ruido tan espantoso para pronunciar la jota. Estos que no hablan catalán, a menudo tampoco saben inglés, ni francés, ni quién es monsieur Paccaud. Pero no solo en Cataluña el español es un síntoma de clase baja. El amigo Riera me facilita estos datos de la ONU del 2002. Renta per cápita de Noruega, 36.600 dólares; Dinamarca, 30940; Islandia, 29.750. Tres países riquísimos, con economías internacionalizadas y lenguas más pequeñas que la nuestra pero que las hablan sin complejos. Contra esta absurda creencia de que el catalán nos cierra puertas, estos datos sobradamente elocuentes de si sirve o no sirve una lengua minoritaria. En cambio en el maravilloso mundo hispánico la pobreza es el único dato. La media de los 13 principales países americanos que tienen el español como lengua, desde Argentina, Chile y Méjico hasta Nicaragua, Honduras y Ecuador, es de 6.209 maltrechos, dólares de renta per cápita. Cataluña hablando catalán y a pesar del expolio fiscal infringido por una España que no tiene ni la decencia de publicar las cifras del robo tiene una renta de 26.420 dólares. Tenemos que escoger modelo: Noruega o unirnos a la caravana de la miseria. El independentismo en Cataluña esta absolutamente justificado aunque solo sea para huir de la caspa y el polvo, de la tristeza de ser español.”

    Sostres habla desde la prepotencia de la burguesía que mira por encima del hombro a los que tuvieron que venir (y siguen viniendo) a ganarse la vida. La segunda parte es impecable.
    Luís lo hace desde la prepotencia del colonizador que, desde su ignorancia, se apiada de los pobres indígenas y les quiere convertir al cristianismo. Suerte que vino este señor de Huesca para darnos lecciones de cómo se va por el mundo. Le añadiria que en algo si tiene razón, el castellano es muy útil para los niños escolarizados en catalunya, ya que muchos acabaran sus estudios universitarios o trabajando en países desarrollados cómo EEUU o Alemania dónde, si tienen algun problema, le podrán preguntar al barrendero del aeropuerto, que siempre habla castellano… haced la prueba. Fuera de aquí el castellano no les servirá para mucho más.
    Me gustaría que todos los que se rasgaron, en su momento, las vestiduras por el artículo de Sostres, hagan lo propio con Luís.
    Espinosa, ha perdido una buena oportunidad para hacer creíbles sus tesis sobre el bilingüismo.

    Mediterráneo, no se que opinas del comentario sobre los usos lingüísticos de Tarragona. Debéis ser una irregularidad, el mes pasado estuve en Valencia y no parecían tener demasiados problemas de comprensión.

    por lo que respecta al vaticano, se trata de un estado totalitario sin jurisdicción en territorio catalán. Además tienen un ejército que da risa, así que, de momento, “ya pueden decir misa” :)

    Responder

  16. vitruvi, una contestación lamentable, demuestra tus valores.
    lo de los niños que hablan castellano es de nota,el valor que le das a un idioma varía en función del poder adquisitivo de la generalidad de la gente con la que puedes hablarlo.
    respecto al comentario del vaticano, ya veo que sólo sientes respeto( o miedo diría yo)poraquellos que son más fuertes que tú. si son más débiles te los tomas a risa.típica actitud de gente cobarde,aduladores con los fuertes y abusones con los débiles.vomitivo.
    demuestrasgran ignorancia y envidia al decir q con el castellano se va a pocos sitios.
    te has cubierto de gloria chaval

    Responder

  17. Luís, te lo voy a dar masticado para que lo entiendas: es tan lamentable dar valor a una lengua por el poder adquisitivo de sus hablantes (cómo hace salvador sostres) cómo por el número de sus hablantes o los quilómetros cuadrados de ocupan estos (cómo haces tu).
    no tengo ningun tipo de ignorancia ni envidia. hablo castellano (y otras tres lenguas) perfectamente. Ignorante es quien no sabe, y lo es más si no quiere saber. Envidioso quien quiere algo que tiene otro, tengo envidia de los que saben aleman, pero no la puedo tener de los que saben castellano. Yo no he dicho que con el castellano se vaya a pocos sitios, incluso he puesto ejemplos. Tu dices de forma prepotente que el castellano es una de las lenguas más importantes del mundo, y yo te digo que en los lugares importantes del mundo ya no se habla castellano. ya pasaron los tiempos del imperio por mucho que duela.
    al vaticano no me lo tomo a risa, cómo a ningún otro estado que no sea democrático y que se base en el fanatismo religioso, las decisiones de cuyos tribunales me merecen el mismo (poco) respeto.
    Que su ejército da risa no lo decia por su potencia militar, si no por cómo van disfrazados.
    te agradeceria que en lugar de insultar rebatieras las ideas que creas equivocadas con educación.

    Responder

  18. yo no he insultado a nadie, he comentado lo q has escrito y ,lo q según mi opinión, das a entender, q considero,repito, una actitud vomitiva.
    efectivamente, has puesto un ejemplo de dónde puedes ir con el castellano,eso sí, con una clara intención de despreciarlo. yo por el contrario me alegro inmensamente de poder ir a otro continente y encontrar personas con las q comparto un idioma,aunque sean,como tú has resaltado, basureros(en este comentario chaval,ya te dije, te cubriste de gloria).el alemán mola más pq puedes hablar con un ingeniero no?VAYA ELEMENTO!!,tú sí q deberías ser estudiado por espinosa como tantas veces me has dicho.
    por otra parte, si el vaticano hubiera fallado en sentido contrario, tu opinión sería distinta, pondría la mano en el fuego.algunos funcionan así.
    creo q aquí el q debería aprender educación eres tú(y quizá revisar tu escala de valores)

    Responder

  19. Pues si la actitud te parece vomitiva repasa tus argumentos. He utilizado exactamente los mismos que tu.
    tienes algo en contra de los trabajadores de servicios de limpieza (a los que tu llamas basureros)? yo no.
    el alemán “mola” porque puedes leer a Kafka en versión original y hablar del tiempo con un “basurero” alemán. Con los ingenieros alemanes siempre puedes hablar en inglés. Por si no lo sabes, tambiés hay ingenieros que hablan castellano, mongol y hasta catalán. Aunque no te lo parezca.
    Me alegro de que puedas ir a otro continente y hablar tu lengua. Ellos no pueden hacer lo mismo porque en la “madre pátria” (dónde les llaman “sudacas”) hay una ley de extranjeria que se lo impide.
    en lo del vaticano te equivocas. en eso soy cómo Rajoy, es igual lo que haga zapatero, que siempre lo ve mal. Es el problema de ser ateo de nacimiento.
    por cierto, muchas gracias, pero ya no soy ningún “chaval”. a ver si mantenemos un poco las formas, hombre!

    Responder

  20. Para Ramón Chao, que publicó un artículo en el diario La voz de Galicia, en diciembre de 2005. Una contestación políticamente incorrecta.
    En primer lugar quiero decirle que no tengo nada contra Cataluña ni los catalanes, es más yo misma nací en Barcelona, mis padres trabajaron allí un tiempo y vivieron felices, tengo familia arraigada allí, tíos y primos muy queridos que han nacido y fallecido en esa tierra. Esto no impide que conteste a su artículo. Soy licenciada y doctora en historia moderna, he trabajado en varios países europeos visitando centros de reconocido prestigio académico (mi especialidad es historia) y creo que tengo el criterio suficiente para opinar sobre los errores históricos que ha incluido en su carta (no le culpo de ello porque reconozco que últimamente el uso político que se da a la historia, sobre todo por parte de los políticos, es aberrante y preocupante). En primer lugar no crea lo que dicen los periódicos, los políticos o la televisión, no se conforme con esa primera opinión de gentes que desconocen la historia, acuda a verdaderos especialistas, a investigadores institucionalmente reconocidos y no sólo del ámbito catalán (allí hay grandes especialistas pero también algunos ignorantes, como en todos lados, fuera de Cataluña también).
    En primer lugar, voy a referirme al primer párrafo de su discurso: “los catalanes acogieron a lo largo de la historia a íberos, fenicios, cartagineses…. Todos aquellos pueblos existieron (están reconocidos por las fuentes históricas de la época), todos excepto los catalanes y por supuesto “los españoles”. Ni los que usted llamaría españoles ni los que ahora llamamos catalanes existieron en aquella época, el nacionalismo fue una corriente política que nació en el siglo XIX, tomó fuerza después de las revoluciones burguesas y tuvo especial arraigo en Alemania e Italia, dos países que nacieron como tales en 1870, no antes. Los catalanes no existen desde la época prehistórica, eso es un punto de vista de la historiografía nacionalista más rancia y tradicionalista del siglo XIX, un error histórico totalmente superado por la historiografía actual (excepto por tendencias muy politizadas que quieren servirse de la historia para ganar votos). En el territorio que ahora es Cataluña vivían diversas tribus, como en el resto de la península y del territorio que hoy llamamos Francia. Y tanto los que habitaban en la zona geográfica o entidad política que hoy llamamos Cataluña como en los demás territorios colindantes, tuvieron que convivir mejor o peor (si había que defenderse luchaban y mataban como todos los demás, no creo que los “catalanes” acogieran con los brazos abiertos a todos los pueblos que llegaban a la zona y se mezclaban con la población autóctona) con otros pueblos que llegaban para colonizar o sólo para comerciar. Los íberos no fueron “integrados”, vivían allí desde tiempos inmemoriales; fenicios y griegos fueron tímidos colonizadores, y tuvieron los mismos problemas allí que en otros puntos del levante o de las costas del Ponto, del Adriático o del norte de África, ya que no sólo se acercaron al litoral “catalán”. Los romanos sí que conquistaron el territorio y romanizaron prácticamente toda la península, en aquella época, Cataluña como “nación” y los “catalanes” nunca existieron como tales. Es como decir que los “españoles” ya existían en aquella época, eso es todo falso ¡los habitantes de aquella época no podían tener conciencia “nacional”!. La inmigración y emigración de la sociedad actual no se pueden mezclar con los problemas de convivencia de aquellos siglos. De verdad, me asusta su ignorancia, es realmente peligrosa y eso que usted ha sido condecorado como caballero de las Artes y las letras por Francia. No será por sus conocimientos históricos.
    Si actualmente Cataluña goza un clima de convivencia envidiable con las personas de otros países que acuden allí para vivir mejor, no se debe a aquellos seres humanos que habitaron en aquel territorio hace dos mil años. Si ahora existe concordia e integración es mérito de los catalanes-ciudadanos actuales y de nadie más, no hay que recurrir a la historia para arropar este triunfo que usted señala.
    Durante la Edad Media Cataluña nunca fue un reino, era el condado de Barcelona y un conjunto de señoríos, por lo que la Corona catalana-aragonesa nunca existió. Esta nomenclatura se utiliza mucho, sobre todo el Cataluña, pero fue creada en el siglo XIX y jamás fue usada en 1134, fecha en la que el conjunto de condados que formaban la actual Cataluña se unieron al reino de Aragón (este sí que tenía categoría de reino) con el matrimonio de doña Petronila y el conde Ramón Bereguer IV. A esta unión de territorios se le llamó la Corona de Aragón; a Aragón y Cataluña se la sumaron el reino de Valencia (que por cierto, Jaime I conquistó con importantes ejércitos procedentes de Aragón, aunque luego la repoblación fue fundamentalmente catalana) y el reino de Baleares. Cada territorio tenía sus instituciones particulares, no sólo Cataluña: Aragón tenía su diputación, un persona representante de la justicia “El Justicia”, las cortes y otros organismos propios del Reino que se utilizaban para contrarrestar el poder “relativo” del rey. En Valencia y Baleares sucedía lo mismo, y en Cataluña también. Sólo quiero decir que estas instituciones del “reino” no defendían los intereses del pueblo sino de las minorías dominantes, pues era una sociedad donde no existía ni el concepto de igualdad ni el concepto actual de libertad. La pena de muerte se aplicaba sin miramientos en muchos señoríos de Cataluña, Aragón y Valencia. Castilla también tenía sus instituciones propias, allí también había cortes. Y no creo que los “pars” de Jaime I fueran hombres ajenos a su época porque la conquista de territorios en el Mediterráneo por parte de catalanes y aragoneses se hizo a sangre y fuego. Y el consell de Cent en Barcelona fue una institución de su época, basada en las desigualdades profundas de la sociedad medieval, no hay que sentirse orgulloso de ello. El término nación sí que aparece en los documentos de la época, pero no sólo en documentos catalanes, sino también en los aragoneses y esta nación medieval no tiene nada que ver con lo que nosotros llamamos nación en la actualidad. En la edad media podemos hablar de “catalanes” como las personas que estaban bajo la jurisdicción de los condados de Cataluña y de las instituciones creadas en Barcelona, pero ¡ojo! los catalanes de aquella época no eran los de ahora, no eran “ciudadanos”, se definían por la diferencia jurídica, por el estamento social no por la pertenencia geográfica. Debemos recordar que en aquella época la sociedad era radicalmente distinta a la actual.
    Dice usted que los “catalanes te gustan porque en toda su historia no han ganado ni una sola guerra”, eso son tonterías, los catalanes participaron en numerosas batallas, reclutados en ejércitos pagados por la Corona (siglos XVI y XVII) junto a soldados nacidos en diferentes lugares de Europa, los ejércitos “españoles”, por ejemplo, el ejército representado en el cuadro de las Lanzas de Velázquez que luchaba a favor de Felipe IV, estaba compuesto por catalanes, aragoneses, castellanos, italianos, personas procedentes del Imperio y mercenarios…. Si usted se refiere a que los catalanes como “nación” enfrentándose a otra “nación” no ganaron ninguna guerra es cierto, pero es que nunca han tenido un “ejército nacional”, lo que no implica que no hayan matado, asesinado y se hayan comportando como el resto de los mortales a lo largo de la historia. Según su interpretación, los aragoneses, gallegos, castellanos, andaluces… tampoco habrían ganado ninguna guerra. España como Estado institucional nació a principios del siglo XVIII, con las reformas del primer borbón, Felipe V; y Cataluña, nos guste o no, era un distrito más de ese Estado, y como tal, ganó y perdió guerras como el resto del territorio considerado en aquella época España, así que su percepción es totalmente errónea, los catalanes también “ganaron y perdieron” guerras, como todos.
    Con respecto a la guerra de sucesión a la que usted se refiere con la batalla de 1714: es cierto que existía una buena proporción de población de Cataluña que apoyó al archiduque Carlos, pero igualmente es cierto que hubo catalanes pertenecientes a la nobleza y las elites que apoyaron a Felipe V hasta la muerte. La guerra de sucesión no fue una guerra entre naciones como se ha recalcado muchas veces por historiadores poco rigurosos, no fue una guerra entre Castilla y los territorios de la antigua Corona de Aragón, fue una guerra entre grupos sociales y políticos, ya que gran parte de la nobleza (castellana, aragonesa y catalana) apoyó al Borbón y en Castilla también hubo población que apoyó al archiduque. ¡No se confunda! Por tanto, la batalla de 1714, la perdieron unos catalanes y la ganaron otros catalanes. Muchos nobles catalanes se alegraron de que ganara Felipe V ya que éste acabó con las trabas que en la corte de Madrid les ponían para entrar a formar parte de las instituciones reales. Con Felipe IV se abolieron estas limitaciones burocráticas y castellanos, catalanes, aragoneses y valencianos (todos ellos nobles porque era una sociedad estamental y desigual) pudieron entrar a formar parte de estas instituciones, tal y como reclamaron durante siglos. Así que otro error.
    De nuevo, le reitero que el concepto de libertad que usted pone en boca de los catalanes del siglo XVIII no existía en aquella época, ya que este concepto actual nace durante la revolución francesa, y aún entonces tuvieron que pasar siglos para que esa libertad, igualdad y fraternidad tan jaleada por los revolucionarios, se extendiera a las mujeres y a muchos hombres del tercer estamento. La libertad que defendían las instituciones medievales catalanas se correspondía con la defensa de los intereses propios de una elite que consideraba inferior al tercer estamento, lo que llamaríamos nosotros el pueblo ¿es esa la libertad que usted defiende? Seguro que no.
    Me encantan los burros, son animales entrañables que han trabajado muchísimo para nuestro bienestar a lo largo de la historia. Quiero decirle que a muchos de los que usted llama españoles repudian los toros, rechazan esa fiesta llamada “nacional” con la que nunca se han identificado. Juan Ramón Jiménez, premio novel de literatura, (Huelva) amó a los burros y no era catalán, sólo hay que recordar su obra Platero y yo. No creo que Juan Ramón, dotado de una sensibilidad excepcional y que tuvo que exiliarse durante la guerra civil tuviera como emblema de su país, España, el toro. Está usted equivocado si cree que a todos los españoles les gustan los toros, yo lucho porque se acabe la “fiesta”; y también he de decirle que hay catalanes a los que les encantan los toros. Aunque sí alabo la ley de protección animal de Cataluña, muy adelantada, felicidades. Y las iniciativas para no utilizar las plazas de toros allí me parecen maravillosas. Eso sí, no identifique a todos los españoles con los toros, es un error gravísimo.
    Y lo del cava, es otra vez un invento de los medios de comunicación y de los políticos, que tratan de crispar los odios nacionalistas para conseguir sus objetivos. Le puedo decir que no conozco a nadie que haya secundado el boicot del cava y, de verdad, conozco a muchos madrileños, zaragozanos, andaluces… de verdad a muchos. Otro error.
    Tampoco entiendo por qué ahorrar una letra es tan glorioso. Añadirla me parece igualmente bonito. No me voy a sentir inferior por acabar las palabras con una letra más. Tanto el catalán como el castellano son lenguas muy antiguas e igualmente merecedoras de nuestro cariño y atención, no es mejor el catalán por ahorrarse letras, Ramón Llull, como otros autores medievales, escribían un catalán maravilloso y no creo que pensara que su lengua era mejor que el castellano por ahorrar letras.
    También he de decirle que el Quijote no se habría vuelto cuerdo en Cataluña, de eso estoy segura, no por nada en especial, sino simplemente porque un loco no lo es menos según el lugar en el que esté; y menos mal, porque si el Quijote (por cierto un personaje literario) hubiera recobrado la razón (en Cataluña o en otro lugar) habríamos perdido una de las joyas de la literatura universal (fíjese que digo universal y no española, el Quijote ha sido reconocido mundialmente)
    Dice que la población catalana se define por una doble característica, esto me parece desmerecer a los seres humanos que habitan en Cataluña; supongo que ellos son como los demás. Decir que tienen características especiales es catalogarlos, limitarlos y encajonarlos en un estereotipo. Afirmar que todos los catalanes con caprichosos (por el “rauxa”) o sabios (por el “seny”) es igual que decir que los andaluces con vagos, los catalanes peseteros, los madrileños chulos y los aragoneses tozudos y cabezones; una verdadera tontería y un insulto para los catalanes que son y serán lo que ellos quieran ser, pues cada individuo es libre de ser lo que quiera al margen de los nacionalismos y los regionalismos.
    Ah! Un apunte, Dalí, además de ser el surrealismo en estado puro, fue franquista hasta la médula.
    Y además Barcelona es una ciudad más, con sus hipocresías y verdades, intolerancias y tolerancias, con sus maravillas y sus grandezas, con sus virtudes y sus defectos, como otras ciudades europeas, ni más ni menos. Y recuerde que yo he nacido allí.
    Si realmente quiere hacer un panegírico de los catalanes, hágame caso, no utilice la historia, porque estará haciendo el ridículo y un grandísimo daño a los ciudadanos de Cataluña.
    Una última pregunta ¿qué significa ser catalán hoy? Supongo que muchas cosas pero mejor hablemos de seres humanos, un concepto más solidario y enriquecedor.

    Por cierto, los discos de su hijo me encantan.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *