Incendio

Parece, por fin, controlado el incendio en la zona de Riglos (Huesca). Un verdadero desastre natural porque, además de la pérdida de masa forestal, el fuego podría haber provocado la muerte de las más de doscientas parejas de buitres leonados que anidan en las paredes de uno de los mallos que se ubican junto a la población. Se da la circunstancia que – justo en estos meses, julio y agosto – las crías abandonan el nido. De hecho, el propio pueblo se ha librado de la quema por puro milagro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *