Invocación celta al Sol

celta
Dintel de Casa Olivan de Otal, hoy en el Museo de Serrablo

Este día dedicamos
al poder del sol
la potencia, el calor de la vida, el fuego del espíritu,
el rey que es
el consorte de la reina que da a la tierra su vida,
maestro en el manejo de la arcilla,
y pedimos al poder del sol que penetre en nosotros
a través del misterio de ella,
que podamos conocer
la riqueza de la tierra fecunda,
la abundancia de sus bienes,
su corona dorada.
Danos, Sol, poder
para trabajar bien en esta tierra.
Danos, Sol, poder
para regocijarnos y triunfar.
Danos, Sol, poder
para vivir con fortaleza y valor.

(Robin Skelton)

FUENTE: PIRINEO ADENTRO, de Ricardo Mur y Enrique Satué (Ed. Barrabes)

1 comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *