Islam y Libertades

cartoonsLa semana pasada Arabia Saudí, Kuwait y Libia retiran sus embajadores en Copenhague, la Organización de la Conferencia Islámica muestra su disconformidad y media docena más de países se suman a la condena… ¿Por qué? ¡Por unas viñetas!

Todo comenzó en septiembre del año pasado cuando el diario Jyllands-Posten publicó unas viñetas que fueron consideradas inaceptables por el mundo islámico. La negativa del gobierno danés a pedir disculpas y la difusión por Oriente Próximo de unos dibujos ofensivos contra el Islam atribuidos al mencionado periódico, han enrarecido aún más el ambiente.

El suceso no tendría la mayor importancia si no fuera por lo que subyace, a saber, la incapacidad del Islam para aceptar el mundo moderno sin renunciar a su propia identidad. Rechazar la razón para analizar la realidad y sustituir aquélla por el Corán y la sharia los convierte en prisioneros de su castillo ideológico, donde religión, sociedad y política se superponen formando una muralla infranqueable a conceptos ‘occidentales’ como la ‘democracia liberal’ o la ‘libertad de expresión’.

ACTUALIZACIÓN: Caricaturas: no cesa la polémica (02/02/06). Y en algunos países europeos las imposiciones religiosas desde el Estado recuerdan tiempos pasados: Polémica por crucifijo en Italia.

6 comentarios


  1. Que pinta Libia junto a Arabia Saudí y Kuwait? Libia no es una dictadura islámica si no “socialista”.

    Responder

  2. El sistema político actualmente vigente en la “Gran Jamahiriya Libia Árabe Popular Socialista” es heredero directo de la revolución de 1 de septiembre de 1969 que llevó al poder al entonces capitán Gaddafi tras derrocar el régimen monárquico de Idris I, legado del periodo de influencia británica en el país.
    En 1977 se cambio la denominación del país, que pasó de República Árabe Libia a Yamahiría Árabe Libia Popular y Socialista, con el añadido de “Gran” desde 1986. Yamahiría es un neologismo árabe que puede traducirse como “Estado de las masas”, en el que el pueblo ejerce directamente todo el poder, de acuerdo con la Tercera Teoría Universal del Libro Verde del Coronel Gaddafi, mezcla de conceptos asamblearios, socialistas e islámicos. El sistema de la Yamahiría define el orden político, económico y social, sometido también al Corán.
    No hay Constitución. El sistema político se basa en el Libro Verde. Las instituciones políticas fundamentales son el Congreso Popular General (especie de Parlamento), el Consejo del Mando de la Revolución y el Comité Popular General (Gobierno), compuesto por cinco Ministerios tras la renovación ministerial operada en marzo de 2000. No hay elecciones, los miembros del Congreso Popular General son designados por los Congresos Populares Básicos que se celebran en cada barrio o municipio.
    En 1994 se establecieron los Mandos Sociales Populares como órganos de información y control del Régimen en todos los núcleos de población.
    En 1996 se crearon los Comités de Depuración, encargados de reprimir la corrupción. En 1998 el país fue dividido administrativamente en veintiséis “shabiyat” (provincias populares) al frente de cada cual figura un secretario (gobernador) con amplios poderes administrativos, políticos, de orden público y de adjudicación de contratos de obras públicas.
    Este proceso dio un salto cualitativo en marzo de 2000 con una reestructuración del Gobierno central en virtud de la cual se suprimieron las funciones ejecutivas del gobierno central y se disolvieron ministerios clave (entre otros Educación, Sanidad, Energía, Agricultura, Industria, Comunicaciones, Economía, y Comercio y Planificación) cuyas funciones fueron transferidas a los 26 Comités Populares Provinciales o “shabiat”.

    Responder

  3. Pues eso, sustamcialmente distinto a Arabia Saudí y Kuwait que son monarquias “tradicionales”, por usar algun eufemismo…

    Responder

  4. Actualmente Libia está en un permanente estado de sitio debido a las “amenazas internas” por el gran auge del islamismo.

    Hace unos meses el Departamento de Estado de los EEUU incluyó al Grupo Islámico Libio en la Lista de Grupos terroristas, lo cual fue un “guiño” para las nuevas relaciones de Libia con Occidente, incluyendo los esfuerzos (casi clandestinos, pero reales y eficaces) de la Yahiliya en la GWOT (Global War On Terrorism) lo cual beneficia a ambos paises que hasta hace poco eran enemigos (y ello le costó la vida a un hijo de Gadafi en 1984).

    La tensión interna entre la radicalización de los grupos de oposición política (ilegales) o terrorista, todos ellos de raiz islamista que están tomando muchos adeptos requieren del gobnierno libio ciertos “gestos” que acerquen las posturas llamadas “socialistas” (realmente el libro verde poco tiene de socialismo) con los sentimientos islamistas de gran parte de la población.

    Entiendo que la decisión de retirar el embajador hay que verlo como una acción de la politica interna de Libia, no de su política exterior. Al fin y al cabo no afecta a sus relaciones con la UE (seguirá vendiendo gas y petroleo a Italia como siempre) y las relaciones con Dinamarca se pueden considerar casi nulas.

    Al final sale ganado Gadafi, como siempre.

    Responder

  5. Yo también me apunto a la tesis que se debe interpretar en clave de política interior ya que habitualmente en Líbia, se ha perseguido a los movimientos islamistas.

    Responder

  6. De hecho el cabreo era previsible y posiblemente lo que buscaba el periodico, ya que todo el mundo sabe que la representación de Mahoma está expresamente prohibida por el islam.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *