Jan Saudek

Jan-SaudekMe resulta difícil mantener fija la mirada cuando observo La profunda devoción de Verónica. Esa división, marcada por la diagonal que separa lo divino de lo terrenal, el musculado y venoso brazo del dios hecho hombre que proyecta sobre la cara, los pechos y el regazo de la dulce Verónica, un rayo que la convierte en un ser lleno de erotismo, de sexo y de lujuria. Es curioso en Jan Saudek, que ha fotografiado su sufrida existencia de penuria, húmedos sótanos, sexo barato y grasienta depravación comunista durante la ocupación de Checoslovaquia, esta imagen de tanta belleza. Sirviéndose de idéntica puesta en escena por más de diez años, la misma alfombra llena de manchas de vino y semen y algunas prendas con las que ha medio vestido a sus modelos, Jan Saudek ha fotografiado a su familia, su cielo, sus amantes, sus enanos y a sí mismo. Pero esta fotografía es diferente, la imagen esta congelada, no sabemos, como en otras ocasiones, qué va a pasar. El fondo esta oxidado y oscuro, no lleno de color como en la mayoría de sus obras, ella es una mujer bien proporcionada y hermosa y está a punto de caer en una trampa.

Un año después realizó una versión de esta foto a la que tituló Profunda devoción de Ida. La imagen es la misma pero Ida esta totalmente desnuda. Es la propia desnudez en este caso la que reduce el contenido emocional de la obra. Y parándome a pensar el “por qué”, quizás simplemente sean los celos los que me hacen apartar la mirada de Verónica.

Por Paco Simón. 2002.

Créditos fotografía: The deep devotion of Veronica, 1989. Gelatino bromuro de plata virado e iluminado, 30,7 x 28 cm. Colección Julio Álvarez Sotos.

Fuente: Catálogo de la exposición «Mirar al mundo otra vez».Galería Spectrum Sotos, 25 años de fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *