Jean Dieuzaide

jean_dieuzaideDe las diferentes formas que podía tener un hipotético infierno, liberado del yugo del realismo o verismo fotográfico, una de las más viables y lúcidas podría ser Mi aventura con la brea, serie en la que al habitual lirismo, sentido espiritual de la materia y fuerza poética de Jean Dieuzaide, se unen algunos elementos expresivos no necesariamente presentes en el resto de su polifacética y polifónica obra personal (en especial, la morbidez, el nihilismo icónico y el dramatismo formal). El autor de Viaje a Iberia se encontró por primera vez con la brea en 1956, “líneas y formas de esta materia fusible se han entregado conmigo al juego de la seducción”, volviendo a reencontrarse con ella en 1958 y en 1960, acercándose finalmente a dialogar con la brea en 1974, con lo cual se clausura uno de los ciclos más fascinantes de la fotografía europea de la segunda mitad del siglo XX. De estas tres citas a ciegas (¿hay algo más cenagoso y viscoso, pero al mismo tiempo voluptuoso, imprevisible y orgiástico que las luciféricas y provocativas formas de la brea, si exceptuamos el propio infierno que, repito, parece reencarnarse ene sta obra maestra de la fotografía matérica?) surgieron 28 fotografías. Son intangibles y oscuras formas volumétricas y “malestares demoníacos”, a cual más sombría y lóbrega, a cual más embriagadora y lírica.

Por Antonio Molinero Cardenal. 2002.

Más información en:

Créditos fotgrafía: Sin título, 1952. Serie Mi aventura con la brea. Gelatino bromuro de plata, 34 x 24,5 cm. Copia 1993, Fondo Galería Spectrum Sotos.

Fuente: Catálogo de la exposición «Mirar al mundo otra vez».Galería Spectrum Sotos, 25 años de fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *