La Cruz de San Jorge

Segunda equipación del Huesca
Segunda equipación del Huesca

Hace ya algunas semanas los rotativos deportivos se hacían eco de una noticia realmente curiosa: la segunda equipación del Huesca contravenía la normativa antiviolencia de la FIFA. Observando la camiseta resulta difícil imaginar cuál podría ser el “pecado” cometido por tal club pero todavía es más difícil comprender cómo la Cruz de San Jorge —la “culpable”— podría incitar a la violencia.

Aunque parezca increíble así lo cree el Seminario Permanente sobre Migraciones Internacionales y Extranjería, y por ello se ha puesto en contacto con la S.D. Huesca, la UEFA y la FIFA con el fin de alertar de tal “provocación”. Dicho seminario nació con la complicidad del Colegio de Abogados, la Facultad de Derecho y el Gobierno de Aragón y sus directores son Pascual Aguelo y Ángel Chueca. Como ya pueden suponer sus fondos se nutren del erario público, es decir, que salen del bolsillo de todos ustedes. Luego volveremos a esta cuestión.

Por su parte. la S.D. Huesca, en cuanto tuvo noticia de la supuesta infracción, hizo pública la siguiente nota oficial: “La Sociedad Deportiva Huesca se ha visto sorprendida con determinadas sugerencias relativas a su segunda equipación, la Cruz de San Jorge al pecho, que vienen suscritas por un Seminario Permanente sobre Migraciones Internacionales y Extranjería de Aragón. A los propietarios de tan largo nombre, ante la amenaza que profieren de dirigirse al Huesca, les instamos a que no perpetren tal llamada. No necesitamos que nos expliquen qué significa la Cruz de San Jorge. Ni qué significa la cruz. Lo sabe sobradamente nuestra Institución y está muy orgullosa de añadir su simbolismo a nuestra historia. Es el mismo orgullo con el que llevamos por España un emblema de Huesca, del Altoaragón, de Aragón: la Cruz de San Jorge. Encontrar violencia en la camiseta del Huesca no puede partir sino de quien ya tiene graves problemas para diferenciar lo limpio de lo sucio”.

Entremos ahora en el terreno de las comparaciones, odioso pero necesario. Para empezar, espero que tan ilustres pensadores se dirijan urgentemente a la Generalitat de Cataluña para que elimine de forma fulminante el Premi Creu de Sant Jordi (Premio Cruz de San Jorge) y por supuesto designe un nuevo patrón no vaya a ser que tanta incitación a la violencia acabe en un baño de sangre. Después de eso deberán dirigirse, entro otros, a los alcaldes de las ciudades de Londres, Milán, Genova, Montreal o Almería para que eliminen la Cruz de sus escudos no vaya a ser que se unan y organicen una nueva Cruzada. También deberán exigir la rápida desaparición de tal cruz de las banderas de Zaragoza, Huesca, Teruel, Tudela, Cerdeña, Inglaterra, Reino Unido y Georgia entre otras. Una vez finalizada tan loable tarea ya podrán cobrar su generoso sueldo sin ningún tipo de remordimiento.

Después de todo lo dicho, espero que cualquier persona con algo de sentido común se pregunte por qué un organismo tan “serio” puede llegar a realizar peticiones tan peregrinas. La explicación es bien sencilla.

En los últimos años han florecido numerosos “seminarios” (asociaciones, fundaciones, etc) bajo la sombra de lo político correcto tanto en cuestiones relacionadas con la inmigración como con la mal llamada igualdad de género. Los fondos para gestionar tales actividades, en su mayoría inútiles, provienen como no podía ser de otra forma del contribuyente, es decir, de usted. El corolario es evidente: deben justificar ese gasto para seguir cobrando todos los meses.

Mientras tanto, proyectos realmente útiles porque su trabajo se desarrolla en contacto directo con los inmigrantes y las mujeres que realmente lo necesitan se encuentran en la cuerda floja por falta de presupuesto.
Enlaces:

3 comentarios


  1. Me parece que poco más se puede añadir a lo que has dicho. Estas polémicas, como aquella de las cabezas de moro en el escudo de Aragón, son producto de una ignorancia que no debería existir y mucho menos en determinados círculos a los que se les presupone una suficiente formación intelectual. Es el símbolo el que depende del contexto y no al revés: nadie que esté en su sano juicio va corriendo detrás de una ambulancia de la Cruz Roja pidiendo confesión.

    Asímismo creo que tus conclusiones son acertadas: demasiado mamón chupando del herario público.

    Responder


  2. Hay que ver! Pues espero que no se fijen en el escudo de Aragón, porque según ese razonamiento, deberíamos de hacer algunos cambios …

    Que manera de ver gigantes donde sólo hay molinos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *