La Dama de Elche

«El vestigio más importante de la cultura ibérica española», «pieza arqueológica considerada como obra cumbre del arte ibérico»: así se define a la Dama de Elche en varios medios de comunicación con ocasión de su traslado temporal a la ciudad de Elche. Pues lo siento mucho pero, con todo mi respeto hacia a ilicitanos por el cariño que le tienen, discrepo por completo.

Su aportación al conocimiento de la sociedad ibera es muy pequeño debido a que se encontró fuera de cualquier contexto arqueológico. No podemos saber, por tanto, si se trata de una estatua funeraria o de culto, vinculada a una alta familia ilicitana o, extensiva y modélicamente, a toda una comunidad. De hecho aún se discute su carácter de busto. Se ha propuesto que originariamente fuera una figura completa, tal vez sentada como la Dama de Baza o la Dama “de las adormideras” de la misma Alcudia de Elche; pero también puede tratarse de un busto como el de varón de Baza (Granada) o la Dama de la necrópolis de Cabezo Lucero (Guardamar del Segura, Alicante).

dama_bazaMucho más importante y representativa es, por ejemplo, la Dama de Baza, descubierta por Presedo en el año 1971 durante el curso de unas excavaciones en la necrópolis en Baza:

«La Dama está sentada en un rico trono de madera de extremos en forma de alas y con las patas rematadas en garras de felino: un viejo motivo mediterráneo, generalmente en pequeñas terracotas, que un artista ibérico de Baza magnifica en piedra. Sus pies reposan en un escabel. Viste manto, que le cubre la cabeza y que cae a lo largo del cuerpo, en zigzags. Debajo, tres finas túnicas.

La adornan además una diadema, grandes pendientes cúbicos, cinco filas de collares, uno de ellos con lengüetas, probablemente con estuches porta amuletos, protectores, y el inferior con colgantes lanceolados que, acaso, son estilizaciones de anforitas, como las de la Dama de Elche.

Lleva numerosos anillos en los dedos de ambas manos, que multiplican su riqueza. Sostiene un pichón azul en su izquierda, un símbolo de fecundidad asociado también en el Mediterráneo a Astarté y a Afrodita. El diferente gesto de las manos crea una leve disimetría en los pliegues del manto sobre el pecho. La derecha, apoyada sobre la rodilla, arrastra la tela.

El trono, a la altura del costado derecho, está abierto y en la cavidad se depositaron las cenizas cremadas del difunto, posiblemente una mujer. El trono alado y con garras es propio de una diosa, como el de la Dama de Galera, que protegían esfinges. Las alas sugieren que el trono es además un vehículo mágico en el que la divinidad puede viajar hacia el allende. El personaje allí enterrado se aproxima así a la diosa: un lenguaje divino reviste la efigie heroizada de la allí enterrada, si fue mujer. Una mujer elegida de la sociedad ibérica a la que cuatro grupos familiares ofrecerían, desde las aberturas en los cuatro ángulos del pozo que comunican el mundo de los muertos con la tierra, las libaciones y ritos debidos. La Dama es una diosa madre, de la fecundidad. En su seno materno ha acogido de nuevo a la noble difunta, tal vez en un concepto cíclico y fecundador de muerte y vida.

La estatua presidía una cámara subterránea o pozo de forma cuadrada, con ángulos redondeados, que posiblemente evocan la planta simbólica de un “lingote chipriota”, como en el suelo del monumento de la necrópolis de Pozo Moro (Albacete) o la tumba orientalizante bajo uno de los túmulos de los Villares de Hoya Gonzalo (Albacete). Ante la efigie de la Dama se depositaron ricas ofrendas: armas, un broche de cinturón, fíbulas, fusayolas y numerosos vasos funerarios con ofrendas, cubiertos de blanco y decorados con símbolos vegetales, algunas de cuyas tapaderas rematan en granadas.

El enterramiento de la dama de Baza parece marcar el establecimiento inicial de un espacio funerario aristocrático en esta necrópolis en cuya proximidad se aglutinan otras tumbas de altos personajes. La dama es, pues, posiblemente origen y núcleo de un espacio de la muerte, jerárquico y privilegiado, en el siglo IV a. C.»

Fuente: CD-ROM «Los iberos y sus imágenes». Fotos: IPHE, Ministerio de Educación y Cultura

16 comentarios


  1. Como veo que de historia sabes un bastante más que yo,que sólo soy un aficionado, daré por buenas tus observaciones.
    En cualquier caso, siempre que voy a Madrid intento visitar el Arqueológico Nacional, por lo que he tenido ocasión de ver tanto a la de Elche como a la de Baza un par de veces y te aseguro que me han impresionado mucho ambas. Por encima de cualquier ulterior valoración.
    Tengo entendido que en la de Elche se refleja una gran influencia de las técnicas típicas de la imaginería griega de la época y que hay hasta quien dice que fue obra de un taller griego en la zona.
    Me encantaría saber que opinas.
    Un saludo.

    Responder

  2. … la más importante para las arcas del estado y de madrid por los beneficios derivados del turismo, los derechos de imagen, entradas al museo y “merchandising” vario que genera la estatuita. de hecho el periodista, lego en arqueologia, sólo ha contribuido a cebar otro mito, de los muchos de que se alimenta la sociedad actual.

    Responder

  3. Pues no iba por ahí, pero me da la sensación (no sé por qué) de que volvemos a la carga con los malvados centralistas, o así. En fin, lo de siempre.
    A propósito: ¿Utilizaría usted el mismo término “estatuíta” en el mismo tono despectivo si la pieza formara parte de la herencia cultural catalana o estuviera en un museo catalán? Naturalmente que sí. Supongo.
    Ya que parece usted un especialista en la materia, le agradecería sinceramente aclarara su parecer acerca de la pieza.
    Tiene uno mucho que aprender.
    Un saludo.

    Responder

  4. Tampoco es para ponerse así, Vitruvi. Que no sea la más importante, no significa que no lo sea. Su temprano descubrimiento, año 1897, y la delicadeza de sus rasgos le ha convertido en la “dama” más popular del pasado ibero.
    Os dejo un par de enlaces:

    1.- La Dama de Elche. Datos para su cronología.

    2.- Contestando al fino estilista enmascarado: sobre su fabricación y los artesanos que la esculperon hay muchas teorías. La última que conozco es la siguiente: Reflexiones sobre la Dama de Elche. El artículo consiste en una nueva aproximación arqueológica a la “Dama de Elche” a partir de la hipótesis de que fuera la petrificación de una imagen de culto de madera.

    Responder

  5. Perdón, parece que no me he hecho etender bien.

    Lo de “estatuita” no era en tono despectivo. esta cultura forma parte de mi herencia cultural ya que vivo en una zona plagada de vestigios de asentamientos íberos que he podido estudiar. Siento no poder aportar mucho más sobre la est… la dama de Elche. Mi PFC versó sobre la aplicacion del método Harris, de analis estratigrafico, a estructuras verticales. Así, que si lo desea puedo explicarle cómo contruian muros los íberos y poca cosa más.

    Si quiere, otro dia discutimos sobre las colecciones de los grandes museos ya sean de madrid, paris, londres, barcelona o Berlin, la desconstextualización de las piezas y la forma de exponerlas (o amontonarlas segun el caso) pero este no era el tema en este caso.

    Miguel, yo no he dicho que no tenga importancia, de hecho no lo he valorado, queria decir que, aveces, la importancia mediatica o económica supera a la científica. Igual que tu, supongo.

    Responder

  6. Vitruvi: Me has dejado “joio” con lo de las estructuras verticales, aunque viniendo de tí SEGURISIMO que es cierto.

    Yo voy a adoptar una estructura horizontal que ya es tarde y demà tinc feina a primera hora.

    De buen rollo y saludos.

    Responder

  7. Vitruvi escribió: «a veces, la importancia mediatica o económica supera a la científica». Así es; ese era el mensaje que deseaba transmitir en el comentario y por ello ponía el ejemplo de la Dama de Baza ya que, de su estudio, se pueden sacar muchas más conclusiones que de una estatua encontrada en una colina sin más referencias.

    Responder

  8. Totalmente de acuerdo contigo en que el vestigio “ibero” más importante de España hasta la fecha es la Dama de Baza, por encima de la de Elche. De todas formas debemos tener en cuenta las muchas piezas que debe haber en las mansiones de las grandes fortunas, vendidas por gente sin escrúpulos o por cazatesoros, afición que va a dejar a España esquilmada de restos arqueológicos.

    Responder

  9. Vitruvi: Hoy or casualidad he visto algo en TV sobre la dama de Elche, pero desgraciadamente no he podido prestar la debida atención.

    No sé de qué va el tema, y por lo leído en las entradas mi desconocimiento es total y absoluto sobre el mismo.

    Saludos.

    Responder

  10. no lo he visto y tampoco me ha interesado nunca, demasiado, el tema. Creo que la van a trasladar a Elche para una exposición. De lo que si te puedo informar es que, tras su descubrimiento, a finales del XIX fue vendida y acabó en el Louvre que, al cabo de unos años la cambió por otras obras de arte con el estado español. Los ilicitanos (los que se la vendieron por cuatro perras), cómo no podia ser menos, siempre han reclamado el retorno de la obra a su lugar de origen. Me suena la historia a no se que piezas religiosas…

    Responder

  11. No tengo mucha idea sobre la importancia de una respecto a la otra, pero me sorprende de que para tanta documentación que posees sobre el busto ibérico más importante (la dama de Elche), no conozcas el detalle de que se encontró en L’Alcudia ciudad ibérica que abarcó el período comprendido entre la Edad de bronce, hasta después del siglo Va.C. época bizantina y visigoda.

    Un saludo de un Ilicitano

    Responder

  12. Hola Juan: lo cierto es que se encontró fuera de cualquier contexto arqueológico y, por lo tanto, la información que puede deducirse de ella es mínima en comparación con otros tesoros ibéricos. Su fama se debe más a factores políticos que a los propiamente históricos sin que ello sea óbice para reconocer su belleza.

    Responder

  13. Porque fue encontrada en el interior de un escondrijo, como si la hubieran ocultado, y por lo tanto no sabemos cual era su ubicación original.

    Responder

  14. El escultor y su época: autor desconocido, sin duda un indígena que tenía conocimiento de obras de arte griegas. La dama de Elche es una muestra extraordinaria de la escultura ibérica porque en ella se ve muy bien la síntesis cultural que los pueblos ibéricos, establecidos en el litoral levantino y sur de la península durante la segunda Edad del Hierro, realizaron debido al contacto comercial con los pueblos colonizadores mediterráneos, especialmente fenicios y griegos. La influencia fenicia aparece claramente en las joyas que porta la dama (en el Museo Arqueológico Nacional hay piezas de orfebreria fenicia-tartésica muy semejantes, como las piezas de oro del tesoro de la Aliseda, realizadas en filigrana y granulado).

    Responder

  15. me gustaría saber más sobre la dama de Elche como porque es tan imprtante para los arqueólogos o mas descripciones sobre ella

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *