La financiación autonómica

Información básica:

  • Legislación: aunque han sufrido alguna modificación posterior, las normas básicas son la LEY ORGÁNICA 7/2001, de 27 de diciembre, de modificación de la Ley Orgánica 8/1980, de 22 de septiembre, de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) y la LEY 21/2001, de 27 de diciembre, por la que se regulan las medidas fiscales y administrativas del nuevo sistema de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autonomía. Tanto éstas como otras disposiciones relacionadas fueron publicadas en el B.O.E. nº 313 de 31 de diciembre de 2001 (corrección de errores).
  • Sistemas de financiación. Dos sistemas: el régimen foral -País Vasco y Navarra- y el régimen común que se aplica al resto de las CCAA (Canarias tiene un régimen especial por razones históricas y geográficas).
  • Impuestos autonómicos propios: sucesiones, donaciones, sobre el patrimonio, de transmisiones patrimoniales, actos jurídicos documentados, matriculación, electricidad y tasas sobre el juego.
  • Participación de los impuestos estatales: 33% del IRPF, 35% del IVA y el 40% de los impuestos especiales (gasolina, alcohol y tabaco).

Fuentes de discriminación: En primer lugar, los impuestos autonómicos propios por cuanto las CCAA tienen capacidad normativa para modificarlos. En segundo lugar, el régimen foral del País Vasco y Navarra que resulta muy favorable para ambas comunidades. Para Carlos Monasterio, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Oviedo, la ventaja consiste “en poder sustraerse a una buena parte del flujo redistributivo”. Por su parte, Alberto Recarte, Técnico Comercial y Economista del Estado en excedencia, afirma que “la negociación con Navarra nunca ha tenido problemas, aunque los supuestos utilizados no son muy sólidos. El caso del cupo vasco es considerado por los expertos como una cesión al PNV, en una vano intento de comprar su lealtad constitucional. Su cálculo, imperfecto y fruto de una negociación política, no tiene bases contables sólidas […].” Para Ángel de la Fuente, Doctor en Ciencias Económicas, “la metodología adoptada para el cálculo del cupo vasco y la aportación Navarra ha resultado extraordinariamente favorable a estas regiones, permitiéndoles disfrutar de un volumen de recursos por habitante muy superior al del resto de los gobiernos autonómicos.” (más adelante encontrarán ustedes los análisis completos de estos expertos, los cuales van más allá de la problemática foral).

Las Balanzas Fiscales autonómicas: En los últimos meses el tripartito catalán viene aduciendo un supuesto agravio fiscal que para el 2001, último ejercicio presupuestario cerrado, se cifraría en 11.307 millones de euros. Se basa para ello en un instrumento contable denominado Balanza Fiscal, el cual permite conocer (?) la diferencia entre la suma de los impuestos de cualquier naturaleza recaudados en un territorio y los gastos e inversiones públicas realizados en el mismo territorio. Llegados a este punto, debemos preguntarnos si las pretensiones catalanas o las de cualesquiera comunidad pueden escudarse en las balanzas fiscales y en el déficit negativo resultante o, si por el contrario, tales balanzas son inaplicables. Les adelanto la conclusión: la utilización de las balanzas fiscales autonómicas es pura demagogia que se usa como cortina de humo para ocultar las verdaderas intenciones de quienes las defienden, a saber, obtener determinados privilegios económicos. La consideración de las balanzas fiscales sugieren distintos esfuerzos fiscales en función del territorio donde reside una persona, lo cual es absolutamente falso: en términos generales, todos los españoles contribuimos en función de nuestra capacidad económica y, por tanto, todos hacemos el mismo esfuerzo fiscal. En este punto es importante resaltar que unas tres cuartas partes de los saldos fiscales obtenidos en las balanzas fiscales corresponden al proceso de redistribución personal y la cuarta parte restante a flujos territoriales. Este es el primer argumento en contra de la utilización de aquéllas. Segundo argumento: si utilizamos las Balanzas Fiscales autonómicas para medir la solidaridad interregional, aceptamos implícitamente el siguiente corolario: las CCAA deficitarias, como Madrid o Cataluña, son maltratadas por el Estado y las superavitarias, como Galicia o Extremadura, resultan favorecidas por ese mismo Estado. Al parecer, una Balanza Fiscal equilibrada sería lo más justo y deseable pero, en realidad, tal equilibrio supondría justamente todo lo contrario: las CCAA con una renta personal media elevada saldrían favorecidas y las de renta media más baja perjudicadas. De hecho, las balanzas equilibradas eliminan por completo cualquier tipo de solidaridad interregional y rompen en mil trozos la cohesión del Estado. En palabras de Ángel de la Fuente: “si las CCAA tuviesen que valerse únicamente de sus propios recursos tributarios (balanzas fiscales equilibradas), la calidad de los principales servicios públicos variaría enormemente de una parte de España a otra”. Lo cual, lógicamente, es inaceptable. Tercer argumento: este instrumento contable presenta numerosos problemas metodológicos que explican los dispares resultados obtenidos por distintos investigadores. Tal es así que podemos prever su resultado final u obtener el más favorable a nuestros intereses en función de los criterios contables seleccionados.

Análisis: He seleccionado tres trabajos que permiten profundizar en la problemática financiación autonómica. Los dos primeros se publicaron en FAES (PP) y el tercero, y tal vez el más completo e interesante, en la Fundación Alternativas (PSOE).

Conclusiones personales: Si queremos realmente mantener la cohesión territorial y la redistribución fiscal, el camino pasa por un único sistema de financiación y por tanto la desaparición del régimen foral vasco y navarro. Este sistema bien pudiera basarse en la Ley 21/2001 que podría refinarse una vez cerrados los ejercicios fiscales de 2002, 2003 y 2004 ya que así dispondríamos de los datos necesarios para averiguar sus posibles deficiencias. Tal y como muestra el estudio de Ángel de la Fuente, el sector público -para el período 1990/97- ofrece un nivel aproximadamente uniforme de servicios y gasto social en todas las regiones, a cuya financiación los diferentes territorios contribuyen en proporción directa a su riqueza. No obstante, este economista señala, para el mismo período, “que se observan ciertas desviaciones difícilmente justificables cuando se compara el gasto público por habitante frente a renta per cápita para el mismo período. Dichas desviaciones se deben en parte a la existencia de un sistema específico de financiación que genera resultados extraordinariamente favorables para los territorios forales. Pero incluso dentro de las comunidades de régimen común, las diferencias de financiación son bastante superiores a lo que sería justificable […]”. En todo caso, estas conclusiones se refieren al período 1990/97 y, por tanto, desconocemos si la Ley 21/2001 ha corregido dichas desviaciones. Convendría pues darnos un cierto margen de tiempo y esperar a disponer de resultados más consistentes para los ejercicios 2002/04.

4 comentarios


  1. en mi modesta opinion creo que es dificil,conjugar las ideas puramente politicas y la financiacion economica.
    En este panorama que considero un NUDO GORDIANO se destaca de forma radical la priviligiada y hasta insultante diferencia entre los territorios de regimen foral y los de comun.
    La perversa actitud historica del PNV ha gestionado injustamente la liquidacion del CUPO,que por una razon u otra,siempre han sido beneficiosas las cuentas para los JETZALES.
    Ahora le toca el turno a la singularidad catalana,que ya voraz espera el grande paquete de Zapatero. Andalucia esta en la cola.
    Y el resto o ESPAÑA RESIDUAL a esperar la distribucion de forma pobre e igualitaria.
    Decia mi profe de Hcienda publica.
    El secreto de la financiacion no son ni los modelos ni las cifras
    Son eso LA FINANCIACION
    LO BUENO ES RECAUDAR TODO Y ENVIAR AL ESTADO EL RESTO
    LO MALO ES ESPERAR QUE EL ESTADO DISTRIBUYA LO QUE HA RECAUDADO.
    LOS MAS LISTOS VASCOS Y NAVARROS
    LUEGO LOS CATALANES
    Y EL RESTO LOS TONTOS DEL PELOTON
    Falta claridad de modelos,transparencia de cifras
    Sobra la gran injusticia.
    PARA CUANDO UN ESTADO UNIFORME FISCALMENTE SR ZAPATERO?

    Responder

  2. Decía JFMS, muy sintética mente, en su oportunísima breve glosa sobre ‘La financiación autonómica’ de hace poco: “Hablamos de posible cohecho, lo cual es lógico, en cuanto nos enteramos de que un político o un funcionario con capacidad de decidir reciben un regalo de un contratista, pero ¿qué calificativo deberíamos emplear cuando un Gobierno distribuye la financiación autonómica de forma sesgada a favor de una Comunidad Autónoma a condición de recibir en el Congreso el apoyo del correspondiente partido nacionalista? ¿Es posible que no nos demos cuenta de que hemos construido un SISTEMA político y electoral que conduce irremisiblemente al COHECHO?”
    Pues eso, aquí ahora, ¿a quién le podría importar? ¡Todas esas carísimas lumbreras que tanto se andan hoy empa[n]t[an]ando sobre si otro proyecto de ley resulta o no constitucional bien podrían preocuparse, tan bien, acerca de tamaños timos!

    Responder

  3. La CAV aporta mediante el cupo el 6,24% de su producto interior bruto al año, para pagar los supuestos gastos que tiene el estado aqui y conpetencias no trasferidas. Mucho mas de lo que se recibe, eso son datos no las inventadas en base a nada.
    Del periodo 2007 a 2011 fueron mas de 5000 millones de euros al año.
    Si metes a navarra se aporta del 7,84%. Pues navarra aporta el 1,6% de su PIB.

    Del 2004 al 2009 se transfirieron de cupo liquido (lo que se transfiere es mucho mas solo que el estado aqui tambien recuada y luego se descuenta) 1700 millones, las inversiones del estado en la CAV fueron de 3500 millones.
    Esas inversiones encima no las quiere la mayoria, TAV, puerto de pasaia, puerto de bilbao…
    Del periodo 2000-2009 fueron transferidos limpios (despues de pagar pensiones y demas) desde la CAV por medio de la SS 12438 millones de euros. Siendo el 2011 el unico año en que con lo recaudado no da, claro que la recaudacion ha bajado por que es España quien lleva eso, y sus reformas laborales y bajadas de sueldo por ley lo ha permitido.

    Vamos que de la CAV y Navarra (de aqui menos, es mas con el chanchuyo del IVa de Wolswagen han regalado Navarra al PP), no deja de salir dinero para España a expuertas. Dinero que no vuelve.

    Eso sin contar que si nosotros nos gestionamos mal nos vamos a la mierda, mientras que mediante el Cupo tenemos que pagar cosas como los intereses de la deuda de España.

    Pero vamos a ver, viendo sueldos, tasa de paro, nivel de desarrollo, aportaciones de cada uno… Es inposible que el resto nos mantengan, es mas el problema con Cataluña, es que con un concierto como el nuestro no se les podria robar (se les robaria pero no tanto) tanto y eso es inviable para España, pues hay mucha ruina que pagar.

    Responder

  4. La Federación Territorial de Asociaciones de Pensionistas y Jubilados de Araba, Gipuzkoa, Bizkaia y
    Nafarroa asegura que «la Seguridad Social en Euskadi, no sólo no es deficitaria sino que por el momento
    es fuertemente favorable y solidaria».
    La asociación quiso responder así a «la alarma» suscitada entre algunos pensionistas en los últimos días
    «por la falsedad de datos que sobre el asunto de pensiones se están dando a conocer en numerosos actos
    políticos publicitados por los medios de comunicación», en el sentido de que un sistema vasco de
    Seguridad Social sería deficitario.
    En este sentido, y «ante la necesidad social de salir al paso de esa inquietud», la federación ha hecho
    públicos los saldos de la Seguridad Social en la CAV desde 1999 a 2003.
    Según éstos datos, extraídos de los balances oficiales del Ministerio español de Trabajo y Asuntos Sociales,
    tanto las prestaciones económicas como las cotizaciones se han incrementado a lo largo de estos años, lo
    que hace que «estas cifras sumadas arrojen un superávit de 1.387 millones de euros en los cinco años
    cuyos balances están oficialmente cerrados».
    En 2003, el saldo restante de las cotizaciones y prestaciones fue de 319 millones.
    © Baigorri

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *