La Ley de Partidos

El Estado español cuenta desde hoy con un nuevo instrumento legal para combatir el terrorismo: La ley de Partidos. Y, además, aprobada por prácticamente todos los partidos políticos, lo que le proporciona una legitimidad democrática fuera de toda duda. Durante muchos años Herri Batasuna y sus derivados han gozado de total impunidad para apoyar política y económicamente a ETA sin que desde los distintos gobiernos se hiciera nada por evitarlo. Ahora, sin embargo, esa impunidad desaparece y espero que pronto los partidarios de la violencia puedan ser ilegalizados.

En el País Vasco, mientras tanto, la Iglesia y los partidos nacionalistas hacen gala de un victimismo que ya cansa. Especialmente grave me parece la pastoral de los tres obispos vascos. Representa, en primer lugar, una injerencia inaceptable pues no se trata de asuntos que afecten a los principios cristianos como pudieran ser otros temas (aborto, divorcio, …). En cuanto a las contenidos, la pastoral simplemente se alinea con el «integrismo nacionalista» al equiparar demócratas y asesinos para, a renglón seguido, defender la negociación política como medio para resolver el fenómeno del terrorismo. Y es que parten de una premisa falsa: identificar ETA con la lucha por la independencia vasca. Nada más lejos de la realidad: la pretendida soberanía debe enmarcarse en el más estricto respeto al Estado de Derecho pues, sólo así, conserva toda su legitimidad en cuanto a proyecto político.

La única negociación posible con los terroristas es acordar cuando y en qué lugar se deben entregar éstos para ser juzgados de acuerdo a la legislación actual y con todas las garantías procesales. La otra, la política, la deben llevar a buen puerto los partidos demócratas. En ningún caso, un grupo de asesinos, nazis y fascistas debe imponer sus ideas ¡El fin no justifica los medios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *