La mentira como bandera

No hay día en el que los periódicos no informen de casos de corrupción cometidos por políticos. En algunas CCAA,s como Baleares, Valencia o Andalucía, la sensación de que se trata de un comportamiento generalizado, del que no se libra ningún partido político, provoca un distanciamiento, cada vez mayor, entre los ciudadanos y la clase política. Son capaces, incluso, de falsear su currículum.

¿Recuerdan, por ejemplo, el caso de Joana Ortega? El error fue atribuido a un “fallo de transcripción” pero, como dice el refranero popular, se coge antes un mentiroso que a un cojo. El involuntario error aparecía no solo en las páginas de la Generalitat sino también en su propio blog personal. Vean al respecto la información publicada en ara.cat.

Hoy he encontrado otro caso semejante: Elena Valenciano, la nueva vicesecretaria general del PSOE, también falsea su currículum. Según publica El Mundo, no completó los estudios de Derecho y Ciencias Políticas pero en Europa no se han debido enterar. Tanto en el portal del Parlamento Europeo como en el sitio de la delegación socialista aparece lo siguiente:

Parlamento Europeo
Delegación socialista

Les dejo también los enlaces:

http://www.europarl.europa.eu/meps/es/4334/Elena_VALENCIANO%20MART%C3%8DNEZ-OROZCO.html

 

Actualización 13/02/12. El País publica hoy otro caso: El falso título de médico del secretario de Estado de Seguridad Social. Eso sí, de Valenciano ni una palabra salvo para alabarla. Curiosa forma de entender el periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *