La negociación con ETA

La política antiterrorista propugnada por Aznar —basada en la lucha policial y judicial, y la Ley de Partidos— concitó, a diferencia de la actual, numerosos apoyos tanto en la sociedad civil como en la clase política. Hoy, gracias a investigaciones periodísticas, sabemos que algunos de aquellos apoyos eran tan falsos como el beso de Judas y así, mientras el PSOE manifestaba su total adhesión a la política de Aznar, negociaba al mismo tiempo con Batasuna en términos opuestos al Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo. Acusar ahora al PP, después de tan innoble comportamiento, de mostrase contrario a la actual negociación por meras cuestiones partidistas expresa la deriva moral y ética de Rodríguez Zapatero en esta cuestión.

Por otra parte, el respaldo obtenido por Aznar en la fallida negociación con ETA se debió probablemente a dos circunstancias: en primer lugar, se trataba del primer atisbo de esperanza en cuanto a la posibilidad del fin de ETA; en segundo lugar, los antecedentes no auguraban en modo alguno concesiones políticas. De hecho, se produjeron acercamientos de presos al País Vasco sin que la sociedad civil o la clase política protestara lo más mínimo. Nada hacía sospechar que estuvieran en juego las estructuras del Estado o el modelo territorial.

¿Cuál es la situación actual? El 7 de abril del presente año, tras la remodelación del gabinete socialista, escribía: «Rubalcaba tiene un perfil más político que Alonso pero, desde mi punto de vista, es el menos indicado. De él se puede esperar todo excepto transparencia y juego limpio. La promesa formulada por Zapatero en el sentido de no pagar un ‘precio político’ no contaba, hasta ahora, con argumentos en contra pero con este nombramiento se han encendido todas las alarmas. Espero equivocarme».

A partir de ese momento las alarmas se han disparado una detrás de otra. Primero fue el cese de Fungairiño; segundo, el giro dado por la Fiscalía y la aplicación de lo que podríamos denominar «indultos anticipatorios»; tercero, la mesa extraparlamentaria donde supuestamente se negociarán las compensaciones políticas a cambio de la paz; y cuarto, la victoria pírrica en Estrasburgo donde no se logró ni el apoyo de los conservadores irlandeses, obteniendo tan sólo trasladar la división de opiniones existente en España al resto de Europa (con ETA robando armas al mismo tiempo).

¿Qué hacer ahora? Lograr la unión de todas las fuerzas políticas en esta cuestión. ¿Cómo? Nombrando una comisión secreta formada por personalidades de distinto signo político para llevar a cabo una discreta negociación. Ésta versaría exclusivamente sobre el desarme, la reinserción de los etarras y el regreso de Batasuna a la arena política. El documento base, como ya indiqué en su momento, podría ser el siguiente:

1.- ETA-Batasuna se compromete a:

  1. Entregar todas las armas, explosivos y demás material susceptible de ser utilizado en actos terroristas.
  2. Facilitar la labor de la Justicia. Todos los componentes de la banda terrorista que hayan participado en actos delictivos se entregarán a la Justicia de forma que todas las causas judiciales pendientes de resolver se puedan esclarecer. Los que no hubieran participado en atentados donde se produjesen heridos o muertos, podrán acogerse al punto 2.4.
  3. Entregar tanto los recursos monetarios como cualesquiera otros – casas, pisos, vehículos,… – que hayan sido obtenidos gracias a la comisión de actos ilegales (secuestros, impuesto revolucionario, etc). Estos fondos se destinarían a las víctimas del terrorismo y a cubrir las responsabilidades civiles derivadas de los actos terroristas.
  4. Pedir perdón por el dolor causado a tantas familias y renunciar de forma expresa a la violencia como método para alcanzar fines políticos.

2.- El Estado, por su parte, se compromete a tomar las siguientes medidas:

  1. Legalizar a Batasuna.
  2. Aprobar medidas que faciliten la reinserción social y laboral de quienes abandonen definitivamente las armas.
  3. Trasladar a todos los presos de la banda terrorista a la cárcel más próxima a su domicilio habitual o a la de sus familiares, siempre y cuando rechacen de forma explícita la violencia.
  4. Otorgar el tercer grado penitenciario y el pase al “régimen abierto” a los presos sin delitos de sangre siempre y cuando rechacen de forma explícita la violencia y hayan cumplido, al menos, un tercio de su condena.
  5. Pedir perdón a la sociedad española por la “lucha sucia” (GAL) y renunciar de forma expresa a utilizar medidas contrarias a la Ley y al Estado de Derecho. El Estado, además, se compromete a indemnizar a los que sufrieron tales prácticas ilegales o a sus herederos en caso de fallecimiento.

46 comentarios


  1. Francisco, me bastaria con que refirieras la historia de los miles de comunistas españoles que han luchado contra el franquismo y por la democracia que tú y yo disfrutamos hoy día. O que te refirieras a estos cientos de profesionales universitarios que a través del materialismo como herramienta de conocimiento han permitido (entre otros de otras corrientes no marxistas, por supuesto) avanzar en el conocimiento.

    Se debe estar en continuo estudio, pero permitemé que rechace la expresión “revisión”. En el campo de la historia, el “revisionismno” es una corriente que no recomendaré jamás. En cualquier caso la historia del comunismo tiene muchas vertientes. Yo no soy comunista en el sentido del que pareces hablar. Si me considero marxista por mi formación y te aseguro que encajo mejor en una democracia como la nuestra que muchos otros. No difiere demasiado esa simplificación de los fascistas-comunistas frente a los democratas de la que considera fascista a la derecha española. Yo rechazo ambas.

    Responder

  2. Chorche, vamos a negociar políticamente.

    En el territorio donde ejerce su jurisdicción el estado español, existen varios pueblos, con sus respectivas lenguas y culturas. En base a eso, el estado español, es una ficción y debe fraccionarse. Donde ahora hay uno, han de haber, al menos, cuatro nuevos estados que libremente deciden o no confederarse.

    En el territorio de Cataluña, País Vasco y Galicia existen dos pueblos, con sus respectivas lenguas y culturas. En base a eso, los estados, catalán, vasco o gallego, son una ficción y no deben crearse.

    ¿O es que lo que dijo Manzini: ya tenemos Italia, hagamos ahora a los italianos, no sirve para España, pero si para Cataluña, País Vasco y Galicia? ¿Es que España tiene que deconstruirse nacionalmente, mientras Cataluña, País Vasco y Galicia se construyen nacionalmente? Es que España ha de ser plural, o incluso desparecer, y Cataluña, País Vasco y Galicia homogenizar sus poblaciones cultural y nacionalmente diferentes?

    No sé que pensará usted, pero para mí, por esta vía, la negociación parece entrar en confrontación continua de identidades, en un pulso continuo entre nacionalismos.

    Voy a sugerirle un escenario distinto. Puesto que no existe correspondencia entre territorio y nación cultural que diera lugar a un parto natural de Estado-nación. ¿Porque no intentamos crear un espacio jurídico-político (Estado), donde la nación cultural o histórica, sea sustituida por la nación política? ¿Donde la nación o el pueblo no se entiende en términos, ni históricos, ni culturales, ni lingüísticos, sino políticos? Donde siguiendo las tesis de Habermas, que le aseguro que no es un nacionalista español, el pueblo o la nación sea el conjunto de ciudadanos cohesionados por su adhesión a principios de democracia, libertad e igualdad.

    Espero su respuesta , para seguir negociando.

    Responder

  3. Julián, siento diferir totalmente contigo. ¿Cientos de comunistas luchando contra el franquismo? Pues me parece que también hubo cientos de franquistas que lucharon contra el comunismo. Lo siento, a mi personalmente me daba más miedo Stalin que Franco. ¿Que los comunistas luchaban por la libertad y la democracia en el 36? Esa milonga histórica ya no se la creen ni los propios de izquierdas. La guerra civil fue el resultado del fracaso del Estado Liberal, sistema que despreciaban tanto fascistas como comunistas. Lo que quedó fue una lucha fraticida entre totalitarismos. Me niego a que ningún comunista o marxista me de lecciones de democracia. Sois muy nuevos en este barco para dármelas. Eso va también para los franquistas.

    Respecto a la contribución del conocimiento, creo que no debemos atribuírselo en exclusiva al materialismo. El conocimiento humano es consustancial a su naturaleza, y a ello han contribuido muchos movimientos filosóficos, muchos de ellos totalmente opuestos al materialismo.

    Finalmente, el derecho a la autodeterminación es un concepto tan vago, tan aleatorio, y tan manipulable, que no me extraña que lo utilicen los nacionalistas. Si se aceptara en Vascongadas o en Cataluña, por qué no se va a aceptar de una provincia, o de un municipio. ¿Y por qué no de un barrio de Barcelona, o de un caserío de Guipuzcoa?. ¿Lo aceptarían los propios nacionalistas? Todos sabemos la respuesta.

    Por último, creo que nunca se debe “negociar” con una banda de asesinos, y menos directa o indirectamente la integridad territorial de un Estado. Para esas discusiones ya está el Parlamento vasco. Ése y el Parlamento español son los únicos foros de debate, porque son los foros democráticos. Si por impedir que unos hijos de puta utilizen una pistola nos debemos replantear la estructura territorial y democrática que tantos años y esfuerzo nos costó conseguir, es que no nos merecemos la democracia que hemos heredado y que otros pelearon.

    Saludos.

    Responder

  4. Julián, permíteme el tono irónico.

    ¿Es que no sabes ya que los pueblos de la península ibérica son: catalán, vasco, gallego y el explotador y colonizador español?

    ¿Es que a estas alturas, no sabes que las naciones son pétreas y cristalizadas y no cambiantes y abiertas?

    ¿Es que no sabes que aquí no hay nada que discutir, que todo esta ya muy clarito: Cataluña es una nación oprimida, colonizada y explotada y por eso pide la autodeterminación?

    ¿Es que además no sabes que tú, por no tener la ciudadanía catalana, no tienes nada que decir en este asunto de la autodeterminación?

    ¡A ver si te enteras de una vez leche y no das mas la murga!

    Responder

  5. Francisco, quien no quiere entender…
    No me refería a la Guerra Civil, sino a los años 60 y 70.
    No doy lecciones de democracia a nadie. Pero tampoco me dejo embaucar por quienes creen que el ombligo del mundo está en su casa. En esto es todo el mundo tan nuevo… Pero permíteme la osadía de recomendar que cuides la “marxistofobia” te aseguro que como tal es un sintoma de ignorancia. Una parte de nuestras democracias y nuestros estados de bienestar son herederos de sus formulaciones.
    Por lo que respecta al resto del comentario estamos de acuerdo en el segundo páarafo, y en lo esencial del tercero. En el cuarto no nos pondriamos de acuerdo. Si te doy la razón en cuanto a no negociar con asesinos (y cuantas democracias se han instaurado tras la negociación con asesinos de distinto ideario!) para nada comparto el final. Yo no temo replantear nada si el resultado es mejorar muestra convivencia y nuestra democracia. No me siento unido a ti, a vitruvi, a mediterrano, a protestón, a espìnosa … por ser “español” en el sentido nacional-territorial, sino por ser ciudadano del estado en el sentido político-jurídico.

    Por cierto, sobre el tema de la república y la guerra civil decir que me mantengo en mi “ignorancia”, bien alejado de “revisionismos” ahistóricos. Que cada cual lea y siga a los autores que le parezca.

    Responder

  6. Julián, cuando decías “cientos de comunistas luchando contra el franquismo”, cualquiera hubiera entendido que te referías a la única contienda que hubo entre los dos. Perdona la mala interpretación. Hay que reconocer el papel del PCE en la transición. Pero también de aquellos sectores reformistas dentro del régimen. Sin unos ni otros jamás se hubiera logrado la llegada de la democracia.

    Dices “cuantas democracias se han instaurado negociando con asesinos…”). Deacuerdo. Pero es que en España ya “sufrimos nuestro particular calvario” con la transición. Una panda de asesinos, que es lo que son los etarras (no te olvides), no pueden o no deben replantearnos NADA, porque eso es lo que son esos canallas: NADA elevado al cubo.

    Te comenté lo de “revisar” la historia del comunismo en el sentido de “repasar” los documentos históricos, no en el sentido de “revisionismo histórico”. ¿Pero no fue revisionismo lo que hicimos después de morir Franco? Verás que no siempre es malo replantearse determinados dogmas de fe, ¡qué le voy a contar sobre eso a un marxista!

    Yo no tengo marxistofobia, es cierto que tengo cierta animadversión a las ideologías totalitarias, como la comunista o la fascista. El nacionalismo también creo que ha mamado de las mismas raíces. Son las ideologías que anteponen derechos supuestamente superiores al individio, al individualismo y a la libertad. Cualquier intento de coartar la iniciativa privada y la libertad individual en nombre supuestos derechos colectivos superiores, llámense derechos del “proletariado”, de la “raza” o de la “patria”, siempre fracasará. El individuo es por encima de todo y sobre todo “individualista”. Ese error de base de esas ideologías (como la marxista) son la verdadera razón de su fracaso histórico.

    Por eso me da tanto miedo eso de los “derechos históricos” que se han incluido en el Estatut. Es una reivindicación fascista que ahora nos quieren volver a imponer. Y ahora encima comienza la negociación…….

    Por lo demás, me gusta debatir contigo, Julián.

    Un saludo.

    Responder

  7. Por cierto, no me quiero despedir sin hacer mención a un tema.

    Me refiero a lo del “hermanito” de nuestro ministro de justicia. Ese pájaro llamó entre otras lindezas al presidente de la AVT Francisco Alcaráz “tarado”, y que “le había tocado la lotería cuando mataron a su hermano” (su hermano murió, junto con dos de sus sobrinas en el atentado de la Casa cuartel de Zaragoza).

    A lo mejor la lotería nos hubiera tocado a todos los españoles bien nacidos si él también hubiera pasado por allí aquel día.

    Responder

  8. Bien..veo que yo me voy por las ramas, pero Francisco ha caído de lleno en el ..en fin..no sé bien qué. Seré yo un español (por imperativo legal, claro) mal nacido por no desear la muerte de nadie. Pero bueno. Insisto…¿quién denunció a un partido que incumplía la ley de partidos?Luego..¿Quién debe denunciar al resto de partidos que incumplen la ley de partidos?. Es curioso que me des la razón y luego me digas que me voy por las ramas para justificar no se bien qué.
    Pd. al comentario: Me niego a poner en esos 40 años a víctimas como Melitón Manzanas, por ejemplo. No es igual la ETA del franquismo que la ETA de la democracia, y las víctimas no son, ni de lejos, iguales.

    A A. Espinosa:

    No he dicho que el internacionalismo no se oponga al nacionalismo. Ni mucho menos. Lo que digo es que muchos internacionalistas españoles se paran justo en España en su internacionalismo. Y si no lo he dicho tan claro, ahora lo digo así de claro. En efecto, la lucha de identidades sería eterna, claro. Pero ¿qué asegura que éste sea la mejor situación posible?. ¿Es o no Europa el objetivo?¿Una Europa de los pueblos?¿O una Europa de los Estados creados?¿Si el estado español (francés, italiano, belga, danés, alemán) cede parte de su soberanía a ese ente llamado Europa…¿Qué más da que sea Madrid, Vitoria o Barcelona quien ostente la representación de los ciudadanos españoles, vascos, catalanes…? Es más…

    Dice usted:

    Voy a sugerirle un escenario distinto. Puesto que no existe correspondencia entre territorio y nación cultural que diera lugar a un parto natural de Estado-nación. ¿Porque no intentamos crear un espacio jurídico-político (Estado), donde la nación cultural o histórica, sea sustituida por la nación política? ¿Donde la nación o el pueblo no se entiende en términos, ni históricos, ni culturales, ni lingüísticos, sino políticos? Donde siguiendo las tesis de Habermas, que le aseguro que no es un nacionalista español, el pueblo o la nación sea el conjunto de ciudadanos cohesionados por su adhesión a principios de democracia, libertad e igualdad.

    Y yo digo:
    Comparto plenamente ésto que acaba de decir. Así que disgreguemos de una vez España, ¿no? Y el que quiera que esté y el que no, que no. ¿Es eso, no, lo que quiere decir? ¿o eso sólo vale para los nacionalismos “periféricos”? ¿Donde hay que firmar?

    Responder

  9. Chorche.

    Mi comentario final era sarcástico. Por supuesto, no le deseo la muerte a nadie. Pero me enferma quien se ríe de la muerte ajena, como en este caso.

    Por otro lado te recuerdo que la denuncia contra HB la puso, entre otros, la AVT, que no es un partido político. Te repito que cualquier ciudadano o asociación puede interponer una denuncia al juzgado de guardia para ilegalizar un partido político. Porque sólo la justicia puede determinar cuando un partido comete ACTOS que pueden conducir a su ilegalidad. La ley de Partidos sólo se limita a describir esos actos, y a dar a los jueces un instrumento necesario e imprescindible para luchar contra cualquier clase de terrorismo. Y creo que tardamos demasiados años en hacerla. Pero más vale tarde que nunca. Y te repito ¿Eso es malo?
    Pero es que no me contestas a nada, y el diálogo empieza a ser de sordos. ¿Por qué narices no te gusta una ley que lo único que ha hecho es facilitar la lucha antiterrorista? ¿Es que te molesta que los demócratas nos podamos defender con la ley en la mano contra cualquier terrorista?
    Tu no te has leído ni un artículo de la ley, o por lo menos eso me parece, y ya estoy un poco harto de hablar con una pared. Hablas genéricamente de inconstitucionalidad. ¿Me puedes decir qué artículo te parece inconstitucional de la ley de partidos, y por qué?. Y no me invoques otra vez el artículo 14 de la Constitución, por favor. Llevo estudiando derecho constitucional más de 20 años, así que dame una respuesta un poco más elavorada y algo un poco más concreta. O si no eres capaz, lo dejamos aquí.

    P.D: cuento a Melitón Manzanas como cuento a Yoyes, por poner otro ejemplo extremo. Lo peor de ETA no fue que matara durante el franquismo. Lo peor es que cuando con más saña y continuidad lo hizo fue con la democracia. Pero resulta que al final vas a defender el llamado “derecho penal de autor”, que uno es o no víctima de un atentado según sea más o menos simpático. ¡Enhorabuena a la Escuela de Kiel por recibir a un nuevo y tardío miembro!.

    Responder

  10. Yo no tengo diferente vara de medir para los nacionalismos “central” y “periféricos” ya lo irás viendo.

    Bien disgreguemos España y el estado español, ¿para crear la nación catalana, vasca o gallega, con sus respectivos estados? Espero que tengas una alternativa diferente, ya que esa supone aplicar una formula con 200 años de fracaso y se limita a replicar a escala más pequeña y en versión: catalana, vasca o gallega la versión española que hemos convenido en borrar de la historia por inservible.

    Espero su respuesta, para seguir negociando.

    Responder

  11. A. Espinosa:

    Ya le he dicho que acepto la propuesta de Habermas. Y me alegra ver que no se para en España a la hora de plantear modelos diferentes. Así que nada. A la Europa (al menos) de los ciudadanos. Con respeto a las lenguas, culturas e identidades de todos.

    A FRancisco:

    Elaborar va con B. Gracias por lo de pared. He explicado no una ni dos veces por qué me parece inconstitucional la ley. A usted no se lo parece, perfecto. Al tribunal constitucional tampoco. Así que supongo que es mi opinión contra el mundo. Pues nada. La AVT no es un partido político, pero lo parece. Y yo no lo soy. Y supongo que el estado debería tener la capacidad y las ganas de acabar con la violencia política en general, ¿no? Por cierto, es fantástica su capacidad de diálogo. Dígame sus argumentos, me dice, pero no invoques ni a tal, ni a tal..y léete y haz. Mire, Francisco, que quiere que le diga. Yo trabajo hoy, día de Todos los Santos, así que le dejaré con sus estudios de derecho constitucional y su repaso de la ortografía, y yo me iré a trabajar contento y feliz. He explicado mis argumentos, probablemente peor que mejor, pero sí, empieza a ser un diálogo de sordos porque usted no lee lo que escribo. Así que nada. Aquí paz, y después gloria. Por cierto, el señor Alcaraz ha sido desautorizado por los hijos y la mujer de la víctima a la que representa. Respecto a lo de la escuela de Kiel, simplemente decirle que si usted considera igual un atentado contra un estado dictatorial o contra un estado democrático, entonces estamos ante un problema grave. Me voy a trabajar. Buenos días.

    Responder

  12. Francisco: es fácil y agradable debatir cuando se comenta como lo haces en el 12711. Comparto prácticamente la totalidad de tus palabras. Si acaso (y para cerrar el tema, que es otro el objetivo de este hilo) recordar que la corriente liberal antepuso (y antepone en algunos sectores) el mercado o la propiedad privada; o que otros grupos anteponen el “derecho natural” a otros derechos que hoy consideramos más democráticos.

    En efecto, cada persona es hija de su tiempo, y las ideologías evolucionan. Liberales, conservadores, marxistas… lo importante es que aprendamos de nuestra historia para reinventar cada día un espacio político común. Para mí, en nuestra Constitución encuentra acomodo cualquier persona independientemente de su ideología. Pero sin duda podemos mejorarla tanto en lo que se refiere a los derechos reconocidos y el ejercicio de ellos; a las instituciones, el reparto de poderes, la independencia y la cooperación entre ellos; como la organización territorial y el reparto territorial, donde la tendencia a la descentralización de competencias no siempre va acompañada de una mejora en la gestión.

    A. Espinosa: En unas pocas semanas tendremos carnavales, u las “murgas” gaditanas analizarán nuestra política mejor que los diarios nacionales. Seguiremos entrenando, los no nacionalistas somos unos pesados.
    Por cierto, a ver si alguien me aclara si los vascos incluyen a los navarros y a ciertos franceses, si Cataluña es una unidad territorial lingüística que incluye a valencianos, baleares, andorranos y a ciertos franceses (me pregunto si también napolitanos y griegos). Si por contra los valencianos son otro pueblo, o son españoles.

    Alguien tiene idea de como debe quedar este solar tras la disgregación que estáis negociando. Igual me levanto una mañana y descubro que el calendario marca 1914 (Francisco, no se si me horrorizaría más el dogmatismo de los marxistas del la época, socialistas entonces, o la situación de los derechos de las personas en la España de la Restauración) y varias potencias mundiales (del mundo de la anterior España) se disputan en guerra fraticida el reparto de las colonias. ¿Les darán puntos de catalanidad o castellanidad o lo que sea a los rumanos por aprender a bailar y hacerlo públicamente el chotis o la sardana? ¿O serán exiliados para no comprometer un referéndum autodeterminante por falta de limpieza de sangre?

    Muchas dudas. ¿Algún alma caritativa?

    Responder

  13. Caray, esto va divagando :-)

    Bueno, centrándome en el tema que ha propuesto Miguel: tus condiciones me parecen razonables pero poco realistas. Sobre todo que Batasuna/ETA entreguen su dinero a beneficio de las víctimas o que los etarras se entreguen a la justicia :-) Sería bonito, sí, pero utópico.

    Personalmente creo que ETA sólo puede terminar “oficialmente” en una negociación. Es decir, aunque el Estado de Derecho la hiciera desaparecer, bastaría con que cuatro vascos locos hicieran un atentado o se pusieran a mandar cartas de extorsión en nombre de ETA para que la banda siguiera “existiendo”. Algo parecido a lo que ocurre con el GRAPO, que no dejan de ser tres chalados de ultraizquierda, pero que mantienen las siglas vivas. Por tanto, hay que llegar a algún tipo de escenificación pactada donde ETA se disuelva, pero claro, nadie hace algo que le perjudica sin obtener algo a cambio. Ese algo podría ir en la línea de lo que propone Miguel, y no más allá, aunque creo que no se van a conformar con eso.

    Y ahora viene la segunda parte: la política. Parece una tontería a estas alturas, pero creo que bastaría con retomar lo que todos los partidos firmaron en Ajuria Enea, o casi con lo propuesto en el Plan Ardanza. Era más razonable, desde luego, que el Plan Ibarretxe y mucho más que la presunta mesa paralela de partidos, incluída Batasuna. No, hijos, no: primero el fin de la violencia. Después, si procede, la política, y en sede parlamentaria. Y desde luego, siendo estrictos, el fin de la violencia no debería ser simplemente el anuncio de ETA de que abandona la lucha armada. En relaidad, el fin de la violencia (en toda su amplitud) sólo se dará cuando cualquier demócrata no nacionalista pueda “mostrar” sus ideas en público en cualquier parte del País Vasco sin sentirse coaccionado, y para eso harían falta años. Años que, evidentemente, los políticos en ejercicio dudo que estén dispuestos a conceder. Dicho de otro modo: si el proceso de “paz” acabara en un hipotético referendum de autodeterminación, sólo sería legítimo si las dos opciones concurrieran en igualdad de condiciones. Eso sería imposible sólo meses o un par de años después de una hipotética disolución de ETA.

    Finalmente, en el aspecto político, prefiero ser pragmático. Sin duda alguna, con ETA no hay que hablar absolutamente nada al respecto, ni con Batasuna hasta su legalización. Dicho esto, y aunque creo que el actual modelo de Estado es probablemente el más estable (hasta ahora) y próspero que hemos tenido en España, decía Julián Marías que no hay que intentar contentar a quien no se quiere contentar. ¿Podemos permitirnos estar eternamente discutiendo sobre esto? Quizás un referendum de autodeterminación (por impropia que me parezca la palabra en este caso y por equivocado que me parezca querer ir en sentido contrario a la historia) podría ser la solución, pero luego viene la segunda parte: si sale “no”, ¿cada cuánto tiempo habría que repetirlo? ¿Hasta que salga “sí”? En otro orden de cosas, ¿tenemos el resto de los españoles algo que decir? Yo creo que sí. A lo mejor, hasta somos los mismos españoles los que estamos aburridos del tema y preferimos que el no se sienta partícipe de España por propia voluntad, se pire. Pero, ¿no cabría esperar que detrás vinieran los catalanes, los gallegos?

    En fin, el problema más difícil no es el terrorismo; es el día después. Y no estoy muy seguro de qué sería lo mejor.

    Responder

  14. Chorche, pensaba que nos expondrías un proyecto para la situación surgida tras la disgregación de España. No ha sido así. Parecería que propones la nada, el vacío jurídico-político. Das un salto en el tiempo y en el espacio y nos trasladas a la Europa de los ciudadanos, una Europa que no existe y que pueden pasar mucho tiempo hasta que Europa devenga (si deviene) un nación política. ¿Mientras tanto qué? Además, ir configurando esa Europa supone sentar a otros en la mesa de negociación.
    Espero respuesta, para la siguiente ronda de negociaciones.

    Responder

  15. Espinosa, porqué la españa de los ciudadanos es buena y la europa de los ciudadanos no?
    Un espacio político en el que todo el mundo se puedirea sentir cómodo y sin ninguna connotación nacionalista no seria lo que desea su partido?
    La europa de los ciudadanos no existe, básicamente, por los intereses de las naciones-estado. eso que ustedes aborrecen o justifican en función de si es la suya o la de los otros.

    Responder

  16. Pues vitruvi, es evidente. Porque sólo España tiene razón de ser. Lo demás son vacíos y divagaciones históricas. Que cosas tienes, hombre. Firmado: Los internacionalistas.

    Responder

  17. Chorche y Vitruvi, cuando responden a mi comentario critican lo que no he dicho en lugar de lo que he dicho.

    Yo no he afirmado en ningún momento que la Europa de los ciudadanos no sea deseable, es más, yo soy partidario de ella. He dicho que implica muchas partes y que estar por llegar, y ni tan siquiera esta asegurado que llegue.
    Tampoco digo que sólo España tenga razón de ser, ¿pero mientras llega la Europa de los ciudadanos si disgregamos España que queda?

    Sinceramente más que disgregar, creo que se trataría de, paralelamente, al resto de Europa, ir transformando Cataluña y el resto de España en una nación política de ciudadanos y alejarnos de la nación o naciones lingüístico-culturales, donde pueblo y nación ya no fueran sinónimo de comunidad linsgüistico-cultural sino de comunidad de ciudadanos unidos por principios de democracia, libertad e igualdad. Una sociedad donde la fuente de legitimación no es la nación (en sentido actual) sino la ciudadanía, y donde los Estados ya no existen porque sean naciones, sino porque los ciudadanos lo quieren. Una sociedad donde se respeta y ampara la pluralidad cultural que está en la base misma de la mayoría de los estados existentes.

    La separación entre estado y nación (lingüístico-cultural) abre una vía con muchas posibilidades y devuelve a la nación a su origen, como identidad y procedencia de ciudadanos libres que conviven en la interculturalidad democrática.

    Podemos seguir negociando.

    Responder

  18. muy bonito, Espinosa, pero porqué no probamos primero de hacerlo entre los estados-nación. Donde ha puesto españa y Cataluña pruebe a poner España y Francia, o Francia y Alemania. Si funciona no se preocupe, que los que tenemos todas las de perder, los que no tenemos estado que nos ampare, ya nos apuntaremos.

    Responder

  19. Vitruvi y chorche, parecía que coincidíamos en el punto de destino: una Europa de los ciudadanos.

    Como paso intermedio entre los estados nacionales y ese “Estado europeo” liberado de nacionalismos vosotros no expusisteis ningún proyecto.

    Yo os propuse, en el comentario 12766, la transformación, la evolución del Estado español (incluyendo el estado central y el autonómico) en un estado de ciudadanos, como paso previo al “Estado europeo de ciudadanos”.

    Después de eso me recrimináis “porqué no hacerlo primero con los estados-nación” ¡pero señores, si es lo que he propuesto, comenzando por el español, que es sobre el que podemos negociar y decidir!

    Vitruvi, o estás tan obsesionado con replicarme que ni me lees, o no me entiendes. Tal vez ambas cosas.

    Pero en fin, seguiremos negociando por bien de la convivencia.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *