La question tchétchène restera aux portes de l’Elysée:

Si hace varias semanas los amos de Europa -Francia y Alemania- perdonaban a Bush por sus pecados en Iraq, ahora le toca el turno a Putin. En esta ocasión se ha colado Zapatero quien no ha tenido reparo alguno en colaborar con los Pares de Europa a esconder debajo de la alfombra roja asuntos tan sucios como la situación en Chechenia. ¿Paga así Zapatero el regreso al redil europeo? ¿callando ante abusos tan manifiestos como el genocidio del pueblo checheno a mano de las huestes de Putin? Respeto la política de cada país, respondió, por ejemplo, Zapatero, cuando se le preguntó si piensa que con talante se puede resolver el problema de Chechenia.

Aznar se equivocó gravemente al meter a España en una guerra ilegal pero Zapatero lo acabó estropeando al retirar las tropas de Iraq. El error no fue tanto dicha retirada -la cual aplaudo-, como la forma en que ésta se realizó. La prueba la tenemos en que franceses y alemanes, a pesar de su firme oposición a la guerra de Iraq, han recompuesto sus relaciones con EEUU mientras que los gobernantes de este país muestran una total displicencia hacia el nuestro. De momento el contrato para el mantenimiento de los buques de la VI Flota estadounidense se ha esfumado y es Italia la que se beneficiará de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *