La ruta del oro nazi

La historia del paso fronterizo de Canfranc en la Segunda Guerra Mundial está por escribir. El hallazgo de los documentos del oro nazi que pasó por la aduana internacional en 1942-43 ha abierto una puerta cerrada a cal y canto 60 años: la ruta del oro nazi.

2 comentarios


  1. La historia del paso fronterizo de Canfranc me incita a contaros la historia de la rehabilitación de la estación de Canfranc.
    Para quien le interese, dice así…
    Cuando decidieron restaurar la antigua estación de Canfranc, a finales de los noventa, el Gobierno de Aragón encarga el proyecto básico a un arquitecto que se llama Ezequiel Usón. Tiene su lógica, puesto que este hombre realizó su tésis doctoral sobre la Estación de Canfranc.

    Después de esto se saca un concurso de méritos para ver quién se encarga del proyecto de ejecución. Se presenta Ezequiel Usón entre otros pero el concurso de méritos que aparece en el BOA, muestra un pliego de condiciones donde prácticamente no se valora el conocimiento del patrimonio. Sin embargo el grosso de los puntos tendían a valorar la experiencia hotelera que el arquitecto tuviera y otros menesteres que curiosamente apuntaron indudablemente al proyecto de Pérez Latorre de 14 millones de euros y dejaron fuera al que costaba 7 millones de euros de Ezequiel Usón…

    Es así como el proyecto, deacuerdo a una extraña valoración de méritos que parece indicar que el gobierno tiene más interés en rentabilizar que en restaurar la estación de Canfranc, se lo acaban dando a Perez Latorre, un arquitecto que en el ABC ya afirmó públicamente que le gustaba que los proyectos fueran asignados a dedo… No nos extraña, sobretodo porque el dedo suele apuntar hacia él demasiado frecuentemente. No hace mucho le han asignado la reforma del Museo Pablo Serrano y vemos que en los últimos años también le han asignado obras muuuuy caras e importantes como las del Auditorio, el cubo de la Seo, el Castillo de Fraga, la ampliación de la Cámara de Comercio… por lo que se ve, entre este hombre, un tal Olano y alguno más se reparten todo el pastel. ¿En Aragón no hay más que 3 arquitectos?. Raaaaro.

    Pero alguien más tendría la mosca sobre la oreja cuando tras esta vergonzosa adjudicación del proyecto, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón declara la adjudicación nula de pleno derecho en marzo del 2005 EN SENTENCIA FIRME. (Esto es importante porque viene a decir que quién se merece el proyecto era Ezequiel Usón y no Pérez Latorre, a quien se lo ha adjudicado el Gobierno de Aragón con la cuestionable valoración de méritos en la que decidieron basarse.)

    La historia continua, señores.

    Se preguntarán qué hace el Gobierno de Aragón tras que el Tribunal Superior declare nula su asignación, verdad?

    Pues indemniza a Ezequiel Usón y así Latorre continua con el proyecto como estaba previsto.

    Será por dinero, oiga, si al contribuyente le da lo mismo. Ya que nos ponemos a gastarnos 7 millones de euros de más en el proyecto, no vamos a pagarle una indemnización de nada al señor Usón?? …

    Pero aquí no acaba la historia.

    Para quien no la conozca, resulta que la Estación de Canfranc no es un edificio viejo y bonito cualquiera sino una emblemática estación de tren parte de nuestro patrimonio cultural al ser un lugar que suponía el paso entre Francia y España por el que han ocurrido muchas cosas que reflejan la historia de años atras. La estación se acabó en el año 1925 pero no se inauguró hasta 1928, con la asistencia del Rey Alfonso XIII, G. Doumergue, el general Primo de Rivera y el Presidente de la República Francesa. La magnífica estación, de estilo modernista y aire palaciego, era entonces la mayor de España y la segunda de Europa. Su majestuosa arquitectura, fue imitada en algunas estaciones como la de Atocha en Madrid. En su interior albergaba un hotel de lujo, casino, agencia de aduanas, una oficina del Banco de España, cantina y enfermería. Una enorme estación que contaba con 240 metros de longitud, 75 puertas a cada lado, tres alturas, letreros bilingües y vías con el ancho europeo a un lado y con la anchura española al otro. En la misma estación se podía ver la parte francesa y la española tan sólo separadas por unos metros y la aduana. Dado que el edificio quedaba aislado por las vías y andenes, se optó por un paso subterráneo de acceso a la estación. Y como curiosidad, la estructura del edificio se realizó de hormigón armado, material de gran novedad por aquellos años. Ocho años después de su inauguración, se cerró por la Guerra Civil. En 1940 se reabrió y fue testigo del paso de los trenes suizos en que los nazis transportaban el oro de los judíos hacia Madrid o Lisboa. Con él nos pagaban el wolframio que les vendíamos. Durante la segunda guerra mundial el ambiente era muy tenso allí ya que las SS vigilaban y detenían a aquellos que pillaban pasando a judíos. Y todo esto ocurría en un precioso escenario decorado tipo Art Decó, con grandes escalinatas de madera y columnas enyesadas con diversos adornos. La estación fue un eje de comunicaciones relativamente importante, por allí pasaron peregrinos hacia Lourdes, mercancías de todo tipo, cítricos con destino a Europa, deportistas… pero la rotura del puente francés de L´Estanguet en 1970, tuvo como consecuencia el cierre del paso internacional, y el deterioro progresivo de la estación. Actualmente y con razón es uno de los edificios históricos más importantes de España y está declarado como “bien de interés cultural” desde el año 2002. (Lease el Decreto 87/2002, de 6 de marzo, del Gobierno de Aragón, por el que se declara Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, la Estación de Ferrocarril de Canfranc (Huesca))

    Por eso, es curioso, pero al final de todos los trámites judiciales el proyecto que prevaleció es el que NO respetaba la ley de conservación del patrimonio, osea el del señor Pérez Latorre. (Y los gastos derivados también corrieron a cuenta del contribuyente, claro)

    Y no es por malmeter pero, quién está detrás de esto? la consejera de cultura Eva Almunia, de quien dependen las Comisiones Provinciales de Patrimonio y quien ha permitido que se continuara con la intervención sobre la estación de Canfranc en base a este pésimo proyecto está casada con el señor Carlos Escó que es presidente del consorcio Canfranc 2000 y además es presidente de la mesa de contratación del proyecto declarado nulo y muchas cosas más. Y yo supongo que además el señor Pérez Latorre será un gran amigo de la familia porque es la misma Eva Almunia quien le acaba de adjudicar recientemente la reforma del museo Pablo Serrano, sin concurso, a dedo puro y duro.

    También en el 2006, principios del 2007, el alcalde de Canfranc dijo que todo el proyecto Latorre era maravilloso y que traería mucha riqueza al valle.

    Por eso supongo que el alcalde de Canfranc, el señor Latorre, la consejera y demás gente involucrada no se habían leído la ley 3/1999/10 Marzo del Patrimonio Aragonés o bien todos han hecho la vista gorda, porque allí queda clarísimo que manipular y cambiar las características formales de un bien público para obtener rentabilidad no está permitido por la ley de Patrimonio y además tendrían que responder con la responsabilidad legal que les toque por los destrozos de patrimonio causados.

    Si se hubieran leído esta ley sabrían que no se puede sustituir la cubierta de pizarra por otra de zinc cuando se sabe por una valoración que hicieron unos arquitectos de la UPC que más del 50% de la pizarra estaba en buen estado. Habría que haberla dejado y restaurar el resto manteniendo las características originales. Sin embargo la pizarra ya ha desaparecido y nadie sabe donde está. Otro misterio sin resolver para Iker Jimenez.

    También sabrían que no deberían de haber arrancado los muebles con motosierras ni las cubiertas de yeso y la decoración Art Decó con puntales, ni haberse cargado toda la decoración interior porque todas estas cosas entran también en la categorización de bien patrimonial, pero aquí el mal ya está hecho y no tiene solución.

    Para el futuro proyecto, han de saber que tampoco se pueden privatizar los andenes del tren para pasillos del hotel. Por mucho que se empeñen en ganar ese espacio como sea para meter las 200 habitaciones con suits de unos 50 metros cuadrados que han decidido construir en aquel lugar tan pequeñito, no se puede porque sería ilegal.

    Miren, la estación de Canfranc es como es, señores, tiene unos 10.000 m2 y si no se pueden meter 200 habitaciones pues no se meten. Y si no se pueden construir dos plantas bajo rasante para poner tiendas porque hay columnas, pues no se construyen. El señor Latorre trató de explicar que se cargaba las columnas históricas para mejorarlas porque estaban desproporcionadas. Nosotros creemos que las tiene que quitar para poner sus 2 pisos con las zonas comerciales pertinentes. Y eso tampoco es legal, señor Latorre, a ver si se entera ya.

    Además tampoco se pueden abrir ventanas nuevas en el edificio que no existieran, porque aunque en vez de llamarlas ventanas el señor Latorre se empeñe en decir que no abre ventanas, que abre óculos, resulta que los óculos son ventanas redondas y TAMPOCO SE PUEDEN PONER. (Desde aquí animamos al señor Latorre para que entre en la web de definicion.org y vea la definición de óculo: “Ventana circular u oval. También se la conoce como Ojo de Buey”.) Además sepa usté que para cuentos, ya tenemos los de los hermanos Grimm que nos gustan más.

    Y claro, es normal que las columnas originales no le resistan la carga si les casca una cubierta de hormigón y zinc. Con esa excusa de que las columnas no son suficientemente fuertes, el amigo Latorre y compañía ya se han cargado la escayola original de las columnas, que por mucho molde que haya hecho (porque esperamos que no haya sido tan patán de cargárselas sin hacer las molduras), nunca volverán a ser las originales y evidentemente no tienen el mismo valor patrimonial.

    También se ha cargado las escaleras imperiales de madera y todas las carpinterías y el mobiliario de madera que había han desaparecido tras ser despedazados.

    Curiosamente todo ese volumen de obra nadie sabe donde está… (Ikeeeer!!)

    La asociación por la defensa del patrimonio APUDEPA puso un recurso judicial al considerar que Latorre atenta contra el patrimonio. Piden medidas cautelares, es decir, que se paren las obras hasta que se llegue a una resolución porque sino para cuando llegue la resolución ya no quedará nada de la estación de Canfranc, sin embargo la petición de medidas cautelares es rechazada en 2 ocasiones debido a “la inversión que este proyecto supone para Canfranc”. El alcalde de Canfranc, la concejala y el propio Latorre entre otros llaman a los de APUDEPA de todo.

    Pero a raiz de que los tribunales ven que el proyecto que se traen entre manos es ilegal, deciden cambiarlo.

    En este punto nos llama la atención el curioso giro en la postura del alcalde de Canfranc con respecto a las obras. El señor alcalde Fernando Sanchez, de repente aparece diciendo que se pasa de un partido independiente al PSOE con la condición de que no se modifique la imagen del edificio de la estación. Entonces, ¿Ya no le gusta el maravilloso proyecto del nuevo hotel? ¿O quizás todo sea una estrategia política para no reconocer que han tenido que cambiar el proyecto por las irregularidades legales que tenía?

    Así, todo transcurre sin mucho bombo y el proyecto modificado aparece en la prensa sin citar en ningún momento el recurso judicial que les han puesto los de APUDEPA y todos tan contentos.

    Las obras, pese a que deberían de estar paradas, siguen su curso y nosotros nos preguntamos porqué no se han paralizado todo este tiempo. Si el proyecto viejo no se ajustaba a la normativa y el nuevo aún no ha sido aprobado por la comisión de patrimonio, en base a qué proyecto se está obrando?, y ¿quién es el responsable de que se siga obrando en la estación?…

    Latorre no da explicaciones a este asunto, sólo se limita a justificar demagógicamente como se ha cargado partes del edificio, muebles y decoración que estaban catalogados como patrimonio cultural saltándose lo que marca la ley a la torera. También justifica todo su patético proyecto que había sido declarado nulo y defiende que va a mejorar la estación mucho, pero nosotros nos preguntamos qué Estación mejora, la que se ha cargado a lo bonzo de Canfranc no puede ser, será otra? En fin, otro misterio. Con esta historia Iker Jimenez va a encontrar material para hacer toda una temporada de 4 milenio!

    Total, que las falsas palabrerías de Latorre y compañía les habrá servido para justificar el proyecto y meterse a todos sus compañeros de gobierno en el bolsillo, quizás untando un poco más la tostada, quien sabe. Para nosotros los argumentos son simples y absurdos. Parece que lo que han debido de pensar es algo así: como decir que vamos a destruir el patrimonio para forrarnos es feo, diremos que vamos a mejorar el edificio. Que todo va a quedar muy bien, muy arreglado y mucho mejor que como estaba y ya está.

    Nos preguntamos si también podrán usar la demagogia barata para respondernos estas preguntas:

    En vistas a lo visto, ¿el Gobierno de Aragón pretende restaurar el patrimonio o rentabilizarlo a toda costa? ¿en qué se basa el Gobierno de Aragón al sostener un proyecto ilegal para la rehabilitación de la Estación de Canfranc que duplica el precio frente a otro que es mejor (más barato y cumple las leyes de protección del patrimonio cultural)? ¿desde cuando el Gobierno promueve y sufraga obras ilegales que no respetan las leyes de patrimonio vigentes? ¿quizás la han cagado por asignar proyectos multimillonarios por enchufe a sus amigos y no a la gente competente que debían? ¿quizás todo esto nos ha costado a los contribuyentes un dineral y la pérdida irremediable de un patrimonio que ya nunca se podrá recuperar? ¿quizás esta pandilla de corruptos, nuestros representantes, deberían de ser denunciados y juzgados por sus acciones abusivas de los cargos que tienen en el gobierno? ¿qué piensan de esto el director general de patrimonio? ¿y la viceconsejera de cultura? ¿y el consejero de obras públicas? ¿?

    Pues tenemos muchas preguntas más, si señor. Pero se las dejamos a los jueces y abogados, con la esperanza de que algún día todo este caso llegue a los juzgados y se pongan las cosas en su sitio y a los mangantes en la carcel.

    Y fin de la historia. Colorin colorado esperamos que os haya gustado.

    http://soplandoalcierzo.blogspot.com/2007/10/estacin-canfranc.html

    1 saludo :)

    Responder

  2. Estando d epor medio el PSOE no m extraña que haya irregularidades, contratos a dedo y escaqueo general.
    Son los maestyros en el arte del robo y la manipulación.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *