La tumba de Jesucristo “resucita”

Plinio (Nat. Hist. V, 15)  la calificó como longe claríssima urbium Orientis, la más famosa de Oriente y es una de esas ciudades eternas que forman parte de la Historia de la Humanidad. Jerusalén, sagrada para el judaísmo y el cristianismo, es también profundamente venerada por el Islam. En dos ocasiones quedó destruida y despoblada, para renacer tras breve lapso de tiempo las dos veces, siempre como crisol de razas y pueblos. En la fiesta de la Resurrección de Cristo se dan cita en la Iglesia del Santo Sepulcro, gentes de los más apartados rincones del planeta. En su interior se encuentra la tumba de Jesucristo que por fin ha sido restaurada tras años de deterioro continúo [Seguir leyendo en El País].

En la siguiente visita virtual se puede apreciar todavía la estructura de hierro colocada por los británicos en los años treinta del pasado siglo para evitar que se viniese abajo, tras quedar seriamente dañado por un terremoto: Virtual tour – Basilica of the Holy Sepulchre.

Y en National Geogrphico podemos leer un completo reportaje con imágenes y vídeos inéditos de la tumba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *