Las catástrofes naturales: ¿actos divinos o actos humanos?

El verano del 2002 será recordado en Europa central como uno de los más fatídicos del último medio siglo por la gravedad de las inundaciones sufridas, que causaron daños estimados superiores a los 20 000 millones de euros. Un año antes y en contextos muy diferentes, El Salvador y la India se vieron afectados por movimientos sísmicos que provocaron miles de víctimas. En el 2000, las aguas cubrieron gran parte del territorio de Mozambique, uno de los Estados más pobres del planeta, mientras que en 1999 habría que destacar las inundaciones y movimientos de ladera en Venezuela (alrededor de 50 000 muertos) y los seísmos de Izmit, en Turquía (unos 20 000 muertos). Seguir leyendo en Ecotropía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *