Las políticas de integración multicultural

Si el 11-S abrió el debate multicultural y propició cambios en la forma con que los inmigrantes eran percibidos en las democracias occidentales, ahora, tras los atentados en Madrid y Londres, son las políticas de integración multicultural las que han pasado al primer plano informativo. La homogeneidad cultural en Europa Occidental ha dado paso a sociedades heterogéneas donde coexisten diferentes tradiciones culturales provenientes de Asia, África, América Latina y otras partes de Europa. Pero antes de lanzarnos al debate convendría airear la confusión reinante en la que parecen nadar los «expertos», en especial los defensores del relativismo cultural y los etnocentristas.
El relativismo cultural es un principio que afirma que todos los sistemas culturales son intrínsecamente iguales en valor y que los rasgos característicos de cada uno tienen que ser evaluados y explicados dentro del contexto del sistema en el que aparecen. Así, ante cualquier análisis cultural adoptan una perspectiva emic con el fin de explicar y justificar los elementos conductuales. El siguiente ejemplo (Harris, 1998:133) demuestra la importancia entre el conocimiento de tipo emic y el de su opuesto, el tipo etic: “En el distrito de Trivandrum del estado de Kerala, en la India meridional, los agricultores insistían en que nunca acortarían deliberadamente la vida de uno de sus animales, que nunca lo matarían ni lo dejarían morir de hambre afirmando así la prohibición hindú contra el sacrificio del ganado. Sin embargo, entre los agricultores de Kerala la tasa de mortalidad de los terneros es casi el doble que la de las crías que son hembras. De hecho, el número de hembras de 0-1 años supera al de los machos del mismo grupo de edad en una proporción de 100 a 67. Los mismos agricultores son plenamente conscientes de que los segundos tienen más probabilidades de morir que las primeras, pero atribuyen la diferencia a la relativa «debilidad» de los machos. «Los machos -suelen decir- enferman más a menudo.» Cuando se les preguntó cómo explicaban esta propensión, algunos sugirieron que los machos comían menos que las hembras. Finalmente, varios de ellos admitieron que los terneros comían menos porque sólo se les permitía permanecer unos pocos segundos junto a las ubres de las madres. A nadie se le ocurrió afirmar que, dada la escasa demanda de animales de tiro en Kerala, se decide sacrificar a los machos y criar a las hembras. La perspectiva emic de la situación es que nadie, consciente o voluntariamente, acortaría la vida de un ternero. Una y mil veces los agricultores aseguraban que todas las crías, independientemente de su sexo, tenían «derecho a la vida». Pero la dimensión etic de la situación es que la proporción de sexos del ganado se ajusta de un modo sistemático a las necesidades de la ecología y la economía locales mediante un «bovicidio» preferencial de los machos. Aunque no se sacrifican los terneros indeseados más o menos a la mayoría se los deja morir de hambre.” Como aquí se muestra, la utilización exclusiva de uno u otro enfoque produce resultados parciales. Tan solo su combinación permite aprehender la realidad en su conjunto.
En el otro extremo se encuentra el etnocentrismo o creencia que nuestras propias pautas culturales son siempre naturales, buenas, hermosas o importantes, y que los extraños, por el hecho de actuar de manera diferente, viven según patrones salvajes, inhumanos, repugnantes o irracionales. (Harris, 1998:125). El corolario es una evidente intolerancia hacia las diferencias culturales.
El debate sobre el multiculturalismo debe renunciar a estos dos extremos y caminar hacia el modo de compartir los valores y las instituciones democráticas. Si han servido para dar respuesta a múltiples intereses e ideologías, bien podrían servir para integrar culturas e identidades diversas. Eso sí, manteniendo como premisa irrenunciable que el respeto a otras «culturas» acaba justo donde comienza la ley y los derechos individuales.
[HARRIS, M.: Introducción a la antropología general, 1989]

4 comentarios


  1. No entiendo nada. Yo soy diferente a tí, ¿que yo escriba aquí no es ya una multiculturalidad?
    Cultura, cultura, cultura… me provoca nausea semejante término y el malentendido que siempre conlleva.
    La cuestión no es la integración de culturas diversas, sea eso lo que sea; la clave es la convivencia. Se trata de definir qué normas mínimas de comportamiento permiten que tú, yo, él, vivamos cerca. Lo demás huelga: qué comes, a quién rezas, si utilizas papel higiénico o no, si leiste el Quijote antes de este año, si te gusta el fútbol o los bocadillos de calamares me trae al pairo.
    Perdón por la vehemencia, era una forma de decir lo que pienso.

    Responder

  2. Lo siento Alvaro, no entiendo tu crítica. Las políticas de integración tienen como objetivo fundamental la convivencia entre personas con distintas culturas. Aunque te pueda provocar nauseas, no desdeñes el poder de la Cultura. Basta salir a cualquier país árabe o asiático para comprender que, con nuestros propios conceptos, no puedes aprehender «su» realidad. Qué comas, si te gusta el fútbol, … no huelga tanto como puedas creer. Si has estado en el extranjero, seguro que has echado de menos tu comida favorita o el partido de fútbol de tu equipo. Casi caen en la anécdota pero ayudan a integrase.

    Responder

  3. Yo creo que la auténtica tolerancia está en aceptar que cada uno tiene su prisma y sus valores y que no se nos puede obligar a aceptar determinadas cosas, porque igual que en otras culturas tienen sus valores, en la nuestra tenemos los nuestros y eso también debería ser tolerado. Yo no puedo tolerar que en determinados países se les queme la lengua a las adúlteras para comprobar si mienten o no (juro que esto es cierto), ni la ablación del clítoris, ni las ejecuciones sumarísimas a homosexuales, ni la lapidación colectiva a los que “ofenden” determinadas creencias. Si hubiese auténtica tolerancia todo el mundo debería tolerar mi pensamiento tanto como toleran esas conductas, por llamarlas de laguna manera.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *