Liberté

Sainte-Mère-Église. Muñeco representando al soldado John Steele
Sainte-Mère-Église. Muñeco representando al soldado John Steele

Hoy, 6 de junio, se cumple el 69 aniversario de la Batalla de Normandía. Los actos comenzaron el pasado día 4 y se prolongaran hasta el próximo día 9 (ver las actividades programadas). Como paracaidista, no puedo dejar de sentir una especial atracción hacia los soldados que se lanzaron sobre Francia combatiendo con denuedo y por eso he buscado la imagen de la iglesia donde quedó colgado el paracaidista estadounidense John Steele la noche del 5-6 de junio. No solo sobrevivió sino que, tras ser descolgado y capturado por los alemanes, consiguió escapar varios días después. Es tan solo una anécdota pero también una muestra clara del espíritu de los paracaidistas, cuyo equipo por aquellas fechas podemos ver aquí.

De todas formas, la primera intención no era hablar sobre los aspectos bélicos sino recordar dos hechos menores en cuanto a su relevancia histórica pero que no podemos olvidar. Al primero de ellos se le conoce como la Batalla de Cable Street (East End). Tan solo dos años antes de comenzar la II Guerra Mundial el antisemitismo alcanzaba ciudades como Londres. Las camisas negras fueron convocadas para marchar por el barrio londinense East End de mayoría judía. La manifestación fue permitida por las autoridades pero provocó un gran rechazo no solo entre los judíos sino también entre irlandeses católicos, socialistas y comunistas. El resultado fue una batalla campal que obligó a los fascistas a retirarse. Hoy, una placa recuerda los hechos.

Batalla de Cable Street (I)

Batalla de Cable Street (II)

El segundo tiene que ver con la poesía la cual, además de alimentar el espíritu, puede servir de propaganda. Así sucedió con Liberté, un poema de Paul Éluard (en español) que fue “arrojado” desde los cielos sobre toda Francia para alentar a la resistencia.

Me pregunto qué ha sido de esa sociedad occidental que se levantaba contra la injusticia y a la que no le importaba tomar la calle y levantar barricadas, y que se dejaba seducir por los poetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *