Malí

Djenné, ciudad eterna de África Occidental: Pilares ancestrales se elevan sobre la escalinata de la Gran Mezquita de Djenné, ciudad sagrada de Mali de insólita belleza, en el borde meridional del Sahara. Recurriendo a antiguas tradiciones, los habitantes de Djenné han sobrevido a la sequía y la agitación política. Ahora se rehacen tras varios decenios de lluvias escasas y afrontan las amenazas de la era actual, entre ellas una presa en el curso alto del Bani, el río que les da la vida (Karen E. Lange en National Geographic, junio de 2001).Todos los años, los habitantes de la ciudad maliense de Djenné remozan su gran mezquita de adobe. Esta “fiesta del enlucido” (Pág, 3 y siguientes) comienza al amanecer cuando termina el Ramadán (NOTA: el primer enlace es en inglés; la fiesta del enlucido, sin embargo, está en español)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *