Marín, víboras y despedidas

Afortunadamente el nuevo atentado en Londres no ha provocado víctimas aunque no podamos decir lo mismo en Iraq. Allí la población civil sufre los efectos de un terrorismo practicado por los grupos insurgentes a los que, todavía hoy, algún medio de comunicación los llama «resistencia». Pero hoy no toca hablar de ello (en los últimos días he dedicado varios comentarios al terrorismo pero no volveremos a él en tanto en cuanto no tenga preparado un artículo en el que se aborde en profundidad esta cuestión).
Hoy prefiero escribir sobre algunos episodios bastante curiosos. Por un lado, el presidente del Congreso -Manuel Marín González- se ha disculpado ante los ciudadanos por la «pobre imagen» que a veces transmite la Cámara. Hacía referencia a la sesión de la Diputación Permanente celebrada ayer miércoles, 20 de julio de 2005. Sin embargo, el único acontecimiento digno de mencionar fue el empeño de un diputado del PP -Echániz Salgado- por continuar su intervención aun cuando había agotado su tiempo. Un tiempo que previamente habían decidido acortar los propios grupos parlamentarios por el cuantioso orden del día. También se dedicaron los habituales exabruptos y descalificaciones mutuas. Nada ajeno, por tanto, a la práctica diaria en el Congreso o en el Senado. Por contra, sí resulta vergonzoso el comportamiento de Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) y Rafael Hernando (PP). La lengua viperina del primero es de sobra conocida pero en este caso -al acusar a Hernando de «fingir» por las muertes en el incendio habido en Guadalajara- se encontró con la desmedida reacción de aquél -poco les faltó para llegar a las manos-. Doy por sentado que Rubalcaba desconocía el estado anímico de Hernando, el cual acababa de asistir al entierro de uno de los miembros del retén muerto en el mencionado incendio y, como es fácil de imaginar, no estaba para insultos. Ahora bien, no podemos bajo ningún concepto disculpar su comportamiento al tratarse de un representante del pueblo y actuar bajo esa condición. Y a Rubalcaba, espero que le sirva de lección y abandone definitivamente su «estilo» oratorio.
No dejamos España o, mejor dicho Galicia, para celebrar la despedida de Fraga por todo lo alto: blindaje de cargos y adjudicación de canales de televisión. Aquí nos viene muy bien el refrán «donde las dan, las toman»: si el PSOE regala un canal «en abierto» a sus amigos del Canal+, Fraga no iba a ser menos y se dispone a dejar atada y bien atada la televisión digital gallega. Más controvertida es la medida que estudia el gobierno en funciones gallego para consolidar los destinos y el rango administrativo de más de un millar de funcionarios que accedieron a la Administración por libre designación. La treta no es novedosa y, de hecho, hablamos de una práctica muy común en la administración española: primero se adjudica una plaza por libre designación y posteriormente se reconvierte a «funcionario» mediante diferentes subterfugios. Veremos en qué queda todo finalmente.

11 comentarios


  1. “Doy por sentado que Rubalcaba desconocía el estado anímico de Hernando”

    No lo sabremos, pero sí sabemos que conocía que había estado en el funeral, de ahí que la impostura de Rubalcaba es DELEZNABLE, sin justificación alguna.

    Yo siempre concedo el beneficio de la duda unas cuantas veces (normalmente no más de tres). En el caso de ese personaje hace años que dejé de otrogársela. En cambio, a Rafael Hernando, es la primera vez que conozca algo reprochable de su persona. Conociendo las circunstancias, no la contaré.

    Salen los diputados populares de la sala y Rubalcaba les persigue e increpa. Y, sabedor de la asistencia al funeral por parte de Hernando, le acusa de fingir. ¿En qué otro contexto puede encontrarse significación al fingimiento?

    Vamos, a mí ni a la grandísima mayoría de las personas se nos ocurriría tal imprecación, sólo a una persona SIN ESCRUPULOS.

    Mi opinión de la clase política española es muy mala, pero aún así, soy capaz de distinguir entre ellos, no poniéndolos a todos en el mismo saco.

    Si tiras de hemeroteca podrás verificar la catadura de uno y otro, están a niveles muy diferentes.

    Cuando a las personas se les considera como OBJETOS, obviando su DIGNIDAD, es cuando se es capaz de la comisión de las mayores tropelías.

    REcordemos un pequeño detalle: fue el portavoz del gobierno del PSOE que no daba crédito a los GAL, insultando y descalificando a diestro y siniestro. ¿Alguien tiene dudas a estas alturas de la implicación de Felipe González en el terrorismo de estado? Yo no hubiese soportado realizar tal ignominia sectaria, otros muchos sí, me temo. Tal vez por ese motivo no milito en partido alguno, asqueado de tanto sectarismo, que antepone su ideología u objetivos al BIEN COMUN y a la ética/moral.

    Responder

  2. Independientemente de la metedura de pata y la mala fe o no de Rubalcaba el PP ha entrado en una peligrosa espiral de oposición desmedida ahora ya injustificada tras pasar las elecciones gallegas. Si en el hecho no tuviera una componente tan trágica a chiste sonaría todo este intento de desgastar al Gobierno mediante un incendio forestal.

    Se acusa al Gobierno de esconderse tras los campistas, término simpático, como si Zapatero hubiera sido el que encendió la fogata y estos la cabeza de turco que pasaba por ahí. ¿Alguien se imagina que, en el caso de Farruquito, se acusara al PSOE de imprevisión por el atropello y de esconderse tras el pobre bailaor? Las imprudencias se pagan y, en un país en donde la prevención y los medios adecuados brillan por su ausencia, se pueden llegar a pagar, como en este caso, muy caras.

    Toda este debate que se han inventado carece de sentido. Parece que ante un incendio forestal incontrolado lo único verdaderamente importante sea la presencia en el lugar del presidente del Gobierno y no las medidas PREVENTIVAS, prometidas una y otra vez por unos y por otros tras cada incendio, que se debían estar aplicando desde hace meses.

    Al final, todo esto sólo sirve para encabronar a la gente y no hay que ser adivino para saber que cualquier día volverá a haber otro incendio y volverá a morir gente. Y sus cadaveres volverán a ser peones del juego político.

    Salud!
    konde

    Responder

  3. Maty,menos mal que no militas en ningún partido… Mira que si llegas a militar en el PP…

    Responder

  4. Si critico las actuaciones del PSOE soy del PP. Si critico al nacionalismo excluyente catalán soy fascista. Cuando criticaba al PP (Prestige, Piqué, LSSIce,… ) entonces era “sospechoso” de ser “progresista”.

    Por lo general, critico las actuaciones de los gobernantes, sean quienes sean. Las malas actuaciones, sin importarme la ideología (de la que carezco, o al menos soy incapaz de identificarme con ninguna de las conocidas).

    Digamos que formo parte de esos 2/3 millones de españoles INDECISOS, capaces de CAMBIAR SU VOTO en función de la coyuntura, aunque reconozco que antaño mi opción era el VOTO en BLANCO, ahora comienza a ser el de la ABSTENCION (aburrido del escaso eco que recibe la anterior opción), asqueado de nuestro sistema PARTITOCRATICO.

    Te pongo un ejemplo palmario: si mi ideología fuese próxima al PP (en algunas cosas coincido, así como en otras con el PSOE e incluso con los nacionalistas) hubiese votado al PPC en las últimas autonómicas catalanas. Pero tan apenas me lo planteé. Motivo: el cabez de lista era Josep Piqué, cuya GESTION ministerial en Ciencia y Tecnología fue desastrosa (fuui bastante duro). Lo siento, pero mientras lo sea ni me lo plantearé. OJO: si fuese el del PSC, otro tanto.

    Si muchos obrasen en consecuencia, tal vez nuestra democracia madurase de una vez, en especial la organización interna de los partidos políticos españoles, tan escasamente democráticos.

    Responder

  5. En algo sí tiene razón Maty: los antecedentes políticos de Rubalcaba dejan mucho que desear. Sin embargo, Rafael Hernando no debió ponerse a su misma altura. En cuanto al incendio de Guadalajara, debería hacernos recapitular sobre el modelo autonómico. Una cosa es descentralizar y otra muy distinta crear auténticos “Reinos de Taifas”. Hoy mismo he intentado recopliar la legislación sobre incendios y ha sido totalmente imposible. Al menos cuatro ministerios están implicados y todas las autonomías disponen de su propia ley. Un caos.

    Responder

  6. “Rafael Hernando no debió ponerse a su misma altura”

    Objección: fue una RESPUESTA ESPONTANEA a una PROVOCACION. Es un matiz muy importante, al menos para mí. Disculpable (conociendo el contexto y los antecedentes de ambos), ya que no hubo agresión.

    Responder

  7. Muy buenas,penoso el comportamiento de estos….. podriamos llamarlos “DISPUTADOS”.Eso nos da una idea de la clase politica que hay en este”Reino de Taifas” mucho tiene que cambiar la clase politica o de lo contrario nos vemos asomados en el precipicio democratico tantas veces mencionado, ejemplo: PSOE acusa PP de imprevision tema Prestige,11-M,etc,PP acusa PSOE de imprevision tema incendio de Guadalajara,etc.¿ Esto es salud politica? o es un cancer galopante.Nos queda la piel de toro,la cortamos con tijeras caso del “Estatut Catalan, Valenciano,Gallego,Pais Vasco,………… o le ponemos cremalleras.

    Responder

  8. La verdad decir que Rubalcaba insulta y que es un provocador, no se, puede ser verdad pero no creo que los del PP puedan tirar ninguna piedra por ese lado, el Sr. Hernando menos.
    Lo que Rubalcaba les dijo, esto se ha podido ver en televisión, es que tenían mucha cara, pues a lo que fue el PP al Congreso fue nada más que a montar la bronca, despreciando al Presidente del Congreso, me hubiera gustado ver a la Sra. Rudi ( creo que se llamaba así la anterior Presidenta ) el diputado hubiera sido expulsado fulminantemente.
    El insulto permanente está en boca de los diputados del PP, a mí si me llamasen asesino, golpista, asaltador de sedes del PP, como se oye todos los días sin ninguna prueba, viendo como se las gasta el Sr. Hernando, no sé lo que estaría legitimado de hacer.
    Parecía que estaban esperando la “provocación” porque no me digan que no tiene gracia que al Sr. Hernando le separe de la pelea los “apaciguadores” Sr. Zaplana y Sr. Acebes. Creo que si les hubiese dado simplemente las buenas tardes, hubieran hecho lo mismo, pues la mayor provocación y toda la supuesta maldad del Sr. Rubalcaba está en contestar los improperios de todo el PP y el no irse dejando gobernando al PP cuyos dirigentes parece que piensan que gobernar les corresponde a ellos de una manera natural, los demás son ocupas. Viejos vicios de familia mal curados creo yo.
    La vida parlamentaria debiera serenarse, siempre el verano fue época de incendios y tranquila politicamente, pienso que el PP, no va a dejar de desestabilizar y de meter cizaña ni siquiera en verano, su máxima es cuanto peor vaya la cosa, cuanto más enzarzada este, mejor. Una estrategía muy peligrosa para el país y para la población.
    Ya sé que duelen las críticas del Prestige, pero en esta crisis nadie dice que eran hilillos de plastilina y que las playas estaban esplendorosas, en esta crisis ha dimitido la consejera encargada, nunca vi dimitir a nadie en el PP en 8 años. Bueno sí al Sr. Pimentel porque no estaba de acuerdo con la guerra de Irak, otro gallo le cantaría al PP si le hubiesen hecho caso.

    Responder

  9. Mirad, la verdad es que a mi la situación política en este país me está dando un poco de miedo-pena. No porque vaya a producirse una desgracia, una guerra civil o nada de eso, quía. El problema está, me parece a mi, en que los que están al cargo del poder no gobiernan, y la oposición está demasiado obsesioanda con sus resquemores y tampoco hace nada constructivo. Pero unos por otros, la casa sin barrer. Y no es privativo de Madrid ¿eh? Al hilo de la trifulca Hernando-Rubalcaba: ¿Recordáis el jaleo que montó Maragall el día que le soltó aquello del 3% a Artur Mas en pleno Parlament? Un montón de familias del Carmel desalojadas y durmiendo en hoteles y demás, y el President montando un pollo que, total, no llevó a nada; porque ahí se quedó, bajo la alfombra, la investigación sobre el famoso 3%. En fin, que en momentos en los que la clase política debería ponerse a resolver o prever problemas, se dedican a tirarse del moño y las patillas. Resulta bastante grotesco, y más porque parece que lo hacen a propósito para montárselo ante las cámaras de la tele. Es como si la política española viviera bajo la maldición del “ruizmateísmo”: “¡Que te pego, lecheee!”

    Responder

  10. Además de pena, me da miedo. Desde los trágicos sucesos de Madrid, la batalla dialéctica se ha trasladado de los políticos a los ciudadanos pero amplificada. La situación se asemeja a esos días previos a un partido de fútbol en los que los presidentes se dedican a caldear el ambiente con mutuas descalificaciones. Irremediablemente, el resultado no es otro que agresiones verbales y físicas entre aficionados de uno y otro equipo. A este paso mucho me temo que nuestras elites políticas sólo repararan en ello cuando suceda alguna desgracia.

    Responder

  11. Bueno,hay una realidad.Las cosas van bien en España.Van bien a nivel económico,mejor que en el entorno;a nivel internacional -salimos de una guerra injusta y dialogamos-; a nivel estatal -por fín oimos las inquietudes de todos los españoles y negociamos para construir un estado justo- En resumen,España vá bien y no se oye lo de “Váyase,Sr.González”.
    Entonces, ¿a qué vienen las alharacas?
    No será por lo de “Ladran,Sancho,luego cabalgamos”.
    Maty, no existe el ciudadano apolítico.Es como decir que no crees en el tráfico.Tu verás defectos en unos y en otros,pero con tus opiniones, favoreces a unos o a otros y cuando te abstienes en las votaciones,también.No olvides que te gusten más o menos son elegidos por los ciudadanos para construir las leyes para todos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *