Minas, un problema sin resolver

Ayer se celebró con más pena que gloria el primer Día Internacional de la Lucha contra las Minas. Sin embargo, más de 80 países sufren esta plaga que causa, según estimaciones de la ONU, entre 15.000 y 20.000 muertes o graves mutilaciones cada año. En 2004, por ejemplo, sólo en Colombia, el Observatorio de Minas Antipersonal resgistró 863 víctimas de minas terrestres. De ellas, 206 resultaron muertas y 657 heridas; incluyendo al menos 21 mujeres y 60 niños. De hecho, Colombia, según sus propios datos, es uno de los países más castigados por este problema con 626 municipios afectados y cerca de cinco mil víctimas desde 1990 hasta la fecha —1.167 muertos y 3.637 heridos—. Junto a Colombia, Camboya (898 víctimas en 2004) y Afganistán (878) encabezan esta macabra clasificación.

No se conoce a ciencia cierta cuántas minas permanecen aún enterradas y escondidas pero sólo en Angola se sospecha que hay casi siete millones de ellas. Su amplia utilización en casi todas las guerras recientes se explica por su escaso coste económico, rapidez de colocación, facilidad de uso y potencial daño. Su limpieza, por contra, requiere de cuantiosos recursos y se encuentra a menudo con una dificultad añadida, la falta de mapas que indiquen su situación y extensión exacta.

Desafortunadamente, no todos los países han ratificado el Tratado de Ottawa (Oslo, 18 de septiembre de 1997). Entre las ausencias (Columna «Ottawa Treaty 1997») más significativas se encuentran las de China, EEUU, Rusia, India, la mayoría de las ex repúblicas soviéticas y numerosos países árabes.

Más información: Electronic Mine Information Network :: International Campaign to Ban Landmines :: Comité Internacional de la Cruz Roja: Minas terrestres antipersonal y derecho internacional humanitario y Minas antipersonal y restos explosivos de guerra.

Minas, un problema sin resolver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *