¿No les da vergüenza?

A estas alturas de la noche, los etarras deben ir ya por la quinta o sexta botella de cava porque el espectáculo ofrecido por unos y otros es de risa. Bueno…, de risa para los asesinos; para cualquier demócrata, despreciable y rastrero: la guerra de los vídeos. Las víctimas se merecen todo menos el circo que están montando a cuenta de la negociación con ETA.

Actualización (10:12 h.): el PP responde en su web.

86 comentarios


  1. Perdón por el grave error en mi mensaje anterior: obviamente, el destinatario del mismo no es Mínimo, sino ANÓNIMO 2. Querido mínimo, te ruego que aceptes mis más sinceras disculpas por ello. Lo siento de veras.

    Merche.

    Responder

  2. Merche: Ha sido sin duda la perspicacia que a mí me falta la que ha debido de llevarte en volandas a la conclusión de que Anónimo 2 y yo, que siempre firmo como Mínimo y no como Anónimo 2, a la conclusión, digo, de que somos la misma persona. No es así. Imagino que no te resultaría difícil comprobarlo.

    En tu comentario, el numerado 14255, también me confundiste, o te confundiste (¿con J.I?).

    Un saludo.

    Responder

  3. JI. yo si soy partidario de que se indulte a delincuentes, pero no de forma arbitraria y que pueda constituir agravio comparativo respecto a otros en la misma situación. Dicho de otro modo, deberian pasar a ser revisiones de condena y administrados por el poder judicial y no por el ejecutivo.
    De la misma manera, aplicar leyes con distinta vara de medir, o a veces aplicarla y a veces no, es una forma de injusticia.
    la referencia a la paranoia era en respuesta al 14449 de Francisco.

    Responder

  4. “Por cierto, Merche, ¿en qué te basas para decir que Zaplana y Aguirre son radicales? ¿O es que te has abonado la tesis de Haro Tecglen sobre los cristofascistas?.”

    Querido JI: No sé si Zaplana y Esperanza serán o no radicales o criptofascistas, pero de sus declaraciones y de sus actuaciones se desprende con facilidad que cuando menos pertenecen al sector más duro e intransigente del PP, el que defiende una oposición frontal y sin concesiones al Gobierno. Sé que es un recurso fácil recurrir a fuentes ajenas para justificar las opiniones propias, pero como a veces me explico bastante mal, y también, justo es reconocerlo, para que no me veáis como una marciana que parece vivir fuera de la realidad o que habla de cosas que sólo ve ella, me permito recomendar el siguiente artículo de Pablo Sebastián (un periodista, por cierto, que no simpatiza en absoluto con Zapatero, más bien al contrario), porque creo que sintetiza muy bien algunos de los temas que han estado flotando en este foro últimamente (entre ellos, el de nuestro admiradísimo El Mundo y su compañera mediática) y da una visión muy ajustada de lo que hoy en día sucede con el PP. Aunque, por supuesto, se puede estar absolutamente en contra de lo que dice, faltaría más:

    http://www.estrelladigital.es/a1.asp?sec=opi&fech=12/12/2006&name=manantial

    Y sobre tu pregunta (que yo creo que ya ha sido respondida varias veces, sobre todo en el post 14264 de Proteston), quizá merezca la pena reseñar que ETA lleva ya más de 3 años sin cometer un asesinato. Y hasta el momento, no se ha pagado precio político alguno. Y como ya han apuntado algunos otros participantes, el problema de ETA no es idéntico al de una mera organización criminal (por más que, entre otras cosas, también sea una organización criminal). Nos guste o no, sí existe un trasfondo político que le confiere una dimensión especial. Recuerdo unas declaraciones de Arzallus (a quien, a pesar de todo nuestro odio, se le debería reconocer un conocimiento bastante profundo del entorno etarra) que decía que el problema de ETA no era conseguir nuevos miembros, sino evitar que la policía le colase “topos”. Hay mucha gente que querría pertenecer a ETA, y no para enriquecerse, sino movidos por unos principios ideológicos concretos (por muy errados que estén). Eso significa también que el problema etarra podría enquistarse indefinitidamente, aunque sus acciones fueran cada vez más intermitentes y menos dañinas. ETA está debilitada, muy debilitada, pero matar es extremadamente fácil, está al alcance de cualquiera. No me atrevo a fijar unos límites categóricos a una supuesta negociación (que de momento, y segun todos los indicios, todavía no se ha producido), pero sí a establecer una base fundamental que en ningún caso se debe ni se puede (para eso está ahí el Tribunal Constitucional) traspasar: la Constitución española. Por lo demás, se pueden aplicar medidas parciales y progresivas de gracia sobre los condenados por terrorismo: en este sentido, yo no veo especial problema, más aún si con ello evitamos nuevas víctimas en el futuro.

    Un saludo
    Merche

    Responder

  5. Después del inmenso puente, volvemos a la brega.

    Muchas cosas que comentar.

    Vitruvi, por supuesto que debe de haber medidas de gracia para pequeños delincuentes, o para alguien al que se le enjuicia diez años después por un delito menor … Personas que han demostrado su reinserción en la sociedad. Delitos, en todo caso, de menor entidad que los que estamos comentando aquí.

    He leído con detenimiento el comentario 14449 de Francisco, y si no es una paranoia, lo del Estado Libre Asociado propuesto por el PNV, si que es una esquizofrenía. Es un “quiero estar, pero no quiero, y además de la manera que a mi me de la gana”; es muy propio del egocentrismo nacionalista. En vez de unir, separar y malquistar.

    Merche, he leído el artículo de Sebastián, y no comparto su tesis de fondo, que es en definitiva, que un sector del PP, se apunta a la teoría de la conspiración para hacer oposición interna a la dirección del partido.

    Además, creo que el propio Pablo Sebastián se contradice en cuanto que “… y especialmente en la negociación con ETA, que es, con el Estatuto catalán, el segundo gran error de Zapatero, y una munición paralela para reforzar el empuje de la conspiración y el clima de crispación.”

    Si ambos temas, son grandes errores, ¿se crispa porque desde posiciones no afines al Gobierno, se critique tales decisiones?

    Es labor de la oposición, criticar la labor de Gobierno, con todas las armas legales, y es labor de la prensa, en primer lugar, criticar a los que nos gobiernan (Nacional, local o autonómico), luego criticar al partido o partidos que sustenten al gobierno, y luego enjuiciar las propuestas de la oposición, que al fin de cuentas, es la alternativa de gobierno.

    Así que darle estopa a la oposición no está mal, pero con todo lo que apunta en su artículo sobre la labor del Gobierno, creo que yerra el tiro. Es más, si se profundiza en el artículo, pide que se haga una oposición firme, ya que afirma que el PSOE uso malas artes tras el 11-M “… donde se sabe, y eso es bien cierto, que la masacre del 11M provocó el vuelco electoral a favor del PSOE, que los socialistas aprovecharon con malas artes las mentiras y errores de Aznar y su equipo.”

    Luego, ¿porque son radicales Zaplana y Aguirre, si lo que hacen es denunciar tales malas artes?

    Aqui el único que se ha declarado radical, rojo y heredero de la II República, es ZP, y cualquiera que haya estudiado historia, entiende muy bien lo que ha querido decir, y lo que quiere hacer.

    Y decirte Merche, que hay que evitar el error, de otorgarle capacidad política a unos criminales. Por ese camino, lo que se consigue, es que un Estado de Derecho, acabe dando capacidad política a los delincuentes. Por ese camino, un día, los maltratadores, se organizaran para crear un partido político basado en la descriminación de su pareja, y su sometimiento, ya que entenderán que es algo connatural a la relación misma -y de igual modo, que los etarras, piensan que “Euskalherria”, esta oprimida, y tienen derecho natural a la independencia-. Y así se podrían poner infinidad de ejemplos, de personas o grupos que piensan que no son tratados con justicia sus peticiones.

    Sin ir más lejos, los grupos neonazis, creen que hay que exterminar a judíos, gitanos, negros, comunistas, etc … pon aqui todos los grupos a los que tienen fobia esa gentuza, ¿tiene tal actitud trasfondo ideológico?
    ¿se les debería dar voz en el Parlamento? ¿Negociar, si alguna vez, lo pide alguien? Mi respuesta es no, no y no, y si quieres lo pongo en mayúscula NO, NO y NO. Es un error equiparar politíca y crimen.

    ¿Qué ETA lleva tiempo sin matar? Hay millones de personas que no han delinquido en su vida ¿Hay que premiarlos?

    Y sobre el precio politíco; se están lanzando globos sonda, sobre la independencia del País Vasco, la última este fin de semana.

    Sigo sin entender, porque se le concede o se le podría conceder un derecho a decidir, a un supuesto “pueblo vasco”, supuestamente “oprimido”; y no se reconoce, o más bien, se ignora la existencia del Pueblo Español, único sujeto político, y en el que reside la Soberanía Nacional.

    Un saludo

    Responder

  6. Querido JI: Por supuesto que puedes estar en desacuerdo con el artículo de Sebastián. De hecho, coincido contigo en algunas cosas, como en que incurre en demasiadas contradicciones (contradicciones que se derivan, a mi juicio, de intentar mantener una “exquisita” equidistancia entre Gobierno y oposición, lo que le lleva a tratar de evitar a toda costa que de la crítica a una de las partes se derive un apoyo sutil o manifiesto a la otra; a veces es más honesto tomar posición por algo, alinearse con una de las partes, que tratar de permanecer inmaculado y puro todo el tiempo para aparecer como el “bueno” de la película), y también hace ciertas proyecciones de futuro un tanto gratuitas, a mi modesto entender (desde luego, como futurólogo este hombre es bastante malo, eso os lo puedo asegurar). Pero tampoco discutiré sobre su artículo; simplemente quería poner de manifiesto que mi supuesta “obsesión” con determinados medios de comunicación no es sólo una paranoia mía. Y que cuando preguntas de dónde saco que Zaplana o Esperanza son “radicales”, pues entre otras cosas de las informaciones que los diversos medios de comunicación nos ofrecen, así como de sus propias declaraciones y de los artículos y “libros” que escriben (sobre todo de esto), y en fin, con todo eso, una va haciéndose un plano de la situación, extrae sus propias conjeturas y fundamenta sus opiniones. Y como veis, no me limito a leer El País y a regurgitar sus editoriales (es curioso que siempre se piense en el oponente político como alguien desinformado, que no presta atención más que a lo que dicen los suyos, y que repite como un loro las declaraciones desus líderes de opinión favoritos: mi absurdo debate con Anónimo 2 respecto a que estoy manipulada ha surgido, creo, de ese gran error, más común de lo que imaginamos), sino que busco y leo con interés las opiniones que no coinciden con las mías.

    Respecto a la negociación con ETA y a las supuestas medidas de gracia que podrían seguirle, por mucho que argumentemos no nos vamos a poner de acuerdo. Para ti -creo, rectifícame si me equivoco- ETA es un simple problema policial que se acabará cuando se detenga a sus miembros (algo así como los Grapo); para mí, también es un problema político cuyo origen principal reside en una parte significativa de la sociedad vasca, que comparte los fines políticos de ETA y que, en menor medida, justifica sus fines. Su visión del problema es bastante diferente del nuestro (de los que estamos en contra de la violencia etarra), y estoy convencida de que para ellos nosotros somos quienes estamos equivocados, los que tenemos una óptica deformada de la situación, y ellos los que llevan toda la razón. Para ellos, ETA es consecuencia del problema, no la causa. Y hay incluso un sector importante en ETA que cree que hay unos puntos irrenunciables en su programa político que si el Estado no los acepta jamás podrá haber acuerdo de ninguna clase (de igual modo que hay un sector en la sociedad española que no acepta la menor concesión a ETA y únicamente admite su derrota penal: niegan absoluta validez a los postulados de la otra parte). Desde luego no es un tema sencillo, al menos tan sencillo como pretenden hacer ver algunos, y por eso exige ir más allá de las propias convicciones. Se puede estar en contra de toda negociación con ETA (lo que al mismo tiempo exigirá ser consecuente con esa idea y asumir los costes que tenga), o se puede estar en contrar de cualquier clase de negociación política (posición en la que yo me mantengo, por si a alguien le sirve de interés), pero si dos partes se sientan a la mesa a hablar de lo que sea, cuando menos habrá que considerar los puntos de vista de la otra parte. Sólo así se puede llegar a puntos en común que ayuden a poner fin al problema de ETA sin más dramas personales ni colectivos. Todas las teorías acerca de la resolución de conflictos apuntan en la misma dirección. Y a mí personalmente es un tema que me interesa mucho. Generalmente, los conflictos se eternizan sólo con que una de las partes considere sus posiciones irrenunciables y niegue validez a las del contrario.

    Merche

    Responder

  7. “Alli donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, yo estoy entre ellos. Y si se ponen de acuerdo el Padre los escuchará” (Mateo 18.20).

    Bon Nadal a Tothom.

    Responder

  8. Julian dijo”Pero la adhesión en un acto de solidaridad de cualquier tipo no es un acto de fe en el sentido religioso. Supongo que todos los sabemos.” Yo no sé que es la adhesión en un acto de solidaridad de cualquier tipo
    ¿dónde descalifica anónimo 2?

    Responder

  9. Merche, aunque con retraso -el maldito trabajo- he leído con atención tu comentario 17451.

    En cuanto a la primera parte, no creo que sea conveniente abundar en ello. Todos nosotros tenemos derecho a expresarnos libremente, escoger el medio/medios de comunicación preferido/s, y desde luego, lo que debemos evitar, es etiquetar a las personas, por el medio que eligen, ya que es excesivamente frecuente, lanzarse a la cara, epítetos muy simples y muy descalificadores, por el sólo hecho de leer un períodico o sintonizar una emisora. Pienso, que si debo criticar una actitud o una noticia o un medio, lo puedo hacer libremente, sin miedo a que me/nos califiquen de tal o cual cosas. Y si somos capaces de no “encastillarnos” -todos-, mucho habremos avanzado. ¡¡¡¡Y no quiero comentar nada sobre ciertas noticias aparecidas en Cuatro sobre la AVT, se comentan por si solas !!!!

    Sobre la segunda parte, estoy básicamente de acuerdo contigo. Una parte de la sociedad vasca, y no vasca; justifica sus medios y comparte la “ideología” asesina de ETA.

    También estoy de acuerdo contigo en tu forma de expresar o formular en que consiste una negociación, “…si dos partes se sientan a la mesa a hablar de lo que sea, cuando menos habrá que considerar los puntos de vista de la otra parte.”

    Y aqui, es donde estoy en desacuerdo. Sólo hay una parte que mata, extorsiona, amenaza, chantajea … cuando una parte utiliza esos metodos para lograr sus fines, no hay ninguna negociación que pueda salvar tal diferencia básica y esencial, entre “unos” y “otros”; entre “verdugos” y “víctimas”. No hay que considerar los puntos de vista del que usa la pistola, algún problema tendrá por lo poquísimo que valora la vida ajena.

    Cuando se habla de “tolerancia cero” referida a la violencia de género, se usa un lenguaje políticamente correcto, sobre lo que debería llamarse, “intolerancia hacia el intolerante-maltratador”, y aquí nadie pone en duda que la postura de perseguir tales comportamientos, sea una posición radical e intolerante, es más, está muy bien vista. Y no podría ser de otra manera, con aquél que mata o agrede a su pareja.

    ¿Porqué aquellos que mantenemos una postura de “intolerancia cero” hacia el terrorismo, se nos ve como inmovilistas, radicales, y fachas? No lo entiendo, salvo desde posturas de puro oportunismo político, y de relativismo absoluto, en la que todo vale, vale todo, para llegar al fin deseado.

    Y retomando el tema que apuntas, a que una parte -mayor o menor- de la sociedad, apoya los medios y fines de ETA, recordarte, que tras la SGM, se produjo una “desnazificación” de Alemania, de todos aquellos elementos que colaboraron con el régimen, y que ayudaron a que se mantuviera; en Japón, hubo una parte de los jóvenes, que se inmolaban al estilo “kamikaze”, ¿qué les llevaba a ello? Pues una creencia profunda en que hacían lo correcto por el emperador, y su país, que les llevaba a sacrificarse.

    ¿Qué lleva a un etarra a pegar un tiro en la nuca, o poner una bomba?
    Una creencia en que están oprimidos, y que sólo de ese modo se “liberarán”; pero, el que estén convencidos, no implica que tengan razón. Hay que combatir la enfermedad de raíz, y el remedio pasa, en primer lugar, por no ceder un ápice en la defensa de nuestros valores de convivencia y libertad; pasa por desarrollar una labor educativa, en sentido contrario, a la que desde el nacionalismo se lleva a cabo, en que por encima de todo, desarrollan una labor de exacerbación nacionalista, con constantes ataques a España y a lo español, a los valores que nos unen, y una constante reinvención de la historia, creación de nuevos mitos, y de naciones oprimidas, con el constante rechazo a la Constitución y sus valores, con reiteradas alusiones que en el referendum de 1978, el PNV, por ejemplo -y son los moderados- no apoyaron el texto constitucional.

    En fin que son muchas cosas para tan poco espacio, pero que quede claro, que ni Otegi es hombre de paz, ni Zapatero traerá el fin de la violencia, sin la renuncia a aquello que nos une como españoles, y que es el respeto a nuestros valores y a nuestra historia en común.

    Renunciando a ello, cualquiera logra la paz, inclusive ZP.

    Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *