¡No va más!

La merecida mala fama de la SGAE lleva camino de batir todos los registros imaginables. A su defensa numantina de modelos de negocios caducos y a su empeño por criminalizar a todos los internautas, se añaden ahora sus delirios de grandeza. Según publica hoy El Mundo, «la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) pretende levantar una imponente sede en el Palacio del infante don Luis de Borbón, en Boadilla del Monte (Madrid), un monumento intocable y protegido por las leyes de Patrimonio, en el que la entidad que gestiona los derechos de autor proyecta edificar seis chalés-residencia, construir un auditorio, instalar ascensores donde ahora hay escaleras históricas y, entre otras cosas, utilizar las reales dependencias para oficinas». [Leer noticia completa]

Hace ya algunos años, en el transcurso de unas jornadas sobre Internet, le pregunté a un abogado de la SGAE —no recuerdo su nombre— cuál era su opinión sobre la duración de los derechos de propiedad intelectual y si le parecía justo que los herederos los cobraran por el mero hecho de ser hijos o nietos del artista, escritor, compositor, etc. La respuesta no dejó lugar a la duda: “¿caduca la propiedad de una vivienda? ¿por qué deberían hacerlo los derechos de propiedad intelectual?”.

Cuando se equipara “cultura” y “vivienda”, poco más se puede decir salvo expresar nuestro más profundo rechazo a una visión exclusivamente mercantilista de la cultura.

Actualización:
¿A qué espera la Fiscalía anticorrupción para intervenir?: La SGAE se adjudicó el Palacio en un concurso ‘ad hoc’ del Ayuntamiento.

8 comentarios


  1. Sí, es verdad, no nos queda otra que denunciarlo con la fuerza que buenamente podemos. Pero si manosean todas las instituciones y se reparten todos los pedazos del pastel para luego conceder las migajas a los afines, ¿qué no van a hacer con la cultura? ¿o internet? que no olvidemos, su fuerza e influencia es una de las cosas más sobrevaloradas en carpetovetonia.

    Responder

    1. ¿La Red sobrevalorada? Eso es decir poco. Si no fuera por el P2P y algún que otro asunto escabroso, ni se hablaría de Internet. De hecho, se ha convertido en el refugio perfecto de una sociedad indolente y “pasota”,
      El activismo político brilla por su ausencia y la capacidad de movilización de Internet es simplemente nula.

      Responder

  2. Bueno, los herederos del artista, en ese supuesto, heredarán la vivienda, que duda cabe, y todos los demás bienes. Pero no creo que sea la comparación más pertinente.

    A todo esto, recordemos que con los diversos modelos de canon compensatorio que se están aprobando, yo tengo que aportar bienes a la herencia de alguno de esos hijos de “artistas” por el simple hecho de comprar unos cd’s para mis fotos, o de comprarme un ordenador para trabajar, pongamos por caso. Ese supuesto no se da con la vivienda, y … no me parecería mal si yo también puedo participar ;)

    Responder

    1. Por supuesto que no se trata de una comparación adecuada, pero ese fue el ejemplo que esgrimió el abogado de la SGAE para defender la actual duración de los derechos de propiedad intelectual.

      Responder

      1. Es una simple cuestión de prisma a través del que ver el asunto. Yo por mi parte creo que el sistema actual de derechos de autores un robo. La creatividad del autor debe remunerarse, de forma justa, atendiendo al trabajo realizado. El resto pertenece a la sociedad: elcantante no ha inventado la música, sino que se ha valido de ella, que es un bien cultural, para crear una canción. Es difícil justificar, fuera del vampirismo económico actual, los desorbitados beneficios económicos de cantantes y artistas, de sellos discográficos y productores cinematográficos. El problema va más allá, a los derechos de imagen de los futbolistas, o, colmo de los colmos, a los chupasangres invitados en los “tomates de telecinco”. La cosa tine tintes obscenos con las patentes intelectuales y dramáticos con las del mundo de los medicamentos. Un horror.

        No debe precuparnos demasiado la lucha contra el P2P. En cuanto se generalice nacerá una alternativa que devolverá a la sociedad lo que le pertenece. El precio que pagaremos, eso sí, es ver a una panda de vagos enriquecidos (y a sus abogados llenado los bosillos) por un esfuerzo que no estará jamás a la altura.

        Ah, Miguel, es posible que haya que pagar por entrar a ver el reformado palacio. Cosas de los derechos de autor ;-D

        Responder

  3. me has dado una idea julián. la propiedad intelectual de una obra arquitectónica pertenece al arquitecto? cómo podria hacerlo para cobrar a los que la usen, la miren, la fotografien….
    habrá que crear un cánon a todos los que no demuestren ceguera total, por si a caso.

    Responder

    1. Pues no creas, algunas veces es así. Por ejemplo, el espectáculo de iluminación de la Torre Eiffel está sujeto a derechos de autor. O el Atomium.

      Responder

  4. Buen Amigo D. Miguel. Como siempre acertado.

    El activismo “social” empieza a funcionar, sin ningún ni especial caracter politico.

    Plataforma: “moutepertarragona.cat”

    Entre “TODOS” conseguiremos algo.

    Andevant ¡¡ Adelante ¡¡

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *