Novedades en la sección de Historia

Los asiduos a esta bitácora habrán comprobado que, en las últimas semanas, el ritmo de publicación ha disminuido de forma considerable. Aunque cinco años y medio en la Red puedan pesar en momentos determinados —cansancio, haberlo haylo—, existe otro motivo: por fin he comenzado a preparar un proyecto largamente acariciado. Se trata, en concreto, de un trabajo sobre una de las épocas —el segundo tercio del siglo XIX— más apasionantes de la historia europea y española. Como todo proyecto nuevo, cuesta arrancar pero espero que, a partir de ahora, avance de forma constante y en unos meses pueda estar completado. Eso sí, no podré atender en la misma medida que antes la bitácora. Espero, al menos, compensarles con este trabajo. Y sin más preámbulos, les dejo con los tres primeros capítulos (el primero pueden saltárselo) del Liberalismo y romanticismo en tiempos de Isabel II.

Me olvidaba: hay dos novedades. La utilización de enlaces externos a la Wikipedia como apoyo al texto, especialmente en lo referente a biografías, y la disponibilidad de aquél en formato PDF (al final de cada capítulo).

7 comentarios


  1. Quiero felicitarte por este trabajo, querido Miguel. Me parece verdaderamente ESTUPENDO.

    Responder

  2. IMPRESIONANTE Miguel, el jueves ya quede francamente sorprendido por tu basta cultura y tu sapiencia en muchos y variados temas.

    Pero no dejo de maravillarme por tu denodado esfuerzo y derroche de trabajo en esta bitácora que no deja de crecer y ramificarse para terminar convirtiéndose en un lugar de referencia cultural casi obligada, mis más sinceras felicitaciones.

    Saludos,
    Ray

    Responder

  3. Todavía no me he leído los tres primeros capítulo, con lo cual no puedo opinar. Me lo estoy descargando, cuando le eche un vistazo te lo comentaré. Sólo quería darte un consejo: No cuelgues nada antes de haberlo pasado por el registro de la propiedad intelectual ;), no sabes quien te lee, ni con qué intenciones.

    Responder

  4. Los dos últimos comentarios me hacen pensar que no están indicados los correspondientes autores con la suficiente claridad porque, en ambos casos, se me atribuye la autoría de los textos. Y no es así: si se fijan en la parte superior de cada una de las páginas, aparece, junto al título del capítulo, el nombre del historiador que lo escribió. Yo solo me limito a poner a disposición de los internautas contenidos culturales. Es decir, a divulgar.

    Responder

  5. Lo primero es pedirte perdón: suelo hablar ante de pensar. Pensaba que tu proyecto era la redacción de una novela histórica, y comenté mientras me lo estaba bajando. (tengo una conexión lentita).
    Por lo tanto, mi consejo era de buena fe: si escribías una novela, no lo publicaras en la web antes de pasarlo por el registro, yo ya he tenido problemillas.

    Rectifico mi mensaje anterior, y te doy la enhorabuena por el esfuerzo de divulgación que has hecho. (Los enlaces de la Wikipedia son bastante útiles)

    Responder

  6. No pasa nada, “cuchufletas”. La precisión era sencillamente para dejar claro quien era el autor. Al César, lo que es del César. Y gracias por el consejo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *