Hace cinco años, en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, se forjó un principio de cooperación entre los países más desarrollados para erradicar el hambre en el mundo. Sin embargo, el hambre aflige actualmente a más de 800 millones de personas. Esperemos que la nueva cumbre – a celebrar este año del 5 al 9 de noviembre – sea algo más que buenos propósitos. Ahora mismo, por ejemplo, 17 países africanos se enfrentan a emergencias alimentarias excepcionales. En lenguaje llano: la gente se muere de hambre.

Parece, por fin, controlado el incendio en la zona de Riglos (Huesca). Un verdadero desastre natural porque, además de la pérdida de masa forestal, el fuego podría haber provocado la muerte de las más de doscientas parejas de buitres leonados que anidan en las paredes de uno de los mallos que se ubican junto a la población. Se da la circunstancia que – justo en estos meses, julio y agosto – las crías abandonan el nido. De hecho, el propio pueblo se ha librado de la quema por puro milagro.

La probabilidad de que cualquiera de nosostros sea víctima o testigo presencial de violencia extrema es, por lo menos en España, pequeña. Pero somos diariamente testigos de tales sucesos a través de los periódicos y, especialmente, la televisión. Cuanto más espectacular es el hecho, más insistentemente preguntamos ¿por qué?.

¿Qué hace que alguien insulte, amenace, golpee, torture o mate a otra persona?. En la investigación psicológica sobre la agresión hay dos posturas básicas y de gran influencia: una de ellas considera la agresión como una forma de conducta gobernada por instintos o impulsos innatos; la otra ve la agresión como una forma de conducta que, al igual que otras conductas, se adquiere a través de la experiencia individual. Existe una tercera postura, intermedia, que integra los conceptos de impulso y aprendizaje: la hipótesis de la frustración-agresión.

Sin embargo, tal vez estas teorías deban replantear sus hipótesis a la vista de los últimos descubrimientos: Bases neurobiológicas de la agresividad.

Para comprobar el nivel de seguridad de nuestro ordenador: Steve Gibson. Para los menos avezados en el inglés, unas pequeñas instrucciones:

  • Al acceder a la página, pulse en cualquiera de los dos banners.
  • En la segunda página, busque en la sección «News & Events» el logo «Shields Up!» y pulse en él.
  • En la siguiente página, pulse en el botón «Probe My Ports!«
  • Espere a que finalice el proceso.

RESULTADOS:
El status de cada puerto puede ser «Stealth» (camuflado: ni siquiera ha podido detectar el puerto), «Closed» (cerrado: ha podido encontrar el puerto pero éste se encuentra cerrado) u «Open» (abierto: ha comprobado que el puerto está abierto).
Como es obvio, el mejor resultado es el primero, es decir, camuflado. Si algún puerto – y especialmente el NETBIOS – se encuentra «Open», la posibilidad de ser invadidos por visitantes no deseados – incluidos los troyanos – será bastante alta. En este caso les recomiendo la instalación de un «cortafuegos» gratuito: ZoneAlarm. ¡Ojo!, la versión PRO es de pago; busquen en la página el botón «free download» (el programa está en inglés pero es fácil de usar. En los próximos días pondré a su disposición un manual en español).

Antes de colgar el cartel «cerrado por vacaciones», les dejo unos cuantos enlaces:

  • Parque del Serengeti. Una página de atractivo diseño con mucha información visual y alguna que otra curiosidad como un juego de asociación sonoro – visual. Eso sí, para ver los videos una de dos: o mucha paciencia o una conexión rápida.
  • Se acerca el fatídico mes de agosto, reconocido por el famoso cartel – cerrado por vacaciones – y, sobre todo, por el tráfico. Para relajarse les invito a entrar en una excelente web de música interactiva: Milenium (se necesita plug-in de Flash que se puede descargar desde la propia página)
  • Sólo para los más atrevidos: KGB & CIA. No me hago responsable; ¡Ah! y por favor, si descubren el fin de la historia, no dejen de contármelo.
  • Los expertos afirman que los internautas, en su deambular por la Red, se molestan mas bien poco en leer. ¿Cierto?, ¿Falso?. Lo desconozco. Aunque sólo sea para llevarles la contraria, les invito a leer detenidamente el siguiente artículo: La Real Academia Española tiene mala ortografía.
  • Una muy, muy buena bitácora para estar al día en el tema de informática: Tremendo.

Andaba buscando la programación del XXIII Festival Internacional de Música Antigua de Daroca, que comienza el próximo día 3 de agosto, cuando, casi sin querer, he topado con una excelente página: Arafolk. Se trata de un sitio que hará las delicias de los más mayores – especialmente si son aragoneses – ya que, en ella, podrán escuchar muchísima música tradicional aragonesa. Además, su autor – Alberto Turón Lanuza – pone a disposición de los visitantes las partituras de muchas de las canciones.

Eclipse Solar
Eclipse Solar

National Geographic. Lo reconozco, es mi revista preferida. Pero… ¡a ver!, ¿dónde pueden encontrar una página como la siguiente?: El Sistema Solar. ¡Ojo! Primero deben descargar un visor e instalarlo en su ordenador. De todas formas, tienen las instrucciones en la propia página (en inglés, pero fáciles de comprender). Dependiendo de su conexión, el proceso – sólo el inicial – puede ser algo lento pero el resultado final lo merece. Y, por favor, jueguen con los mandos de la nave para no perderse nada.

La traducción de una de mis canciones favoritas: The Sound of Silence (Simon y Garfunkel).

Hola oscuridad, mi vieja amiga,
he venido para hablar contigo de nuevo,
porque una visión, deslizándose silenciosamente,
me dejó su simiente mientras dormía.
Y la visión que quedó plantada en mi mente
aún permanece
dentro del Sonido del Silencio.

En inquietos sueños caminé a solas
por estrechas calles empedradas.
Bajo el resplandor de una farola
volví la cara hacia el frío y la humedad
y entonces mis ojos fueron apuñalados por el destello de una luz de neón
que rasgó la noche
y rozó al Sonido del Silencio.

Y bajo la desnuda luz pude ver
a diez mil personas o tal vez más.
Gente que charlaba sin hablar,
gente que oía sin escuchar,
gente que escribía canciones que ninguna voz jamás compartiría.
Y ninguno se atrevió a
perturbar el Sonido del Silencio.

Locos, dije, ¿no sabéis
que el silencio crece como un cancer?.
Oíd mis palabras que puede que os sirvan de lección.
Coged mis brazos para que os pueda alcanzar.
Pero mis palabras cayeron como silenciosas gotas de lluvia
y resonaron como un eco
en los pozos del silencio.

Y la gente se postró y se puso a rezar
ante el dios de neón que habían creado
Y el anuncio se encendía y se apagaba mostrando su mensaje
con las palabras que iba formando.
Y el anuncio decía: «Las palabras de los profetas están escritas en las paredes del metro
y en la entrada de las casas».
Y susurró en el Sonido del Silencio.