Pedro Martínez-Avial

Obras que nacen con vocación de ser observadas por una teórica multitud, pero nacen de la más absoluta y necesaria soledad. Obras que dicen mucho más de su autor que una biografía, bien que fuere esta absolutamente extensa.

calpe
Calpe, 2000. 38,5 X 55,5 cm. Oleo sobre lienzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *