Pepe “El Dictador”

José Blanco, actual ministro de Fomento, habría encajado en la maquinaria franquista sin ningún tipo de aceite o grasa lubricante. Su perfil casa a la perfección con la de aquellos aduladores que pululaban alrededor de Franco en busca de prebendas. Sin una formación adecuada y dispuestos a plegarse a cualquier sugerencia o idea del dictador, ascendían en la escala política con las consiguientes consecuencias negativas. Por desgracia, subsisten en nuestros días ese tipo de sanguijuelas en forma de políticos incapaces, carentes de experiencia profesional y cuyo único bagaje es el de haber “trabajado” para el partido. José Blanco es el paradigma.

Una de sus últimas decisiones, la paralización de numerosas obras públicas, ofrece una espléndida oportunidad para percatarse en qué se ha convertido la “particracia” en España y cómo la estulticia campa a sus anchas entre los políticos.

Puerto de Monrepós, junto a uno de los tramos en obras. | MIGUEL GARCÍA

Aún sin discutir la necesidad y magnitud de tales recortes, convendrán conmigo en que se trata de una decisión arriesgada por cuanto no existen antecedentes, no al menos de tanta magnitud, por lo que la goma de borrar debería aplicarse con prudencia y sentido común. Sin embargo, ha sido justo todo lo contrario. De un día para otro nos hemos encontrado con una “lista negra” confeccionada a partir de unos criterios arbitrarios, absurdos y carentes de cualquier lógica. No obstante, y aún siendo grave la falta de inversiones para los años venideros, lo más grave es la calamitosa situación en la que quedarán muchas vías con la paralización de las obras y los riesgos para la conducción que conllevará.

En Aragón, por ejemplo, la decisión de Pepe “El Dictador” dejará casi inaccesible (*) el Pirineo al paralizar las obras de Monrepós, causando un daño irreparable a varias comarcas, mientras se mantienen las que afectan a la autovía de Madrid, necesarias pero no urgentes. Eso sí, ha bastado que el presidente cántabro amagara con romper la alianza con el PSOE para mantener el AVE a Santander, una obra tan cara que su solo presupuesto hubiera salvado una decena de las paralizadas.

Mañana más….

(*) Si soy capaz de encontrar un lugar donde parar con el coche- las obras no lo ponen fácil-, tomaré fotos para que nadie pueda acusarme de exagerado.

10 comentarios


  1. Probablemente nadie en Aragón tuvo en su momento la habilidad de ofrecer “generosamente” el agua del Ebro a cambio de un empujón decisivo para llevar a esa Autonomía hacia la modernidad.

    Todo tipo de obras públicas serían necesarias: túneles bajo los Pirineos -carretea y ferrocarril- buenas comunicaciones hacia nuevas pistas de eski, regadío de tierras hoy en día yermas…

    El Laboratorio Subteráneo de Canfranc debería promover una Universidad de Excelencia en la que se estudiara Fisica de Partículas. Jaca y la zona de Benasque serían un lugar no menos hermoso que suiza donde se alojaran físicos estudiosos de los Neutrinos…

    pero eso es el sueña: la triste realidad es que el agua termina en el Mar, y La Huerta muere de sed…

    Le doy la enhorabuena por su página, (y al ayuntamiento que se la facilita).

    Responder

    1. No creo que el asunto del trasvase haya influido en la falta de infraestructuras. Más bien al contrario porque el PP perdió el poder en Aragón precisamente por apoyar aquél y el PSOE aprovechó el rechazo de la gente para ganar. La causa hay que buscarla en la estructura territorial: no existe un partido nacionalista fuerte en el Congreso, no hay una ETA (por fortuna), el número de escaños asignado a Aragón es irrelevante, etc.

      Responder

  2. Ya, puede ser. A toro pasado cualquier explicación es posible.

    Pero los millones de metros cúbicos que pasan por delante del Pilar, quizá hubieran podido tener la misma fuerza que siete escaños en el Congreso.

    Pienso que quizá (insisto, solo quizá), los aragoneses fueron todo corazón, y les faltó habilidad. Mas vale maña que fuerza.

    Insisto, y no me consuelo: vosotros seguís sin infraestructuras y Murcia sin agua…

    Responder

  3. Nadie, y yo menos, podemos poner en duda el contenido de su articulito, nos habla de forma clara y concisa de la incacidad de Pepe, lo veo bien hilvanado y con esa pizca de humor inherente a la idosincracia de los españoles. El conocimiento de sus hechos y milagros sólo puede ser sabido por aquellos que saben de sus andanzas o, tienen una especie de cia como la de doña Esperanza (q.D.g.), de todas formas,para hacer una buena crítica, se precisa de ser un buen conocedor del tema, a no ser que los comparemos con los literarios que,se dice de ellos que son escritores frustrados. ¿Es usted portador de unos valores técnicos que estén por encima de los de Pepe. ?

    Responder

  4. lo ha entendido usted bien?
    si quiere que el estado invierta en su región, tendrá que regalar agua (dejar al rio sin su caudal ecologico) para que la “huerta no se muera de sed” (o sea, los campos de golf que han costruido con sus rspectivas urbanizaciones).

    Por suerte los aragonenes han comprendido que, a la larga, el rio les va a traer mas beneficios que prostituirse.
    Se imaginan la EXPO del Agua con el rio vacio?

    Responder

  5. Se trataba ded sacar el agua a su desembocadura.

    Bueno, no era mas que una simple opinión. Desde luego lo que no quisiera es molestar a nadie con mis comentarios.

    Responder

    1. En cuanto a la falta de agua en Murcia, convendría que comprobara cuántas hectáreas se han convertido en tierras de regadío. La sobre explotación nunca es una buena idea. Mira, por ejemplo, en Almería donde tuvieron que prohibir la instalación de más invernaderos ante el peligro de salinizar la capa freática.

      Nota: No tiene por qué molestar a nadie la opinión de una persona.

      Responder

  6. La desembocadura del agua en el Ebro son imprescindibles para el manteniento del delta más rico que tiene España, esas aguas que al parecer se pierde en el mar, son las los arrastres los humos para su abono y, a la vez limpiar de sedimientos un río con mala calidad de sus aguas, al estar su lecho contaminado por los vertidos de las minas.
    Muy someramente he leído Lorenzo Pardo, uno de los grandes ingenierons de nuestro país, en parte alguna de sus conocimientos, habla de trasvase del Ebro como solución del secular problema del agua en las comarcas del Levante español.

    Responder

  7. ¡A ver si lo entiendo, estulticia, no es sinónimo de iletrado, ni la titulación la impide !
    Una cosa es ser uno ineficiente, ignorante, iletrado o lo que ustedes quieran, y otra diferente, ser
    Ministro, diputado, alcalde u otro cargo de consideración política. Para esto, basta ser español, mayor
    de edad, y ser designado, o votado, según los casos. Y no hace falta mas.
    Lo deseable, sin embargo, es un ejercicio de coherencia en la designación, para el cargo de ministro.
    Y esta se le debe exigir al Presidente electo. Pero con lo que hemos votado, tenemos lo que merecemos
    , los que realmente somos torpes, somos los votantes, que nos dejamos engañar por cantos de Sirenas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *