Poema de amor y guerra

Fotografías de Robert Capa

07_181
Madrid, ago-sep 1936
07_182
Cerca de Fraga, 7 de noviembre de 1938
07_183
Argelès-sur-Mer, Francia, marzo 1939

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.
Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

MIGUEL HERNANDEZ: Vientos del pueblo me llevan.

12 comentarios


  1. Siempre se pueden extraer numerosas y valiosas enseñanzas del testimonio poético y vital de Miguel Hernández. Hoy quisiera señalar que la vida y la muerte de este gran poeta son el ejemplo más palmario de que es posible reivindicar una idea de España desde la izquierda sin avergonzarse de ello, ni “cogérsela con servilleta”; lo cual además evita que la derecha de siempre tenga el campo libre para seguir patrimonializando el concepto según le convenga.
    Quien tenga oidos, que oiga.

    Responder

  2. Me brindo voluntario para desenmascarar a toda esa gente “meapilista” de izquierdas, que se aferran desesperadamente a los tópicos de cada moda mediática, a las retóricas políticamente correctas de los “paniaguados”. Otros no lo hacen, como los Ciutadans de Catalunya, y son fieramente vapuleados por los izquierdistas de extrema derecha de Cataluña. No hay un imaginario de izquierdas sobre España porque fue uno de los peajes a pagar en los tiempos del consenso preconstitucional para salir del franquismo. Salimos de él, pero seguimos siendo los perdedores de la guerra y los perdedores de la Historia.

    Responder

  3. ¿Ciutadans de Cataluña izquierdistas?, ¿Pero has visto quienes son sus dirigentes recien escogidos?: un recién licenciado casi imberbe que no tiene ningún problema en afirmar que ha votado al PP y a CIU; y un articulista de expediante impolutamente anticatalanista y perteneciente al círculo losantiano.

    Anda Luis, no me hagas reir.

    Responder

  4. Es un problema que algunos crean que es un problema afirmar que se ha votado al PP y/o a CIU. Como lo es creer que alguien de izquierdas no pueda ser anticatalanista.

    Tienes dos problemas, Pol.

    Responder

  5. No tenia ni idea de que Arcadi Espada (si es la persona a la que se alude) fuera del círculo Losantiano, de hecho, es colaborador habitual de las páginas de “El País”, que no es precisamente el periódico favorito del Sr. Jiménez Losantos. Por lo demás, suscribo el cometario de Mínimo.

    Responder

  6. Arcadi Espada dejó El País hace nada, Fino estilista: ahora escribe en El Mundo (muy oportuno eso de dejar el país para escribir en el mundo :). Pero creo que Pol se refiere a Albert Rivera y a Antonio Robles, presidente y secretario general, respectivamente, del partido Ciudadanos, Partido de la Ciudadanía. Este último, Robles, escribe desde marzo en Libertad Digital, anatema.

    Saludos.

    Responder

  7. Que no se me olvide: con pequeñas palabras, qué grande fue Miguel Hernández.

    Responder

  8. Mínimo: Perdóname la corrección.

    ¡¡ Que grande ES Miguel Hernández ¡¡

    Saludos.

    Responder

  9. Cuando me refiero a personaje de la órbita Losantiana aludía a Antonio Robles, el vice del recían creado partido y colaborador en el ínclito periódico digital dirigido por nuestro admirado radiopredicador turolense.

    Y sí, tal vez tenga algún problema, Mínimo: no chuparme el dedo y dilucidar fácilmente cuando me quieren vender la moto. Lo otro (el decirse de izquierdas y votar a PP y CIU) creo que más bien es problema del señor Rivera, por incoherente.

    Responder

  10. pretender hacer creer que eres de izquierdas y no nacionalista y votar a partidos de derechas y nacionalistas es tener un problema de credibilidad.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *