¿Política o humanitaria?

La concesión de la prisión atenuada a De Juana no hubiera provocado tanto alboroto si no fuera porque se produce tras el fracaso de las negociaciones del Gobierno con ETA. Es legítimo, por tanto, preguntarnos si la decisión de Rubalcaba está basada en cuestiones meramente humanitarias, tal y como señala el auto, o si por el contrario, han pesado más las razones políticas. En cualquier caso, las circunstancias son distintas a cualquier otra: en primer lugar, el peligro de muerte se deriva de una decisión personal del preso; en segundo lugar, no sólo no ha mostrado el menor signo de arrepentimiento sino que se ha regodeado con cada asesinato realizado por ETA. Por eso no entiendo ni comprendo la decisión del Gobierno.

Por otro lado, algunos medios, como El País, han atizado las llamas al comparar la medida adoptada hoy con las excarcelaciones producidas durante el gobierno del Partido Popular. Las diferencias son obvias, comenzando por el hecho de que ninguno de ellos provocó su enfermedad:

  • Esteban Esteban Nieto: fue excarcelado el 7 de abril de 1999 porque padecía una enfermedad incurable (cáncer de hígado, con metástasis en el pulmón y el páncreas). Cinco meses más tarde fallecía.
  • Miguel Sarasqueta Zubiarrementeria: excarcelado tras sufrir sufrir un derrame cerebral.
  • Sabino Álava García: se acogió a beneficios penitenciarios debido a una grave enfermedad. Se da además la circunstancia que mostró reiteradamente su rechazo a la violencia (condenó, por ejemplo, el asesinato de Miguel Ángel Blanco) y, de hecho, fue expulsado de ETA.
  • Santiago Díez Uriarte: recibió el tercer grado por enfermedad grave el 27 de marzo de 1997. Falleció el 27 de octubre del ese mismo año.
  • Los tres últimos ni siquiera tenían delitos de sangre y uno de ellos murió a los seis meses de su puesta en libertad.

201 comentarios


  1. ¡Cómo caemos en las trampas de la “agenda única” (bipartidista mente aplicada a una pura competencia para alternancias de poder, sin importar lo que le afecte a la cosa pública), y así hacemos ese inconsciente juego a quien nos encela con capotazos para hurtar el bulto en lo más fuerte -o peligrosas embestidas contra nuestros intereses- de cada día!
    Entre tanta cháchara da escalofríos la soledad para el aviso indiscutible de lo más importante por Rosa Díez: “…la verdadera derrota y puntilla a nuestra resistencia sería que les dejaran volver a los ayuntamientos y diputaciones sin dejar de ser lo que son, terroristas [se refiere a los convictos Ternera y Otegui, ¡que ya formaban parte de una mayoría parlamentaria gobernando con PNV cuando asesinaron al ex-socio como vicelehendakari, mas con 19 escaños frente a los 17… de dicho partido, Buesa]. Siento insistir, pero lo que se avecina es un drama. Si ellos vuelven, muchos de nosotros tendremos que irnos. La historia de los judíos en la Alemania posnazi se repetirá. No lo podremos resistir”.
    ¿Es que ya no hay nadie con oídos y humanidad por ahí? ¿Nadie de la mayoría habitual, silenciosa en torno al gobierno de turno (como antes cuando la guerra de Irak, aunque preludiaba lo luego evidente tras el 11-M …), capaz para anteponer cualquier cívico patriotismo al servi[cia]l sometimiento llamado -por sectarias mentes- “patriotismo” de partido?
    Van a volver a tomar el pelo -a quien déjese- con el nombre de “Batasuna”, como antes ya hicieron con el de “Aukera Guztiak” rechazado por una Fiscalía que por imperativos legales ha de obedecer al Gobierno, para… dejar colarse a última hora su seudónimo (¿Inocente, inocente, que nada tenía que ver?) del EHAK, el Partido Comunista de las Tierras Vascas, de nuevo en el Parlamento de Vitoria, con sueldos, altavoces, votos decisivos y todo… ¿Así de fácil, e impune mente, para ZP?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *