PRISA: ¿Quién dijo miedo?

En el último Consejo de Ministros (viernes, 29 de julio), el gobierno socialista acordó modificar el contrato administrativo de concesión para la explotación del servicio público de la televisión (03/10/89) entre la Administración del Estado y la Sociedad de Televisión Canal Plus, S.A. (hoy SOGECABLE, S.A). Este acuerdo estipula que «la sociedad concesionaria podrá emitir en abierto durante las 24 horas del día en sus emisiones en analógico y en digital». Esta medida permite a PRISA consolidarse como el grupo de comunicación más poderoso e influyente de nuestro país aunque, por otra parte, no podemos olvidar que el camino hacia la concentración mediática ya se afianzó durante el mandato de Aznar. ¿Cacicada? ¿trato de favor? ¿ataque a la libertad de expresión? Se abre el debate y para situarnos he seleccionado, entre otros, varios artículos publicados en EL MUNDO. Cuando los lean, tengan presente que este periódico es parte interesada en el proceso.

8 comentarios


  1. En los convulsos años treinta ya se dijo que o la República acababa con Juan March o Juan March acabaría con la república. Ya sabemos como acabó la cosa. En la actualidad Jesús de Polanco es mucho más poderoso que el mallorquín. Vivimos en una sociedad mediática. Sólo se
    vende lo que se ve. Los políticos viven de la imagen y sienten terror a las críticas. Hay quien dice que PRISA es el grupo mediático del PSOE, sería más cierto considerar que el PSOE es el brazo político de PRISA. Sólo hace falta hacer un seguimiento de los editoriales de “El País” y de las declaraciones de los portavoces socialistas, casi siempre los primeros marcan el camino a las segundas.

    El arrogante Aznar simplemente creyó que favoreciendo a Polanco conseguiría su favor político, evidentemente se equivoco. Se lo tuvo merecido, claro. “Roma no paga a traidores” y Polanco tampoco.

    Responder

  2. No te preocupes, Pilar: frente a Jesús del Gran Poder aún queda Esperanza.

    Por dios, qué país de pijas «aguerridas» y cobardes redomados. ¿Pondrá ahora el grito en el cielo ese dechado de virtudes como es Losantos? ¿Y qué dirá ahora esa virtuosidad del periodismo objetivo como es Pedrito J. «El (del corsé) Rojo»?

    Salud!
    konde

    PS: Y dig yo, ¿no podemos enviar a toda esta gentuza (a los unos y a los otros) a Madagascar?

    Responder

  3. Yo simpremente me gustaría agradecer al País el que exista y yo pueda enterarme de algo, llevaba muchos años viendo una sóla visión, me quieren hacer ver que hay independencia e imparcialidad en los otros medios pero claro es difícil por ejemplo ver independencia en un medio como la Cope al dictado de los que nos tuvieron primero bajo la bota muchos años y chupándonos la sangre después, contratando verdaderos exaltados para hacer sus programas y soflamas, recuerdo a Pedro J. Ramírez en el cambio 16 hace muchos años aclamando al GAL, recuerdo en aquellos mismos años al País diciéndole a Barrionuevo que eso no podía ser y después ya sabemos lo que pasó, ¿ como me va a decir Pedro J. Ramírez que Aznar favorece a Polanco y a él que fue el que le aupó no?. Si un Juez condena a uno del PSOE hay que acatar pues todo se hace según las reglas democráticas si un Juez le pide al director del Mundo lo que le esta pidiendo y se niega, eso es que hay conspiraciones para callar a tan demócrata sujeto, pues a otros no se lo hacen,cuando el denunciaba todo lo que le pasaba Aznar y compañía no importaba ni la manera de conseguirlo ni nada, lo que importaba era si era verdad, ahora no ahora la verdad ya no importa.

    Responder

  4. Estimados Curro y Chusbg: permitime que discrepe de vuestra opinión. Yo doy gracias porque en este país disfrutamos de libertad de expresióm y a que, por ello, existan periódicos con diferentes líneas editoriales. Podemos criticar a todos ellos por uno u otro motivo pero sólo su lectura combinada permite aproximarnos a la realidad. Leer exclusivamente uno, el que sea, nos lleva a convertirlo en «biblia» y, por tanto, realizar así un «acto de fe».

    Responder

  5. EL PAIS ha sido mi diario de cabecera durante muchos años. Hubo una época en la que, por circunstancias que no vienen al caso, leía también el ABC. Y durante otra temporada me pasé a EL MUNDO. Hoy no me queda más remedio que volver a EL PAIS: es el único diario que conecta con mi forma de ver las cosas, que me ofrece una visión clara y profunda de la realidad que vivimos, y también que menos intenta manipularme, que menos información me oculta. Gracias al Almendrón, puedo acceder a otras informaciones y artículos vertidos en otros diarios, y eso me convence más aún de que EL PAIS dispone de los mejores articulistas. Por si fuera poco, nunca agradeceremos lo suficiente al grupo PRISA su labor en los días siguientes al 11-M. Fue gracias a PRISA que empezamos a ser conscientes del engaño a que el Gobierno pretendía someternos, no EL MUNDO ni Antena 3 TV. Personalmente, me alegro de que Canal + pase a emitirse en abierto: va a ser una buena alternativa a los telediarios de Antena 3. No creo que Polanco sea más peligroso que Pedro J. o Ansón (acordaros de la famosa y reconocida “conspiración”). De entre todos los editores de este país, creo sinceramente que es el más honesto.

    Responder

  6. Estimada Merche: vaya por delante que considero al PAIS uno de los mejores periódicos, no sólo de España, sino de toda Europa o, al menos, de los editados en inglés, francés o español. También coincido contigo en la apreciación sobre la calidad de las personas que escriben en la sección “Tribuna” y, por supuesto, Polanco no es más peligroso que cualquier otro editor. En realidad, el problema no radica en la calidad o en la supuesta peligrosidad de uno y otro. El problema está en la excesiva concentración de medios de comunicación lograda por PRISA y en la posición dominante alcanzada gracias a favores políticos provenientes tanto del PP como del PSOE.

    Responder

  7. Escuché un día a Cebrian decir que PRISA no tiene ideologia. Se trata de un grupo inversor parte de cuyo negocio son compañías que venden audiencia de un cierto corte ideológico a los anunciantes. No hay que olvidar que hasta “El Pais” es una empresa y que, como toda empresa, aspira al monopolio. Hará todo lo que sea legalmente posible para conseguirlo. Lo demás que sucede es lo esperable.
    Los periodistas gustan de pensar y vender que cumplen un fin social, moral… y son simples asalariados con hipoteca e hijos. Escribirían cualquier cosa. No hagais demasiado caso ni os lo tomeis demasiado en serio o conseguirán colaros más anuncios.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *