Queísmo

Me advierte un amable lector de un error consistente en la supresión indebida de la preposición de, es decir de incurrir en el llamado queísmo. Probablemente se trate de una reacción contra el uso indiscrimando de la figura contraria, es decir del dequeísmo, aunque, si soy sincero, me daría con un canto en los dientes si ese fuera el único error que cometo cada vez que escribo un comentario… :-)

Mrando en el diccionario de la Real Academia, he encontrado un apaño para evitarlo:

Un procedimiento que puede servir en muchos de estos casos para determinar si debe emplearse la secuencia de «preposición + que», o simplemente que, es el de transformar el enunciado dudoso en interrogativo. Si la pregunta debe ir encabezada por la preposición, esta ha de mantenerse en la modalidad enunciativa. Si la pregunta no lleva preposición, tampoco ha de usarse esta en la modalidad enunciativa: ¿De qué se preocupa? (Se preocupa de que…); ¿Qué le preocupa? (Le preocupa que…); ¿De qué está seguro? (Está seguro de que…); ¿Qué opina? (Opina que…); ¿En qué insistió el instructor? (Insistió en que…); ¿Qué dudó o de qué dudó el testigo? (Dudó que… o dudó de que…); ¿Qué informó [Am.] o de qué informó [Esp.] el comité? (Informó que… [Am.] o informó de que… [Esp.]).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *