¡Querellas!

Leo y no salgo de mi asombro: miles de afectados por la huelga salvaje de los controladores se querellarán contra éstos. No acaba aquí pues se pide para ellos penas de cárcel.

Solo espero que esos mismos afectados y el resto de ciudadanos interpongan otra denuncia contra el Gobierno por declarar el «Estado de Alarma» sin ningún tipo de base legal. En el Decreto se dice: «Al amparo de lo dispuesto en el artículo 4 apartado c. en relación con los apartados a) y d) de la L.O. 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, se declara el estado de alarma con el fin de afrontar la situación de paralización del servicio público esencial del transporte aéreo».

Veamos lo que indica dicha Ley Orgánica en su artículo 4, apartado c: «Paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad, […], Y concurra alguna de las demás circunstancias o situaciones contenidas en este artículo».

Si aún sé leer en español, el apartado «c» establece dos condiciones y ambas deben cumplirse:

  1. paralización servicios públicos…
  2. concurrencia de al menos una de las circunstancias contenidas en el artículo

¿Y a qué otras circunstancias se agarró el Gobierno?

  1. Apartado a) Catástrofes, calamidades o desgracias públicas, tales como terremotos, inundaciones, incendios urbanos y forestales o accidentes de gran magnitud.
  2. Apartado d) Situaciones de desabastecimiento de productos de primera necesidad.

¿Dónde están las calamidades o las desgracias públicas equiparables a una inundación, incendio o accidentes de gran magnitud? En ninguna parte. Cualquier posible riesgo se neutralizó al cerrarse el espacio aéreo.

¿Se produjo desabastecimiento de productos de primera necesidad? En absoluto. Tampoco era previsible que sucediera.

¿Por qué entonces el Gobierno adujo las razones contempladas en los apartados c) y d)? Porque así se aseguraba la aplicación del artículo 12.dos que dice: «En los casos previstos en los apartados C) y D) del artículo cuarto el Gobierno podrá acordar la intervención de empresas o servicios, así como la movilización de su personal, con el fin de asegurar su funcionamiento. Será de aplicación al personal movilizado la normativa vigente sobre movilización que, en todo caso, será supletoria respecto de lo dispuesto en el presente artículo.»

En resumen: la declaración del Estado de Alarma se realizó sin base jurídica y se forzó la situación a través de la normativa sobre movilización para que los militares pudieran intervenir ya que la mera puesta en marcha de la alarma no les habilitaba a ello. Una normativa, por cierto, bastante confusa de la que no se deduce directamente que los civiles deban ponerse bajo el mando de militares en el caso que nos ocupa.

Este Gobierno, no solo nos lleva a la bancarrota, sino que además se salta la Ley cuando le da la real gana. Mientras tanto, el populacho pidiendo las cabezas de los controladores.

Actualización, 15/12/10: muy interesante el artículo de Pablo Lópiz Cantó, licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Zaragoza: Estado de Alarma.

Actualización, 16/12/10: Josep Ramoneda explica en El País por qué la prórroga es peligrosa y perniciosa de una forma llana: Normalizar la excepción.

50 comentarios


  1. No creo en el discurso de política de izquierda o de derecha. Los Españoles somos de lo que se llama Izquierdas, cuando se trata de recibir, y de derechas si hay que dar, y parto de la base de que esta generalización es provocadoramente simplista, pero temo que estadísticamente cierta.
    Lo que resulta inadmisible, a mi modo de ver es que, mantener a los partidos grandes nos cuesta. Un riñón en impuestos, mas otro en sobornos ( lease Gurtel, o Palau, o Pocero, o … ) pero ademas tenemos que oír hablar de progresismo a quienes se cargan lo que nos da un respiro en tiempos de Bonanza ( un simple empleo ) y amenazan con imponer una reducción en la calidad de las pensiones.
    Seguro que nuestro voto, estrategica y estadísticamente orientado, seguirá cautivo de ideologías No aplicadas, de leyes convenientes a oscuros intereses económicos, de programas electorales que No se cumplirán.
    Sin embargo, el descrédito en el que se afianzan los partidos mayoritarios, no podrá a medio plazo subsistir, sin que los propios militantes, y sobre todo sus financiadores, legítimos o interesados, reclamen Cambios serios en sus discursos, compromisos, y democratización interna. Ello so pena de que quiebre Todo el sistema. La generación próxima, ya no cree en ellos, la nuestra esta desilusionada, la anterior casi seguro, tendrá que consultar con su bolsillo, y el Poder en la Sombra, pedirá la devolución de los Créditos.

    Responder

  2. Victor Alvarez: Sin embargo, el descrédito en el que se afianzan los partidos mayoritarios, no podrá a medio plazo subsistir, sin que los propios militantes, y sobre todo sus financiadores, legítimos o interesados, reclamen Cambios serios en sus discursos, compromisos, y democratización interna. Ello so pena de que quiebre Todo el sistema. La generación próxima, ya no cree en ellos, la nuestra esta desilusionada, la anterior casi seguro, tendrá que consultar con su bolsillo, y el Poder en la Sombra, pedirá la devolución de los Créditos.

    De acuerdo con ese descrito que comentas pero en mi opinión éste abarca no sólo al ámbito español. Durante este años en no pocos países occidentales una serie de escándalos en los que el nepotismo, latrocinio y demás corruptelas de la clase política han sido los titulares con los que nos despertaban la mayoría de los periódicos (ingleses, franceses, italianos …)

    Responder

    1. compeiro: prueba a usar los botones «Contestar» o «Citar» que aparecen cuando pasas el ratón por encima del comentario al que quieres responder :-)

      Responder

  3. No hay duda de que España es solo un caso más, en este ámbito. Menos mal porque, por malo que sea, supone la plena integración, en la normalidad cultural del ámbito europeo.
    Dicho sea de paso, esta » normalidad » no debe ser confundida con que deba ser considerada normal, ni tan siquiera como
    mal menor.
    Creo que la erradicación de estas practicas ha de constituir el objeto principal de la disidencia contra los sistemas políticos que los amparan, los consienten, o los ignoran.

    Responder

    1. Desde luego que no es mal menor y tan grande es que a veces uno piensa que quizás la única forma de combatirlo sea ignorándolo pues parece que hasta busquen un «habla de mí aunque sea mal». Y volviendo con otro dicho, a veces uno piensa que la disidencia más eficaz contra esa situación sea aquello de «no hay mayor desprecio que no hacer aprecio»

      Responder

  4. Estar en el candelero, aparecer aunque sea para ser denostado, viene siendo el mecanismo por el
    cual se hacen habituales de las portadas y los artículos de opinión, muchos de nuestros políticos.
    Pero considerar que toda portada lleva aparejada una cara y una cruz en pro de la subsistencia al fin,
    creo que hace de la moneda un objeto sin valor; Como bien dice » comperio «.
    No olvidemos que la calderilla tiende a ser dejada de lado y olvidada en los cajones.

    Una anécdota al respecto, del valor de la calderilla, para quitar hierro al asunto:

    En un viaje a Granada, cerca de su Catedral, paseaba con mi esposa y como es tradición en la zona,
    una gitana de armas tomar, encamino sus saber hacia este incauto castellano, diciendole :
    -¡Tenga uste, señor Marques!, el ramito de romero.¡Le voy a echar la buenaventura, a ver esa mano!
    Embaucado quizá por el arte y la osadía, picado de curiosidad, ofrecí mi palma a la buena mujer, por
    ver el arte de encandilar en pleno apogeo. A pesar de la advertencia de mi señora esposa.
    Procedió a la adivinación con docta astucia la gitana, y yo confieso me quede sorprendido por la
    Sicología de años de experiencia derrochada en mi persona. Adivinó la mujer alguna cosa de modo
    misterioso, y yo que soy de ciencias achaque tal prodigio a la posibilidad estadística. Pero quede por
    Un instante absorto en mis pensamientos y me dije, bien vale unas monedas el desparpajo, de manera
    que echando mano al bolsillo, saque dos euros para proceder al pago.
    Aquí viene lo bueno, y el hilo conector con antes dicho:
    Me dice la gitana con seguridad y sosteniendo su mirada en mi estupefacta expresión:
    – ¡ No Marques, tiene que ser pape !
    Pillado en situación de debilidad intelectiva, o sea, atontado y perplejo, eche mano a la cartera, saque
    un billete, afortunadamente de cinco euros y lo ofrecí a la astucia personificada, que lejos de rendirse y
    cobrar por su trabajo, viendo que había otro billete gemelo, gira su cuerpo en la dirección correcta.
    Toma de la mano a mi mujer que, a esas alturas del encuentro, ya estaba a nuestro lado y retoma la
    adivinación, esta vez en la palma de su mano.
    Resumiendo, gano en el plazo de 10 minutos, la sicóloga ambulante, titulada por la universidad de las
    Artes y Ciencias Gitanas, 10 euros como 10 soles. ¡No quería calderilla!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *