¿Regla o excepción?

El incidente multicultural en el colegio de La Línea arrasa en todos los periódicos, pero cabe la duda de si se trata de un caso aislado o realmente los musulmanes no terminan de integrarse. En todo caso, no debemos esperar cambios importantes en la mentalidad de inmigrantes de primera generación que han llegado a España en edad adulta. Distinto es el caso de las siguientes  a las que la escuela y la convivencia diaria deberían facilitarles esa integración. Para ello basta una enseñanza laica y una educación basada en los principios democráticos que rigen en este país, aunque siempre encontraremos excepciones (que confirman la regla).

Me quedo con la respuesta del profesor al alumno:

«Entonces le dije, literalmente: Mira, muchacho, en primer lugar, tú no eres quién para decirme a mí de lo que puedo o no puedo hablar en clase. En segundo lugar, lo que tú comas, o coma este otro, a mí no me importa nada. En tercer lugar, la religión que tú profeses, profese éste o aquel otro, todavía me importa menos. En cuarto lugar, aquí sois 30 alumnos, y tú te debes adecuar a los 29 restantes y no los 29 restantes a ti. Y en quinto lugar, si no estás de acuerdo con las enseñanzas y conocimientos que se imparten en este centro siempre tienes la posibilidad de elegir y marcharte a otro centro».

Fuente: Diario de Cádiz (Formato PDF).

14 comentarios


  1. He leido el articulo enlazado del Diario de Cadiz y desde luego da gusto lo sensato que es este profesor y lo bien que se expresa. Sus explicaciones suenan muy verosimiles.

    Aprovecho este comentario de tanto calado que hago para saludar al autor de este blog que sigo regularmente desde Australia desde hace annos. Gracias Miguel!!!

    Responder

    1. ¿Desde Australia? ¿No habrá por allí sitio y trabajo para un maño? :-)

      Y gracias a ti por visitarme. Un abrazo.

      Responder

      1. jeje, si estuviera en mi mano te sponsorizaria sin pensarlo 2 veces. Tios tan constantes y con criterio no abundan en ninguna parte del mundo

        Responder

        1. Lo de constante lo admito pues no en vano los maños llevamos fama de cabezudos, pero lo de «con criterio» ya es otro cantar :-)

          Responder

  2. Quizás (solo quizás) el lenguaje no haya sido el más apropiado para el chico (o no fueron exactamente esas las palabras del profesor…). Pero sin duda lo es para los inmigrantes adultos que no entienden o no quieren entender lo que significan palabras como integración, democracia, libertad de expresión, igualdad. Valores fundamentales para el mundo occidental y los países de acogida de quienes por alguna razón se han marchado del suyo.

    Responder

  3. Yo apuesto por una exageración de los medios… hay que vender periódicos y si nos empeñamos en no crear noticias alguien se las tendrá que inventar, ¿no? :-)

    Responder

  4. No creo en que esta noticia sea una invención.
    La respuesta del profesor es perfecta de entender para nosotros, y posiblemente para el chico.
    Pero no olvidemos que la tradición musulmana, integrista o no considera el consumo de cerdo
    Un pecado sacrílego. Siempre he pensado que el origen de tal creencia es de índole sanitaria anterior
    quizá al judaísmo, desde el que llego a nosotros la obligatoriedad de la abstinencia de los viernes, y a
    ellos el repudiar el cerdo, o la muerte por lapidación, como castigo al adulterio.
    Estos arraigos, no son sin embargo, erradicables ni siquiera en la segunda generación, frecuentemente.
    Habremos de convivir con ello, y si no se admite la ortodoxia religiosa ni en centros cristianos concertarías

    Responder

    1. He leído un poco más sobre el asunto y esto no es un enfrentamiento cultural entre musulmanes y «cristianos» si no una ridícula denuncia que no va a llegar a ningún sitio interpuesta por los padres de un alumno contra un profesor porque denunciar es gratis mientras no te hagan pagar nada. Una anécdota amplificada por los medios hasta el esperpento.

      Responder

  5. Si no se admite la ortodoxia cristiana ni en centros concertados, quería decir, no veo porqué se deba
    ceder ante creencias, anticientíficas de otras religiones. Es como si se autorizara la enseñanza del
    Creacionismo, en nuestros institutos.
    Se trata no tanto de adaptación de unos u otros en pro de la paz social, o el respeto a las minorías
    se trata mas bien de aprendizaje y enseñanza de verdades contrastadas. Quien quiera una formación
    Religiosa deberá buscar un centro religioso de su inclinación y credo.

    Responder

  6. Estas cosas a quien mas perjudica es a tanto Musulmán normal y corriente que anda por el país y no se mete con nadie.

    El niño en cuestión es un repelente niño Vicente, de los que siempre hay en todos los colegios. En este caso se ha juntado que el querido papá del repelente es un acusica Barrabás, y han montado La Mundial por una tontería. Lo de menos es que sean musulmanes; Podría haber sido un repelente católico, apostólico y «románico» el que la montase por meterse con la Inquisición, o un repelente ateo, por hablar de los Pastores de Fátima.

    El mundo está lleno de tontos sublime, sin segregación posible por sexo, raza, religión, ni de preferencias políticas, religiosas o sexuales.

    Responder

  7. Somos tan garantes de los derechos del menor, que la escuela se esta convirtiendo en un suplicio para Profesores y alumnos normales, un asunto menor, que antaño se resolvía con una visita al director del centro, o incluso con un castigo al rebelde (¡ niño, a dar tres vueltas al patio !) se judiacializa, con intervención de policía y fiscalía.
    Pero los listos de los padres, (sean estos u otros de revoltosos ateos, agnósticos, cristianos o lo que fueren) deberían ver penalizada su estupidez con una multa por hacer perder el tiempo a nuestros funcionarios. Una especie de condena en costas si me permiten. Lo mismo para toda falsa denuncia, de violencia, de maltrato policial, de robo de vehículo ( cuando hubo noche de jarana ).
    Ciertamente los que pagan el pato son los inmigrantes dignos, que se ven insultados o rechazados por las intrigas de unos pocos agitadores, o la gratuidad de nuestros servicios públicos.
    Ya los quisiera yo ver en sus escuelas coranicas, ante una actitud similar de un pupilo, con el clérigo de turno

    Responder

    1. ¡Niño, a dar tres vueltas al patio! Vade retro. Entonces sí que meten a la cárcel
      1) al profesor por ordenarle semejante vejación
      2) al vedel, que lo ve en el patio, por no denunciarlo inmediatamente;
      3) al que pasaba por allí por si acaso
      4) y por supuesto al director o directora.

      :-) :-)

      Responder

  8. ¡ Pues a eso me refiero, Miguel !
    Te confieso que cuando volaba un borrador en clase,( regó 51 años ) en trayectoria balística, con mas
    precisión que un misil guiado por láser, en mi época de bachiller y revalida, el alumno afectado no decía
    En casa ni Pamplona. No fuera a ser que se llevara encima dos pescozones de sus padres.
    El castigo esta penado hoy día, pero solo aquí. Se de padres y profesores, que viven intimidados ante
    Algunos pipiolos, y pipiolas :) que merecerían un reformatorio de los de antes.
    Pero creo que demos hallar la manera de impedir el empleo de la cohercion legal contra quien merece
    respeto y elogio, frente al manipulador. No creo que una multa administrativa fuera mala en este caso.
    Y para el nene, algún trabajo comunitario, impuesto por la justicia que reclama, tampoco estaría mal.
    A limpiar pintadas de fachadas por ejemplo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *