Renta y Solidaridad

El pasado día 27 de diciembre, el diario El País publicaba un artículo, Diversidad e igualdad, un falso dilema, en el que su autor —Joan Saura, presidente de Iniciativa per Catalunya Verds— defiendía el proyecto de Estatuto de Cataluña, al que calificaba de equitativo y eficiente en materia económica.

El modelo propuesto en el Estatuto catalán se asemeja al cupo vasco y a la aportación navarra y, curiosamente, ninguno de estos dos sistemas puede calificarse precisamente de «equitativo». Coinciden en ello tanto expertos económicos adscritos a la derecha —Alberto Recarte— como a la izquierda —Ángel de la Fuente— y, sin embargo, ningún grupo político se atreve a cuestionar su existencia. El PP rechaza la financiación catalana pero, que sepamos, entre sus planes no figura reformar la Constitución en el sentido de suprimir la «excepción» vasca y navarra. El PSOE, por su parte, niega a Cataluña lo que acepta sin recato para los mencionados territorios.

Lo más grave, sin embargo, es el deslizamiento de Joan Saura hacia la Edad Media en materia fiscal: el Estatuto catalán —según dicho político—es eficiente porque establece «la correspondencia entre esfuerzo fiscal e ingresos: a mayor esfuerzo fiscal, mayores ingresos». En el siglo XVIII, Ensenada proyectó la abolición de varios impuestos —alcabalas, cientos y millones— y su sustitución por un único impuesto sobre la renta , el catastro, de aplicación a todos los ciudadanos sin importar condición y clase, y basado en la capacidad económica de aquéllos. La idea fue arrinconada en un primer momento pero, con el paso de los años, se convirtió en piedra angular de los sistemas fiscales de las sociedades más avanzadas, incluida la española. En las postrimerías del siglo XIX, el Estado intervendría de forma más decidida en la economía, sentando las bases del llamado Estado del Bienestar. A la creación de un sector público económico se añadió la obligación, por parte del Estado, de garantizar la prestación a todos los ciudadanos de una serie de servicios públicos en determinados ámbitos como la sanidad o la educación. Sin embargo, el razonamiento de Joan Saura aplicado a la ciudadanía invertiría el proceso histórico y convertiría la solidaridad en papel mojado pues entonces «a mayor renta, más servicios». Llegamos a este absurdo medieval porque Saura y el resto de nacionalistas parten de una premisa falsa al sustituir el concepto «ciudadano» por el de «territorio»; en realidad, no son los territorios quienes tributan sino los ciudadanos y, por supuesto, nadie puede alegar «mayor esfuerzo» ya que la presión fiscal es la misma para todos. El acceso de aquéllos a iguales servicios en el conjunto del Estado no depende del esfuerzo fiscal de uno u otro “territorio”, sino de los mecanismos de solidaridad que se establezcan. Estos mecanismos de ningún modo pueden basarse en la “renta” de una determinada región sino en las necesidades concretas de los ciudadanos: a mayores necesidades, mayores recursos. Lógicamente, la estructura geográfica —en mayor medida que la administrativa o territorial— influye. No es lo mismo, por ejemplo, un plan sanitario para una zona con poca densidad de población que para otra con sus habitantes concentrados en unos pocos núcleos urbanos. En todo caso, poco debe importarnos lo “ricos” que sean sus habitantes aunque algunos pretendan convencernos de todo lo contrario. Desde luego, hay quienes han perdido el rumbo y ya no saben ni dónde está su mano izquierda.

8 comentarios


  1. me gustaria comenter algunos puntos de tu discurso ya que creo que parten de planteamientos erroneos:
    1. Joan Saura no pertenece a ningún partido “nacionalista” ni nunca ha sido sospechoso de serlo.
    2. es falso que a misma renta mismo esfuerzo fiscal independientemente del territorio en el que se habita. Yo, por ejemplo, me dejo, sólo en peajes directos, más de 700€ anuales que otros ciudadanos del estado tienen cubiertos con infrasestructuras pagadas y mantenidas con los impuestos de todos. los ciudadanos catalanes que no se desplazan por autopista los pagan igualmente en forma de incremento de precios = incremento de IVA y impuestos indirectos. Reducir la recaudacion de impuestos al Impuesto sobre la Renta, ya me perdonarás, pero no es serio, ya que no es de ese impuesto del que se discute. El peaje y el precio de las patatas no discrimina el nivel de renta de quien lo paga. de la misma forma que el que circula con un Mercedes por una autovia extremeña no paga lo mismo que el que va en seiscientos, o sea, nada.
    3. a la “Solidaridad” obligatoria se la llama “expolio”. Si quieres podemos hablar de redistribución de la renta, pero lo de “solidaridad” es un término de lo más cínico.
    4. tienes razón cuando dices que los mecanismos de “redistribución” deben basarse en las necesidades de los ciudadanos. Eso es lo que se pretende ya que no parece lógico una vez hecha la distribución, aquellos ciudadanos que más aportaron (más ricos según tu)pierdan puestos en la clasificación por renta disponible. o sea, que se quite tanto a unos y se dé tanto a otros que los ordenes se inviertan.

    5. Esto seria mucho más fácil de explicar si de una vez se publicaran las balanzas fiscales, pero parece que a alguien no le interesa, no sea que su discurso pierda la base sobre la que se sustenta.

    Con el sistema de financiación propuesto lo único que se pone en crisis es la tasa de “solidaridad” hasta un tope en el cual el crecimiento económico de quien aporta no se vea peligrosamente afectado. Esto está copiado del sistema aleman en el que los tribunales dictaminaron que una aportación por encima del 4% del PIB ponia en peligro que la “gallina de los hevos de oro” siguiera funcionando. No sólo parece lógico sinó inteligente.

    También parece lógico que si los ciudadanos de Cataluña quieren dotarse de mejores servicios puedan pagarselo con un incremento de sus própios impuestos gestionados por ellos mismos, no?

    tambien podriamos hablar de porqué, territorios (o ciudadanos) que desde hace más de veinte años son receptores de solidaridad siguen a la cola del desarrollo. No seria justo pedir alguna responsabilidad?

    Responder

  2. A diferencia de lo que expone Vitruvio suscribo el comentario de Miguel. No sé si la propuesta de Saura es o no un deslizamiento hacia la Edad Media. Lo cierto es que se trata de un planteamiento nacionalista de un individuo nacionalista (“Iniciativa-els Verds” es antes un partido nacionalista que de izquierdas, y lo ha demostrado anteponiendo su condición de catatán a su condición de patido de izquierdas).

    En cualquier caso, rechazdo de pano el concepto “mayor esfuerzo fiscal”. Es como sí alguien se creyese que “fulanito de tal” con una renta de un millón de euros anuales, hace más esfuerzo al pagar 16.000 euros de IVA por su flamante “mercedes”, en relación a quien con 15.000 euros anuales netos paga su parte de IRPF, IVA, peajes, impustos municipales…

    Sobre el cupo vasco yo he opinado en este foro en más de una ocasión como el error más importante de la constitución, una lacra que acarrea injusticia y que no tiene justificación.

    Por otro lado (tema que introduce Vitruvio) los peajes salen a colación con mucha frecuencia. Salvo Madrid no creo que haya en la actualidad ningua comunidad autónoma con las infraestructuras en carretera de Cataluña. No sólo tiene una muy nutrida red de autopistas y autovias (mucha de ellas gratuitas), simo que tuvo autopistas mucho antes que el resto de comunidades. Parte de su riqueza actual se debe a su tejido de infresestructuras en tiempos anteriores a la democracia. Seria deseable que se terminasen con los peajes, en Cataluña y en el resto de España (Asturias para acceder a León; Zaragoza al Pais Vasco o a Burgos; Sevilla a Cádiz…).

    Si que suscribo totalmente el comentario de Vitruvio en relación a la “solidaridad”. Este término aplicado al sistema fiscal que tenemos es cínico, porque hace creer que es “caridad” lo que es el pilar básico del estado del bienestar.

    Responder

  3. observo con curiosidad la diferencia en la percepción cuando se califica a alguien de “nacionalista” y cómo este calificativo se usa de manera peyorativa si se trata de un nacionalismo que no es el propio. En fin, supongo que esto es otro debate y que este seria interminable.

    En cuanto al “mayor esfuerzo fiscal” eso mísmo era lo que queria decir. Mi frase no era clara porqué me dejé un “no” al reescribirla.

    Si la constitución contiene lacras e injustícias, no seria deseable reformarla?

    Es verdad que Cataluña tiene una extensa red de infraestructuras de transporte pero este dato es irrelevante cuando lo comparas con población/Km o vehículo/Km. Cuando dije lo que pagaba en peajes me olvidé un dato: que habitualmente además de pagar el peaje llego tarde porque las autopistas están colapsadas (coste peaje+sobrecoste gasolina+sobrecoste empresarial por tiempo improductivo) y este último es el realmente importante, no si me cuesta más o menos la autopista si me voy a esquiar. Podeis comprobar la densidad de tránsito de diversas vias del estado en http://www.dgt.es

    Decir que “muchas” son gratuitas es un dato relativo: en Cataluña el 67% de las vias (supuestamente) rápidas són de peaje contra el 20% del resto del conjunto del estado. En algunas comunidades es O%. Cataluña, con un 10% de las vias rápidas del estado paga un 42% del total de peajes. Los peajes de las autopistas Catalanas ha servido de moneda de cambio para construir otras autopistas alargando las concesiones continuamente. La A-19, primera autopista del estado (1967), sigue siendo de peaje pese a haber sido amortizada hace muchos años.

    Yo no soy partidario de que desaparezcan los peajes, sinó de que se distribuyan más equitativamente y que se dedique los beneficios a la mejora del transporte público.

    Es verdad que en Cataluña hubo autopistas antes que en otras partes del estado. Siempre de peaje. atribuir a eso el desarrollo económico es falso. Si fuera así no entiendo porqué extremadura no está cosida de autopistas de peaje ya que el coste para el estado es cero. La razón es que ninguna empresa privada va a inverir en una infraestructura si no existe demanda por lo tanto primero es el desarrollo (demanda) y después la infraestructura (privada). Hay otros motivos de tipo geografico por el que se empezó por Cataluña y no por Cuenca. Por las autopistas catalanas pasaba la totalidad del táfico rodado hacia/desde Europa. No le vamos a dar las gracias a Franco por eso, verdad? La primera línea férrea del estado también apareció en Cataluña por iniciativa privada (antes de los “tiempos anteriores ala democracia”). Si quieres te paso los datos comparativos (velocidad/km/precio) del AVE Lleida-Zaragoza-Madrid y del Madrid-Sevilla o el Madrid-Toledo.

    Totalmente de acuedo que todos los ciudadanos, independientemente de su renta y origen, tengan acceso a los mismos servicios sociales. Las infraestructuras no son servicios sociales y tienen un interés general. Un tramo de autopista en Cataluña beneficia a un productor de tomates de Murcia que exporta a Europa. Actualmente el déficit de infraestructuras en Cataluña se suple con fondos que podrian dedicarse a servicios sociales.

    Responder

  4. Vitruvio, no es necesario que me pases datos sobre el AVE. En general me parece impecable tu comentario. Incluso el que podríamos denominar “de la gallina y el huevo”. Ahí, en todo caso, los extremeños tampoco son responsables des us situación geográfica. Si que es cierto que han tenido que padecer las consecuencias de un régimen latifundista que explica muchas consecuencias económicas actuales. Los catalananes tampoco son culpables de elo, evidentemente.

    A diferencia de lo que muestran los panfletos del Sr, Moa, yo creo que al general Franco no tenemos (al menos yo) que darle las gracias por nada.

    Por último darte la razón sin matices en la necesidad de mayores infraestructuras en Barcelona y su zona metropolitana. Madrid y su zona de influencia, Valencia, tal vez Málaga o Sevilla son zonas comparables. No todas ellas están tratadas igual. Creo que Madrid se favorece por su condición de capital del Reino. No creo, sin embargo, que “La Paeria” se queje del nivel de infraestructuras teniendo en cuenta el número de habitantes. Yo si soy partidario de que desaparezcan los peajes. Creo que la Constitución es reformable de la primera a la última letra; también creo que debe seguirse el procedimiento que ella misma regula y que garantiza que se haga de una forma democrática.

    Saludos.

    Por último recordar que una parte importante de los gastos en infraestructuras de las distintas comunidades corresponden al Estado. Reclamar de éste las inversiones que “en justicia” deban realizarse fes un derecho de las instituciones correspondientes de cada comunidad. Decidir que los recursos de esta competencia deban ser gestionados por las distintas comunidades es una laternativa que puede compartirse o no. Yo no la comparto.

    Responder

  5. Estoy de acuerdo contigo. Además has apuntado un tema muy interesante que es el régimen agrario de algunas comunidades, que pone la tierra en manos de muy pocos, muy ricos y que reciben más en subvenciones que los impuestos que pagan. A esta gente, que supongo que debe tener un gran poder, es a quienes les interesa muy poco que sus comunidades salgan del subdesarrollo ya que la política de subsidios les favorece. Por no hablar del clientelismo político que genera.

    Supongo que ya sabeis que las subvenciones agrarias, por regla general, se cobran por hectárea independientemente de su producción; la cual cosa beneficia a los grandes propietarios aunque no hagan producir la tierra y perjudica a los pequeños que realmente tienen que vivir de su trabajo. Al fin de cuentas, gran parte del dinero que reciben estas comunidades acaba en los bolsillos de quien menos lo necesita.

    Creo que seria importante que se avanzara en la tranparencia de este tipo de cuestiones ya que evitaria gran número de tensiones interterritoriales.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *