Respomuso (o Respumoso)

Si teclean “Respomuso” o “Respumoso” en cualquier buscador, les aparecerán diversos sitios donde se explica perfectamente la subida a este idílico paisaje del Valle de Tena. Por ello, aquí solo les daré algunas indicaciones prácticas y fotografías del paisaje.

Lo primero de todo es llegar a Sallent de Gállego. En el pueblo tomaremos un desvío a la izquierda en dirección al embalse de la Sarra. Al llegar a la estación eléctrica parece que el camino asfaltado acaba al pie del edificio pero no es así. Debemos continuar dejando el edificio a la derecha hasta llegar al aparcamiento. Una vez allí, pasamos un puente y cogemos la senda para iniciar la ascensión siguiendo el curso del río Aguas Limpias.

Hasta el llano de Chetos, la senda, muy suave, se adentra en hayedo y durante este tiempo aún podremos oír el rumor del río. Es justo a partir de dicho llano donde la pendiente aumenta y se hace algo más difícil la caminata. Una vez divisemos la presa y la iglesia, casi podremos decir que ya estamos. Al final, nos encontraremos a unos 2.100 -2.200 metros por lo que conviene llevar ropa de abrigo incluso si hacemos la excursión durante el verano.

10_150610_150710_1508

10_150910_151010_1511

10_1505
El esfuerzo se ve recompensado al llegar a este paraje

10 comentarios


  1. Jo Miguel, que morriña. Cuantas veces he recorrido este valle! Y cuantas veces he dormido en la iglesia ;-) Y ahora tiene que estar precioso.
    Solo añadir que una vez en la presa, al fondo tienes la Gran Facha (donde me nombraron los franceses Caballero de la Montaña), a la derecha el Tebarray y a la izquierda el “aereo” Balaitus.

    Hala, ya me he quedado tranquilo. Ahora me voy a llorara la terraza…
    Felipe

    Responder

    1. Nos hubiera gustado disfrutar algo más del paisaje pero son unas 6 horas (ida y vuelta) y no tuvimos mucho tiempo. Y no he puesto el nombre de los picos porque nos dejamos el plano de Jaca y no recordaba su ubicación exacta.

      Responder

  2. Me encanta el Pirineo en otoño con tanta diversidad de colores. Las fotos son preciosas, me parece que si no me equivoco el edificio que se ve en la primera foto es el refugio ¿verdad?.

    Responder

    1. Así es. El edificio que se ve al fondo es el refugio que, si no me equivoco, está cerrado de diciembre a mayo.

      Responder

  3. ¡Aúpa, maño! Una recomendación excelente. Y sí, hay que ir bien preparado, por la que puede armarse a esas alturas en cualquier momento: a finales de septiembre de hace cuatro veranos fuimos en un día maravilloso, viendo todos los horizontes despejados de las cumbres al uno y otro lados de la frontera, subiendo los doscientos y muchopico escalones junto a la ermita del embalse, hasta llegar al refugio para dejar macutos y salir a cuerpogentil hasta los ibones más altos siempre helados. Luego nos dormimos… Y por la noche se abrieron los cielos, que daba miedo incluso bien atechados… A la mañana siguiente ¡YA! era un paisaje invernal todo nevado, del que apenas pudimos escapar hacia abajo sin más… Una gozada, con regalo de la doble imagen, veraniega e invernal, en una sola jornada.

    Responder

    1. ¡Casi no subimos los escalones! :-)
      No obstante, ahora la senda discurre a la izquierda de la iglesia y ya no es necesario subirlos.
      Y menuda suerte la vuestra; no siempre se puede gozar de dos paisajes contrapuestos por el esfuerzo de uno.

      Responder

  4. ESTANDO EN LA ACEQUIA he visto el título “Respomuso” y por él atraida entré en esta, tu página. Qué día de lujo te hizo. Yo estuve del 18 al 20 de septiembre, con la idea de hacer el Balaitus y algo más y… lluvias más o menos constantes, cielo nublado, esas cosas. Con todo aprovechamos los días andando por las “bajuras”.
    Lo dicho, las fotos Preciosas, aunque tú sabes que en directo Es Muchísimo Mejor. PAQUITA

    Responder

    1. Desde luego. En “directo” es mucho más hermoso.
      Lo ideal es hacer noche arriba y aprovechar para subir alguno de los picos de los alrededores.

      Responder

  5. 2 ó 3 veces he ido por ahí. Una de ellas bajando desde los ibones de Arriel y Chelau. La vista de las montañas al fondo es sencillamente divina.

    Saludos,

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *