Robert Capa

robert-capaNada sabemos de la vida de estas personas. Nada de su dura jornada, de sus alegrías o de sus desgracias… Capa nos presenta aquí una fiesta, un momento de asueto, de deleite de los sentidos, de la complicidad de una baile…

No se trata de un momento bélico plasmado por el conocido «fotógrafo de guerras». Robert Capa se encuentra realizando reportajes de viajes por Europa, y la cercanía, la intimidad, la compasión y la simpatía se adivinan en este momento que retrata siguiendo su pensamiento de que a pesar de todo, una sonrisa, un baile o una fiesta bien merecen la pena. No importa que fuera haya una guerra, o una mala cosecha, o 30 grados bajo cero, debemos permitirnos disfrutar con los nuestros.

Retrato humano, de calidez entre gentes que pertenecen a una misma comunidad. Cualquier excusa es buena para encontrarse y celebrar algo, todos lo sabemos, y el fotógrafo capta aquí una escena familiar en la que se implica. Se introduce en un ambiente ajeno a él, y consigue inmortalizarlo para nosotros. Usos y costumbres en una fotografía donde el centro de atención son dos mujeres que pierden cualquier vergüenza para marcarse un baile al ritmo de la música que tocan sus compañeros.

La calidad y la plasticidad de los atuendos, de los instrumentos y del ambiente son otros de los protagonistas de la fotografía, que nos traslada a un lugar en el que también es posible bailar…

Por Ana Armillas. 2002.

Créditos fotografía: Dancing in clubhouse of the collective farm, 1949. Gelatino Bromuro de plata. 25 x 20,5 cm. Colección Juan Naranjo, Barcelona.

Fuente: Catálogo de la exposición «Mirar al mundo otra vez».Galería Spectrum Sotos, 25 años de fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *